eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Josu Montalbán

Josu Montalbán  (Zalla, Bizkaia, 1952). Escritor y colaborador de prensa. Cursó Medicina en la Universidad de Bilbao, aunque posteriormente ha desarrollado su trabajo en la política. Ha sido diputado foral de Bienestar Social (1988-1995) y de Urbanismo (1995-1999), de la Diputación Foral de Bizkaia. Portavoz del Grupo Socialoista en las Juntas Generales de Bizkaia. Diputado en las Cortes Españolas por el PSE(EE)-PSOE durante la IX Legislatura. Colaborador en diferentes medios de comunicación, es autor del libro "El Doctor Areilza. El Médico de los Mineros", así como de varios poemarios de juventud como "Caminando hacia Ella", "Polvo y Tierra"...

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 108

¡A casa los dos!

Son demasiadas las cosas que no llego a comprender o, en todo caso, que no soy capaz de interpretar debidamente desde que Puigdemont se empeñó en convertir a Cataluña en un problema para España. (Según él, España es un problema para Cataluña). Ni entiendo a Puigdemont ni entiendo por qué Rajoy no ha sido capaz de dar significado a lo que dijo el día diez de Octubre en su declaración en el Parlament, y le ha pedido aclaraciones al respecto. Rajoy, que pasó con buena nota unas Oposiciones oficiales, debería entender los lenguajes por muy enrevesados que sean. Otra cosa es que se haga el sordo o se desentienda, pero Puigdemont dijo que Cataluña se erigía en “república independiente” para, pocos minutos después, suspender su pronunciamiento, es decir que dijo “sí pero no”. Claro está que tanto Rajoy como Puigdemont viven ahora mismo atosigados por sus incapacidades, y parece que ambos han sido víctimas de lo mismo: los dos recibieron sendos juguetes, si bien ambos desconocen el manual de instrucciones y funcionamiento de dichos juguetes. De este entuerto están sacando provecho los informadores y opinadores a los que, uno y otro, ofrecen oportunidades para jugar con ellos al pimpampum.

¿Qué responderá Puigdemont a la pregunta que le ha hecho Rajoy? En realidad Rajoy le ha pedido que rectifique, es decir, que el Presidente español asume como formal la declaración de independencia esbozada por el President, a pesar de que tal no fuera sometida a ninguna votación. De este modo la parafernalia exhibida se convierte en un engaño, la actitud de Rajoy en miedo escénico y la de Puigdemont en pusilanimidad y cobardía. No ha servido de mucho que el PSOE haya ofrecido una muleta a Rajoy para que no renquee él sólo entre lo que le gustaría y lo que nos conviene a todos. La reforma de la Constitución que han pactado PSOE y PP, de momento, debería calmar los ánimos y atenuar las pretensiones de todos, pero la impavidez del Presidente Mariano y la “farruconería” de Puigdemont han chocado de frente, desprovistos de la magnanimidad que debe exigirse a cualquier dirigente político. Como se ve la autoridad de que ambos están dotados es impostada, como la belleza que confieren a un borrico los aparejos relucientes o los a modo de caireles que convierten su pelaje sobre el cuello en pobladas crines de caballo andaluz.

Seguir leyendo »

La amenaza catalana...alcanza a todo el Estado

Por fin “la Cataluña silenciada toma la calle para rechazar la independencia” (titular de periódico). Y empezó la guerra de los números y las cantidades. Suele ocurrir cuando aflora la intransigencia de un lado de los litigantes que el otro lado responde, y en lugar de dialogar, debatir o discutir, se empeñan en competir. No es fácil dirimir quién es el triunfador en una competición si la medición de los méritos no responde a un baremo o a una valoración cuantitativa de dichos méritos. Digo esto porque los no independentistas catalanes ya han salido a la calle, en gran número, para mostrar su fortaleza que es mucha, tan grande o mayor que la de los independentistas… Y aún es mayor el número de los catalanes y las catalanas que no han salido en ninguna ocasión, que prefieren seguir reflexionando a mostrar entusiasmos desmesurados.

Entre las muestras de los que salieron el día 1 de Octubre y quienes han salido el día 8 de Octubre, en vísperas de esa amenaza llamada DUI (Declaración Unilateral de Independencia), hay alguna coincidencia y también alguna diferencia. Dos coincidencias: en ambos casos se han portado con gran profusión diferentes banderas, aunque el fondo mostrara parecido colorido, y en ambos casos se han mostrado dudas a la hora de interpretar los datos, si el 1 de Octubre se criticaba la posible afluencia de agitadores violentos procedentes de otros lugares de España y Europa, en la del día 8 se ha hablado de la llegada de personas de otros lugares, aunque con intenciones meramente pacíficas, es decir, solamente destinados a engordar la concurrencia.

Seguir leyendo »

Cataluña: sedición para la seducción

La quimera catalana no responde a ninguna razón objetiva, ni siquiera a un razonamiento deductivo lógico que partiendo de una situación complicada requiera y conduzca a una solución mediante un método reflexionado previamente. Los catalanes, -o mejor, sus elites-, deben resolver sus problemas sin recurrir a esa idiotez del “cuanto peor, mejor” porque, salvo en la mente de los necios o de los malintencionados, lo peor siempre es “más malo”.

Los gobernantes catalanes actuales han propuesto a sus administrados un proyecto sedicioso con ánimo de seducirlos. Es decir, que la sedición que predican y proponen se ha constituido en su modo de seducción, en su forma de cautivar el ánimo de los catalanes y las catalanas para engañarles e incitarles suavemente hacia el peor derrotero. El engaño es manifiesto, y la endeblez de los fundamentos en que sustentan su propuesta sediciosa es aún más manifiesta. Hay un puñado de catalanes y de catalanas que desean irse de España, es decir, dejar de ser españoles. A todos ellos, al parecer, nunca se les ha oído ningún aserto diferente al que niega su españolidad, pero ahora desean ir bastante más lejos, si por ellos fuera construirían una muralla como la china para aislarse de Aragón o de Castellón, y de ese modo olvidar tantos años y vicisitudes en las que han tenido que ser españoles por obligación. Pero nunca, hasta hace muy poco tiempo, se han mostrado tan inhóspitos para sus vecinos españoles.

Seguir leyendo »

"Lliure, soberana y fraternal"

Así dijo que quería que fuera Cataluña Pablo Iglesias. Si a renglón seguido hubiera advertido que la celebración de la Diada obligaba a esfuerzos de ese tipo hubiera sido el suyo un esfuerzo razonable, pero en esta Diada lo importante no ha sido la propia Diada sino el Procès, así con mayúscula. Nada ha sido casual porque la casualidad siempre es inesperada, y lo ocurrido fue programado y, sobre todo, impulsado en una dirección determinada.

La Diada es una bella fiesta en la que la libertad aflora a sabiendas de que las eclosiones del ánimo nunca son definitivas. En esta Diada las senyeras no eran tal, eran esteladas en las que incluso cabían leyendas tan estridentes y absurdas como “Rufian Power”. ¿Imagina algún catalán, por muy independentista que se sienta y sea, que Rufian se erigiera en President de la Generalitat? Todo es posible cuando el delirio aflora y todo sirve. En esta ocasión, la Diada no era una fiesta cualquiera porque los independentistas catalanes la convirtieron en una disculpa para reivindicar la estulticia.

Seguir leyendo »

El descarado Rajoy

Ya compareció Rajoy a petición de PSOE, Unidos Podemos y algunos más en el Congreso de los Diputados. El asunto del que trataba la Comparecencia es archiconocido: la corrupción y el caso o trama Gürtel. De la comparecencia solo cabe subrayar el hecho de que Rajoy se escurriera entre las manos y las palabras de quienes pretendían acogotarle a preguntas, eso lo hizo no ofreciendo ni una sola respuesta. (Dicen algunos expertos que, si se hubiera tratado de una Comisión de Investigación, Raajoy no hubiera podido escaparse). No respondió porque dijo que ya había hablado de Gürtel en 25 ocasiones antes de esta última. Y yo me digo que si en las 25 ocasiones eludió las respuestas, como en esta ocasión, el Congreso de los Diputados aún deberá seguir insistiendo aunque, eso sí, eligiendo la fórmula más apropiada.

Estoy convencido de que para desentrañar las interioridades de Gürtel va a ser necesario cambiar de estrategia. En todo caso mientras los Tribunales de Justicia van resolviendo cada uno de los capítulos y tomos que forman Gürtel las iniciativas parlamentarias deben ser preparadas con mucho mimo. No se deben prestar medios para que Rajoy se esconda detrás de ellos, y los preguntadores han de poner más empeño en lograr el objetivo que en su propio lucimiento. Pedir cualquier tipo de opinión o parecer sobre corrupción al jefe de una trama corrupta es como incitarle irremediablemente a mentir, a contraatacar usando las mismas armas que quien pide las explicaciones. En hablar sin decir Rajoy es un auténtico maestro. Sus trastabillones y tropiezos cuando se expresa, -que tanto ilustran los programas televisivos del Gran Wyoming, por ejemplo-, terminan siendo una coartada que encubre sus flagrantes intenciones, que no son otras que dejarlo todo para el día siguiente, por cierto un día que casi nunca llega.

Seguir leyendo »

¡SIENTO PENA!

Siento pena, una pena inmensa y profunda. No sé qué pena es más brutal, si la inmensa o la profunda. Es inmensa porque me abarca entero, me sumerge en un pozo de incomprensión y de tristeza que no me permite reaccionar debidamente. Es profunda porque afecta a mis principios. Yo, que nunca he sabido lo que es realmente el alma, siento que en mi interior hay rincones azuzados por la brutalidad, receptáculos que anidan ansias de venganza. ¿Contra quién? ¡Yo qué sé! De todo ello surge una pregunta que no tiene una única respuesta: ¿qué hay que hacer? Y ante una evidencia que solo se fundamenta en los hechos, y no en las interpretaciones, apenas me queda un recurso: llorar. Habrá quien diga que es una respuesta propia de cobardes, pero la valentía no sirve para casi nada en ocasiones como esta, y la intrepidez no sirve para nada.

Siento pena por los muertos y por los heridos. Siento pena por quienes asistieron a tan macabro espectáculo, aunque salieran ilesos de él. Siento pena por quienes tuvieron que hacer un alto en sus vidas y en su ocio para hacerse cargo de la información, para hacer sonar las sirenas de las ambulancias con estrépito. Siento pena de los que sintieron pena, como yo. Siento pena de los que sintieron miedo, de los que aún lo siguen sintiendo hoy porque temen que el terror vuelva a hacer sonar sus alarmas y llene sus conciencias de tinieblas. Y siento pena de los que voceaban que no tenían miedo en las manifestaciones del viernes, porque sus slogans portaban tanta valentía como falsedad. ¿Si no sentían miedo, a qué venían las manifestaciones con los rostros compungidos? ¿Acaso el dolor por los muertos no iba parejo a la rabia contra los asesinos y al resquemor de que todo aquello pudiera repetirse en cualquier lugar del Mundo?

Seguir leyendo »

Dimisiones en el Congreso....y agresiones dialécticas en las redes sociales

¿Qué pasa en el seno del PSOE? ¿Por qué las Redes Sociales se han convertido en un foro nada riguroso en el que unos socialistas, que dicen pertenecer a las 'bases', la emprenden a mamporros contra quienes han venido protagonizando la historia del PSOE a partir de la muerte de Franco? ¿Cómo es posible que la dimisión, o retirada voluntaria, de los congresistas Eduardo Madina y Antonio Trevin haya sido respondida con vítores y muestras de alegría por esos socialistas de base en las Redes Sociales? ¿Cómo es posible que despotriquen del modo brutal e irrespetuoso como lo vienen haciendo, de quienes no han cometido otro “delito” que entender el socialismo del PSOE del siglo XXI de modo diferente? El PSOE acaba de celebrar unas elecciones primarias y un Congreso, es decir, acaba de salir de los “boxes”, y debería haberlo hecho en las mejores condiciones para competir. Sin embargo, ha salido con demasiadas averías mal arregladas, ruidos extraños en el motor y serios desajustes en su sistema de estabilidad.

Lo que diré después, en todo caso, exige una aclaración previa. Desgraciadamente la militancia, y los simpatizantes socialistas, se nutren más de los desordenados debates que tienen lugar en Facebook y otras Redes similares que de los órganos oficiales, folletos o páginas de Internet, que salen de Ferraz. Esto viene al caso porque la proliferación de identidades falsas, o de seudónimos que hablan o escriben con su mayor inquina en contra de todo lo que se ciña al texto “oficial” ha sido espectacular. Es ahí, en ese espacio virtual tan visitado de forma gratuita donde el atrevimiento se desata y las palabras dejan de ser instrumentos útiles que favorecen las relaciones ciudadanas, para convertirse en armas e instrumentos agresivos que solo persiguen el descrédito del adversario, sin que el agresor haya advertido que la agresión se descarga sobre un “compañero” al que puede llegar a ahuyentar de su formación política.

Seguir leyendo »

Consejo para Rajoy: ¡Rajoy dimita!

Mariano Rajoy ha declarado como testigo en el juicio de la trama Gürtel. Su declaración, tanto por lo que ha dicho como por el modo de decirlo, provoca cierto bochorno. Hace solo dos meses escribía yo en este mismo espacio que “Rajoy debe aceptar públicamente que vivimos tiempos difíciles, que la corrupción le tiene cercado y desarmado, y que los españoles deseamos que retornen la cordura y la decencia, que no queremos un presidente atribulado por las indecencias de sus compañeros políticos, y que debemos recuperar la democracia como un sistema participativo que involucra a todos. Rajoy deberá protegerse a sí mismo de quienes, haciéndose pasar por sus colaboradores, actúan como sus detractores… De modo que solo le quedan dos posibilidades: o moción (cuestión) de confianza o convocatoria de nuevas elecciones”.

Pues bien, escuchada su declaración ante el Tribunal no le queda otra salida que dimitir, pero no solo porque el PP parezca hoy más que nunca una especie de cueva de malhechores, sino porque da la impresión de que él es un encubridor muy activo, -y descarado-, de la abominable trama. Las noticias relativas a su declaración le delatan como un trilero capaz de decir frases que no se atrevería a decir ningún otro. Su aviso al letrado que le interrogó en un momento (“No sé si se ha confundido de testigo”) solo se distingue de la que pudiera pronunciar un pendenciero de bajos fondos y peores intenciones en las maneras. En todo caso, debería haber obtenido de su Señoría un varapalo contundente. No lo recibió porque el Tribunal tuvo demasiado en cuenta que se trataba del Presidente del Gobierno, y menos que se trata del máximo responsable de la trama criminal Gürtel, lo cual no le convierte en “criminal” pero sí en colaborador y en corresponsable. Sólo un pronunciamiento firme le puede salvar de la quema, pero no está por la labor de pronunciarse.

Seguir leyendo »

PSOE: Entre la quimera y la intransigencia

Para que nada lleve a interpretaciones erróneas en este tiempo en que tanto proliferan y salen a la luz susceptibilidades injustificadas, escribo este artículo con la responsabilidad propia del ciudadano que soy, y no desde mi condición de militante del PSOE, es decir, más comprometido por mi ideología que por mi adscripción a un partido político concreto.

¿De qué va mi reflexión? Lo resumo en una escueta pregunta: ¿qué es más importante y trascendental para los más de 40 millones de españoles y españolas, lo territorial o lo económico y social? Si lo importante es el debate sobre territorialidad y soberanías, habrá que trasladar las dudas a intelectuales -incluso a pseudointelectuales- que en aras de dejar huella en la posteridad convertirán el debate en ininteligible para la gran mayoría de los españoles. Pero sería un lujo inadmisible que nos enfrascáramos en ese debate teniendo en cuenta que la crisis que nos atañe es social y económica, que nuestra sociedad soporta unas tasas de desempleo inaguantables, que la desigualdad que impera en nuestra ciudadanía no solo es procaz en sí misma, sino que lleva aparejado un riesgo de inseguridad ciudadana, que la inmigración influye en el equilibrio de nuestra convivencia y, además, es tan inevitable como creciente.

Seguir leyendo »

El batiburrillo catalán

No es nada fácil aplicar un rigor “académico al asunto catalán, pero el sentido común resulta suficiente para deducir que el proceso se les ha ido de las manos a los catalanes de todas las condiciones. Se les ha ido a los que mandan en la autonomía y se les ha ido a quienes son mandados. Bien poco se puede decir de estos últimos a los que las consignas, verdaderas o falsas, les han enrollado sin pararse a pensar que las vidas de los ciudadanos de a pie son suficientemente complicadas como para que se distraigan en reivindicaciones anecdóticas.

Pero se puede decir mucho, y muy diverso, de quienes han gobernado Cataluña hasta traerla al laberinto legal, político, económico y social en que está metida. Los catalanes y las catalanas siguen madrugando para acudir a sus trabajos (los que aún le conservan), hacen sus compras en los grandes almacenes que responden a grandes cadenas comerciales o multinacionales, se divierten en los bares y demás lugares de recreo de sus pueblos y ciudades, y pasean por las ramblas y jardines aprovechando las sombras cuando el sol golpea las testuces en exceso. Es decir, hacen lo mismo que cualquier otro español.

Seguir leyendo »