eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Lola Bañón

Licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Autònoma de Barcelona y profesora de Periodismo en la Universitat de València. Ha trabajado en los servicios informativos de Ràdio Televisió Valenciana (RTVV).

Jerusalén y los calculados próximos días de la ira

En estos momentos de una nueva humillación para el mundo musulmán, muchos de aquellos que hicieron a Donald Trump presidente de los Estados Unidos le consideran el hombre con pantalones que siempre estuvieron buscando.

La decisión de ubicar la embajada norteamericana en Jerusalén le convierte en el presidente que se atrevió a hacer cumplir algo ya decidido por el Congreso norteamericano hace mucho tiempo pero que con evidente prudencia sus predecesores esquivaron ejecutar sabedores de los desastres que podría provocar cualquier intervención en uno de los asuntos más delicados de la agenda de Oriente Próximo.

Seguir leyendo »

Barcelona-Cambrils: La caída del mito del lobo solitario

No estamos solos en el luto; pero tampoco en el problema. Hace ya muchos años que el terrorismo actúa en el mundo sin objetivo nominal, esparciendo el desastre de forma indiscriminada. He sido invitada a participar en un programa de la televisión Al Jazeera para hablar sobre lo ocurrido en Barcelona y al término del mismo, un amigo periodista de la misma cadena me ha suplicado que le ayudara: tenía a su hija de vacaciones en Barcelona y han pasado horas hasta que finalmente la han localizado, sana y salva. Una noche pegada al teléfono de atención a las víctimas. Puede ocurrir a cualquiera, sin distinción de etnia o nacionalidad, en cualquier sitio.

Cada nuevo atentado es siempre el antecedente del próximo. No hace falta que haya una amenaza para convivir con la evidencia  de que solo es una cuestión de tiempo.

Seguir leyendo »

Macron transversal en la Francia de los franceses ausentes

La Francia de Macron es un país pequeño, pero ha conseguido hacerse con el control de la Asamblea Nacional. Las razones del porqué el 56 por ciento de los franceses han abdicado de su posibilidad de influir en la configuración del poder político del país son síntomas de la debilidad de los sistemas democráticos actuales: Macron será el candidato con más poder de las últimas décadas pero ha tenido muchos menos votos que otros aspirantes precedentes: frente a sus 8,5 millones , François Hollande tuvo 10,3  hace cinco años.

He estado en Francia durante algunos días coincidiendo con la campaña de la segunda vuelta de las elecciones legislativas; en Belfort, una ciudad  preciosa, no muy lejos de Suiza y de Alemania pero profundamente orgullosa de ser francesa. He compartido conversaciones con políticos jóvenes criados en la prosperidad que dió a la zona la factoría Peugeot, con madres que pegaban carteles de sus hijos candidatos locales aún a sabiendas de que era esfuerzo en balde: la épica de la resistencia en política existe, pero deja exhaustos a los que aceptan el reto, doy fe. Muchos de los candidatos de Macron en las diferentes prefecturas eran políticos reciclados de otros partidos, otros, profesionales que aceptaron el reto de entrar cuando en abril del pasado año llamó a su puerta En Marche. Para muchos votantes, la segunda vuelta era solo un ritual con nulo margen para la maniobra.

Seguir leyendo »

Macron y la gestión de la rabia francesa

Francia abre un ciclo político totalmente nuevo e inestable. Ha ganado Macron, el candidato de las oligarquías y los grandes medios; el hombre al que el último debate televisivo acabó de hacer presidente. Después de la celebración, no obstante, deberá trabajar para conseguir en las legislativas de junio el parlamento con el que deberá gobernar. No lo tendrá fácil, pues más allá de la gran fanfarria mediática que le ha colocado como el salvador del país de los valores; están pasando muchas más cosas de las que encierra la simple confrontación entre el joven triunfador y la ultraderechista: no toda la Francia que ha votado Le Pen quiere la expulsión de los emigrantes; el nivel de resistencia popular al discurso segregador es consistente.

Lo que ha ocurrido es el gran derrumbe del bipartidismo con un hundimiento del socialismo frente a la pervivencia, sin embargo, de la derecha tradicional; una debacle que desarticula también el tejido político de muchos gobiernos municipales en donde pequeños partidos de izquierda se sostienen por el apoyo socialista. La dinamitación de las redes políticas francesas no es una tontería.  No obstante, la no presencia de la izquierda en esta segunda vuelta presidencialista no puede hacernos olvidar que algo debe estar gestándose en esta espacio político: Melenchon, de Francia Insumisa, que no pasó a la segunda vuelta (aunque obtuvo el 19,64 por ciento de los votos frente al 19,91 de los republicanos de Fillon, el  21,53 por ciento de Le Pen con el Frente Nacional y el 23,75 de En Marcha con Macron) no ha pedido el voto directo para Macron y es que con calculada inteligencia, prepara el territorio para las legislativas en donde si sus planes se cumplen, se convertirá en su gran opositor y figura más relevante de la izquierda.

Seguir leyendo »

Trump y el silenciamiento de los corderos

A veces, en política, sucede que la victoria en la casa propia no se celebra porque quien gana ha segado demasiadas cosas a su alrededor escribiendo así el preludio del desastre. Esta es la sensación que viven muchos estadounidenses republicanos tras haber visto como la cadena de charlotadas y rudezas ha llevado a Donald Trump a la presidencia del país. Si observamos que de entre 319 millones de estadounidenses el que ha llegado a la cima es este hombre, forzosamente hemos de pensar que algo no funciona en el mecanismo interior de los grandes partidos USA cuando los perfiles con sentido común y responsabilidad se quedan tantas veces sin llegar a las posiciones de decisión: Trump ha ganado quebrando su propio partido y muchos de los suyos se avergüenzan de sus desprecios a las mujeres, sus comentarios racistas, sus burlas a los discapacitados…Hay decenas de líderes republicanos que se quedaron en el camino y que sin duda le daban mil vueltas intelectuales y humanas a Trump.

Seguir leyendo »

La ciudadanía mediterránea en movimiento

Los mediterráneos nos quejamos mucho y no lo hacemos sin razón: tenemos escasas ocasiones de hablar desde la perspectiva política; no influimos en el ámbito internacional y ello nos convierte en ligeros cascarones a merced de un mar de desastres.

Este fin de semana, personas de 10 nacionalidades de las dos riberas del Mediterráneo nos hemos encontrado para constatar que más allá de nuestras discusiones no tenemos más remedio que aceptar un triste diagnóstico de partida. La agenda europea está totalmente desprovista de la óptica mediterránea, a pesar de que es aquí donde se concentran la mayor parte de conflictos bélicos y económicos y en donde la corrupción nada con toda suerte de flotadores. Se trataba ahora de constituir el Consejo Consultivo de la Asamblea de Ciudadanos y Ciudadanas del Mediterráneo (ACM), con personas procedentes de 20 países ribereños.

Seguir leyendo »