eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Mariola Cubells

Mariola Cubells es periodista y analista de televisión. Ha dirigido diferentes formatos televisivos y es autora de los libros, ¡Mírame tonto!, Mentiras en directo, la historia secreta de los telediarios, entre otros. Fue Redactora Jefe de ADN. En la actualidad trabaja para la cadena Ser.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 277

Tertulianos felices, tertulianos jodidos

Niños que preguntan. Niños que imitan al candidato, que lo piropean y que lo abrazan. Familias escogidas que preguntan desde sus casas. Familias que pasan a una especie de semifinal y entonces dejan sus sofás y se van a la tele para seguir preguntando. Periodistas en grupo que preguntan. Candidatas mujeres que aceptan un debate en la tele solo de chicas. Presentadores famosos que pasan un par de días con los candidatos intentando buscar el factor humano. Políticos que bailan coreografías supuestamente improvisadas en la tele. Políticos progresistas que tocan la guitarra en programas donde hay tertulianos pro Pinochet. Políticos que corren con presentadoras. Candidatos que van a los platós de los informativos para someterse a las preguntas del conductor del telediario. Debates airados en segundas vueltas en programas muy carismáticos. Equipos de los candidatos que acusan a algún presentador de apagar el aire acondicionado para molestar a su líder, para justificar que el líder tenía calor. Equipos que tienen ideas alucinantes como darle un ritmo de merengue a su himno histórico e inundan la tele con él. Otros equipos que hacen videos patéticos, horteras o las dos cosas a la vez. Candidatos que tuitean sin parar. Audiencias interesantes, omnipresencia en las televisiones, más en las privadas que en las públicas, dicho sea de paso.

Esto ha sido la campaña audiovisual, la campaña (eso que nos ha tenido en bucle desde después del verano del 2015) televisiva y mediática que ayer tenía su momento de gloria. La noche era crucial. Televisivamente hablando, también. El asunto merecía un final apoteósico como el que nos regalaron desde la tele. Gráficos a tutiplén, pizarras digitales, presentadores en ebullición, conexiones a morir, tertulianos con todos los temas en la cabeza, representantes de los partidos entregados a sus diferentes causas. Datos, datos y datos que fueron jodiéndoles la noche a algunos de los contertulios y arreglándosela a otros, que no podían disimular su alegría. Yo diría, por resumir, que La 1, de TVE era la más triste. Pero sus dos presentadores, María Casado y Sergio Martín, debieron ir alegrándose con los resultados (notarse no se les notaba, no me malinterpreten): el triunfo del PP les daba un respiro, podrían continuar en la cadena pública, con su cuota de pantalla, mirando para otro lado, haciendo como que ejercen el periodismo de servicio público. No fue el caso de una de las tertulianas, Edurne Uriarte, (habitual de Los Desayunos, y ex pareja del ex ministro Wert, por dar dos datos de su biografía) que no pudo disimilar su regocijo cuando los datos de los sondeos a pie de urna dieron paso a los datos de votos escrutados.

Seguir leyendo »

Rajoy le dice cosas a Susanna Griso

Hay planes que ya de inicio no te apetecen mucho. Hay otros planes que no te apetecen nada. Luego está el plan de pasar dos días y una noche con Mariano Rajoy. Y al final del camino está el plan de ver a Rajoy en Dos días y una noche, el espacio de Antena 3 que presenta Susanna Griso con total desenvoltura, para después escribir sobre el programa. Según mi punto de vista, claro, que para eso soy la autora de estas crónicas.

El tema es que llegué ya sin ganas. Quizá es que estoy saturada: recordad que ayer vi también al presidente en funciones en El Hormiguero. Creo que he pasado más tiempo viendo a Rajoy y demás en estas últimas semanas que a gente de mi propia familia. Llegué, decía, con poco fuelle. Había tenido que interrumpir una cena divertidísima de la noche de San Juan para plantarme delante de la tele, con mi iPad al lado para vigilar tuiter, y mi libreta gigante para tomar notas a toda velocidad. Y entonces apareció Susanna Griso en el que sería su último par de días con un candidato a la presidencia. Las razones por las que la cadena ha dejado el programa de Rajoy para la última semana, justo tres días antes de las elecciones las desconozco. Puede que sea premeditado o puede que no, en todo caso están en su derecho a organizar estos especiales como quieran.

Seguir leyendo »

Rajoy y la chispa, TVE y la nada

Esta iba a ser una crónica simpática sobre el paso de Mariano Rajoy por El Hormiguero, de no haber sido porque la fiesta me la boicoteó ayer TVE con su infame comportamiento informativo, que voy a contar al detalle al final del artículo. Pero vamos por partes. El Hormiguero es un programa de entretenimiento en el que su presentador, el showman Pablo Motos NO tiene por qué hacerle una entrevista periodística ni rigurosa ni incisiva, al líder de turno. Vaya esto por delante, por todas las bofetadas tuiteras y no tuiteras que le han caído con estas entrevistas. Que si estaba muy masajeador con Rivera y muy estilete con Iglesias, etc. Lo de anoche, en cualquier caso, fue especial: hasta las hormigas Trancas y Barrancas, que suelen reservarse el papel de policías malotes, estuvieron dulces. Un dato: Rajoy ha decidido no ir hoy a la SER. Donde estén Trancas y Barrancas que se quite Pepa Bueno.

Mariano, que acudía a este espacio por primera vez salió sin corbata a ritmo de merengue, le dio la mano a Motos, se sentó, el presentador le llamó presidente y a partir de ese momento la entrevista fue un paseo por un senderito para él. El tono, la actitud corporal, las pausas, los enunciados de Pablo Motos eran más suaves, más tenues, más contemporizadores que los que vimos en las entrevistas anteriores, incluida la de Albert Rivera.

Seguir leyendo »

La noche sin votantes de Podemos

Quizá en otros tiempos de la historia de la tele pública, un debate con siete candidatos (PP, PSOE, Podemos, Ciudadanos, PNV, ERC, y CDC) en el que solo había una mujer, por cierto, a una semana vista de las elecciones, nos habría parecido loable, lógico, correcto sin más. Pero claro, el desprestigio de TVE es de tal magnitud (ni te ven ni te creen, dicen los veteranos por los pasillos), que anoche el debate que montaron sus responsables de informativos, que no se puede decir que no fuera imparcial o neutral, y casi diría yo que necesario, resultaba precisamente eso, poco creíble. Que Julio Somoano, el periodista que malbarató los servicios informativos durante el tiempo que los dirigió, se ponga al frente de un programa de ese tipo, a mí personalmente ya me tira para atrás. También la retahíla de despropósitos, manipulaciones y desvaríos que esa cadena acumula influye y mucho.

Así que ese escenario está contaminado ya y resulta difícil ver lo que allí sucede con inocencia. El espectador avezado espera que en cualquier momento se la cuelen. Dicho esto, el debate plural (aunque no paritario, culpa, supongo, de los partidos) era una buena idea y estuvo bien, correcto, con una buena y plural representación de todo el arco parlamentario. Un plató sobrio, con planos cenitales, donde hubo intervenciones pausadas y medidas, con un tono bastante comedido. Sin alardes.

Seguir leyendo »

Pablo Motos es un indeciso, existe un Pedro Sánchez a lo loco y Albert Rivera es muy suspicaz

Si me hubiera tomado un bourbon por cada una de las veces que un directivo/ejecutivo/productor de televisión dijo en mi presencia que la política no interesaba, que no daba audiencia o que las entrevistas como género estaban muertas y que no funcionaban, hoy quizá sería alcohólica. Me acuerdo mucho de ellos desde que la tele puso el foco de nuevo en la política e intentó innovar, sorprender con nuevos formatos. Es verdad que lo hacen en su propio beneficio, ¿y qué?

El caso es que, con mayor o menor fortuna, la televisión ha conseguido que la política (que lo es todo) se haya colado en lugares, en salones de casas donde jamás había entrado antes. Y eso es bueno, así como concepto. Cada vez que me siento a ver un nuevo programa de televisión donde un candidato va a dejarse zarandear, mecer, acariciar o lo que sea por una estrella o por varias de la pequeña pantalla, me vuelvo a acordar de ellos.

Seguir leyendo »

Debatir con corbata, debatir sin corbata

Era la primera vez para todos. La primera vez que debatían los cuatro juntos en televisión; la primera vez que se jugaban tanto; la primera vez, para Rajoy y Sánchez, que no tenían de moderador a Campo Vidal; la primera vez que debatían tras un partido de la Eurocopa donde España había ganado uno a cero contra la República Checa (por cierto, el gol lo había marcado el catalán independentista, Piqué).

Cuatro cadenas de televisión (TVE, Tele 5, Antena 3 y La Sexta) les dedicaron la noche a los candidatos, no solo emitiendo el debate íntegro, sino adornándolo con teloneros y con epílogos. Total, que anoche no había ni un solo tertuliano en su casa, tranquilamente repantigado en el sofá. Todos estaban en los platós de televisión para analizar las previas, los durante y los después del debate.

Seguir leyendo »

Cuatro mujeres de pie que no serán presidentas

Os creíais que no, pero la campaña de verdad arrancó anoche. ¿Qué ha estado pasando pues todos estos meses?, os preguntaréis. Bueno, cosas necesarias, calentamientos. No os pongáis tiquismiquis, que bien que habéis visto especiales varios con todos los candidatos. Anoche hubo otros dos hitos, y dos TT (no me cansaré de repetir lo tuiteras que están siendo todas las apariciones televisivas de los políticos en campaña), unas horas antes de que diera comienzo lo que aún se llama pegada de carteles. Que mucha innovación en videos y en formatos de programas, etc., pero ahí siguen, como en las primeras elecciones democráticas, con sus escobitas untadas de pegamento y venga, a las muros de la ciudad.

Primer hito, Pedro Piqueras entrevista a Mariano Rajoy en Telecinco al acabar el informativo. En la mesa. Modo convencional. Sentados. Una entrevista más. Rajoy no dice nada que no sepamos. Eso sí, pronunció una de las frases más ingeniosas que le había oído nunca. ¿Era sobre corrupción? No. Era sobre ese catálogo de Podemos customizado como el de Ikea. Dijo: “Podemos pretende ser sueco pero encubre la realidad griega”. Bueno, vale, tampoco es para tanto, pero es que pensad que el día anterior lo vi con los niños de Ana Rosa Quintana y dijo que “Murcia es una ciudad muy bonita. Yo he estado en muchos pueblos de Murcia”. Así que permitidme que vea esta frase ingeniosa.

Seguir leyendo »

Niños devotos de Mariano Rajoy, el revoltoso

Prometo que me he sentado a ver ‘26J, Quiero gobernar’, el programa de Tele 5, liderado y producido por Ana Rosa Quintana, en el que el presidente del gobierno en funciones se enfrentaba a cinco niños de entre 7 y 11 años, con las mismas buenas intenciones de todas las veces. Quería, cuanto menos, pasar media hora distendida (qué gran idea tuvieron sus responsables de acotar en 30 minutos la duración del espacio. Me han salvado de una muerte segura, porque YO LOS HE VISTO TODOS). Pero, nada, imposible. Es que no hay manera.

Empecemos por el atuendo. Fue el único de los cuatro candidatos que acudió perfectamente trajeado y con corbata. Dios mío, asesores, ¿tanto os habría costado recomendarle un atuendo más informal? Que eran niños, no Pedro Piqueras... Y eso ya, a mí me amuerma un poco, la verdad.

Seguir leyendo »

Pedro Sánchez, las amigas independentistas de Cataluña y Beyoncé

Yo creo que Pablo Motos lo hace adrede, lo de contra programar con un guapo incontestable como Andrés Velencoso, a guapitos sin más como Pedro Sánchez (perdóname Pedro, pero esto es así). Lo hizo ayer en El Hormiguero, mientras en Tele 5, Ana Rosa lidiaba con el resultón Sánchez y esos niños elegidos al azar tras un exhaustivo casting entre todos los colegios de España. Y lo hizo la semana pasada: machacó a Pablo Iglesias con Jon Kortajarena. Hasta aquí el análisis estético. Me parecía de justicia evidenciarlo.

Vaya por delante que yo no voy a meterme con los críos de “26J, Quiero gobernar”, ese formato que Cuarzo, la productora de Ana Rosa Quintana, le ha vendido a Tele 5 para amenizar la campaña electoral. Lo decidí la semana pasada, en el estreno con el líder de Podemos. Ninguno de esos pequeños es responsable de estar ahí, en ese formato inane, que persigue, se supone, humanizar al político, esa odiosa expresión. Ni de que a los espectadores les resulten repelentes, o chirriantes.

Seguir leyendo »

El tío Cuco se ha muerto, y su espíritu también

El ambiente del pre debate televisivo estaba calentito. Habían contribuido a ello los tuits que tanto Pablo Iglesias como Albert Rivera (ambos absolutamente digitales) se habían lanzado durante la tarde, jaleados como tocaba por internautas de todo pelaje. Jordi Évole tuvo que llamarlos al orden y pedirles también en Twitter que por favor no hicieran spoilers. Pero era tarde. El programa que iba a emitir Salvados ya era TT bastante antes de su inicio, con ese hastag, #PartidodeVuelta que estuvo en los primeros puestos durante todo el programa y bastante después. (Dato que dejo aquí: a la misma hora, en 13TV estaba María Dolores de Cospedal. Sola, sin debate, eso sí. Y su hastag #LMCospedal, en referencia al programa La Marimorena, que me encanta el nombre, por cierto, también fue TT).

Así que el debate arrancaba con mucha expectación. Y a estas alturas de partido, de una clarísima saturación de líderes políticos en la tele, a los que ya hemos visto de frente, de perfil, por detrás, bailando y mariposeando, cabría preguntarse por qué ayer éramos tantos los que permanecíamos atentos a la pantalla de la Sexta. Yo voy a apuntar varias razones.

Seguir leyendo »