eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Marta Chavarrías

Llevo casi diez años al cargo de la sección de Seguridad Alimentaria en la revista Consumer. Ahora colaboro también en ConsumoClaro.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 234

¿Se debe lavar la ropa nueva antes de estrenarla?

La ropa, antes de llegar a nuestro armario, ha seguido un largo camino y ha pasado por innumerables procesos y manos, desde que se fabrica hasta que se transporta y, al final, se comercializa. La tecnología textil ha realizado un largo camino en la búsqueda de un amplio rango de formas, colores y tipos de fibras, desde las naturales como el algodón, la seda o la lana, a las sintéticas como nylon, poliéster, acrílico o rayón. 

Los tejidos que se usan para confeccionar prendas de ropa se acaban, en ocasiones, a través de procesos químicos para potenciar sus características, como agentes para reforzar los tejidos y hacer que no se arruguen, según la Agencia Europea de Sustancias Químicas (ECHA). La misma reconoce que, durante el proceso de fabricación, un tejido puede pasar por una gran variedad de tratamientos químicos y no químicos, que incluyen la preparación, el tinte, la estampación y el perfeccionamiento de los tejidos.

Seguir leyendo »

Bebidas cuando hace mucho calor: ¿mejor frías o calientes?

El calor, cuando es excesivo, puede acabar siendo un problema para la salud. Perdemos mucho más líquido del que creemos por evaporación. Para hacernos una idea, somos como un plato de agua expuesto al sol a temperaturas de unos 30ºC. Por otro lado, con una mala hidratación la temperatura del cuerpo aumenta y pueden aparecer algunos síntomas como dolor de cabeza, náuseas, sed intensa y somnolencia.

En consecuencia, durante las olas de calor veraniegas, si el aumento de las temperaturas va acompañado de un consumo de líquidos pobre, puede conllevar problemas de deshidratación que, en ocasiones, derivan en insolaciones, desmayos y golpes de calor. El mejor modo de evitar estas complicaciones sin duda es beber, pero ¿es mejor que las bebidas consumidas sean frías o calientes? ¿Cómo se alivia el calor de forma más eficaz?

Seguir leyendo »

Diez consejos para dormir bien en verano

Cambios en las rutinas diarias, comidas copiosas, trasnochar, más ruido externo, mayor luz ambiental y, sobre todo, el calor, son algunos de los factores que se relacionan con la dificultad de dormir bien en verano. Todos ellos interfieren en la calidad del sueño, y es que durante los meses de verano uno de los trastornos más habituales suele ser el insomnio, que conlleva problemas asociados como fatiga, dificultad para concentrarse, alteraciones de humor… Con el calor, el tema se complica.

Temperatura, luz, ruido: la calidad del sueño, y que este se pueda conciliar más fácilmente o no, depende de estos tres factores. Durante la noche, el organismo no ejerce el mismo control sobre la temperatura corporal, que desciende para facilitar la conciliación, de manera que una situación extrema, tanto de mucho calor como de mucho frío, puede empeorar la calidad del sueño. La temperatura ideal para conciliar el sueño y dormir bien está entre los 18ºC y los 22ºC, con una humedad en el ambiente de entre el 50% y el 70%. Conseguir estas temperaturas es mucho más fácil en invierno que en verano.

Seguir leyendo »

Las seis cosas en que hay que fijarse al comprar unas gafas de sol

Según datos del Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas (CNOO), "una de cada tres gafas de sol vendidas en España no superan los controles necesarios y no tienen homologación, lo que supone un aumento en las consultas a las ópticas por irritaciones y ojos rojos". ¿Cómo sé si están homologadas? En la Unión Europea, las gafas de sol deben llevar marcada en la patilla, como mínimo, la insignia de la comunidad europea que se lea bien, la identificación del fabricante o del distribuidor en la UE y la referencia del modelo.

Además, las gafas de sol deben llevar la referencia de la norma europea (UNE EN 1836), las características de uso, advertencias de riesgos y restricciones, grado de protección a la luz y radiación UV, número de categoría de filtro y normas de limpieza.

Seguir leyendo »

Estas son las cuatro grandes infecciones que podemos pillar en playas y piscinas

Durante los meses estivales, la playa y la piscina se convierten en dos de los lugares de ocio más frecuentes y visitados para pasar un buen rato, además de intentar paliar las sofocantes temperaturas de estos meses. Pero tanto la piscina como la playa obligan a tomar una serie de precauciones para evitar uno de los problemas más frecuentes durante esta época del año: las infecciones. En el agua, tanto si es de mar, río o piscina, proliferan gérmenes que pueden contagiar, sobre todo a los niños. Debe prestarse atención a ciertas partes del cuerpo como la piel, los ojos y los oídos.

Uno de los puntos débiles de playas y piscinas es la piel, sobre todo las partes delicadas, para las cuales el cloro de las piscinas es uno de los principales enemigos. Para evitar riesgos, lo más recomendable es ducharse antes y después de salir del agua, una buena medida de higiene eficaz para evitar infecciones.

Seguir leyendo »

Nueve trucos para que no te piquen los mosquitos

Con la llegada del verano, las comidas al aire libre, los días de playa y las excursiones a la montaña, también llegan los mosquitos. Sus picaduras molestan a grandes y pequeños y, pese a que no suelen ser generalmente peligrosas, sí pueden llegar a ser muy molestas.

Suelen hacer acto de presencia sobre todo durante la noche, que es cuando salen de su escondite (donde han permanecido alejados de los rayos solares que tanto odian) para buscar a sus víctimas, que localizan gracias a unos sensores que detectan el olor corporal y, sobre todo, el dióxido de carbono.

Seguir leyendo »

¿Qué alimentos debemos vigilar en verano para evitar intoxicaciones?

Llegan las altas temperaturas y con ellas aumenta la acción de ciertos microorganismos que, sin que nos demos cuenta en muchos casos, y una vez consumidos los alimentos que atacan, son un claro enemigo para la salud. Muchas de las intoxicaciones alimentarias que se registran a lo largo del año se producen entre los meses de julio y septiembre. Bacterias, virus, toxinas y parásitos campan a sus anchas durante la época estival.

Los motivos son varios, pero pueden resumirse en tres:

Seguir leyendo »

Cuidarse la piel en días de playa o piscina

El verano viene acompañado de buen tiempo, vacaciones, playa y viajes. El sol es el gran protagonista en esta época, y sus beneficios en la salud -es una importante fuente de vitamina D- y estado de ánimo son importantes siempre y cuando se tome con precaución y moderación, pues l a piel debe protegerse bien para no correr riesgos innecesarios.

Para ello, antes debemos saber que el sol emite distintos tipos de radiaciones, entre las que destacan los rayos ultravioleta A (UVA) o los ultravioleta B (UVB). Los primeros penetran en las capas más profundas de la piel y están relacionados con el envejecimiento prematuro y del aumento de cáncer. Los UVB penetran de manera más superficial y provocan quemaduras solares y cáncer de piel.

Seguir leyendo »

Calentar alimentos en el microondas, ¿es peligroso?

El microondas, descubierto por casualidad en los años cuarenta del siglo pasado por un investigador de una empresa de electrónica militar dedicada a fabricar radares, lleva décadas utilizándose en las cocinas. En aquel entonces se descubrió que el magnetrón, el aparato interno de los actuales microondas, era capaz de transmitir energía a las moléculas de una chocolatina que un experto llevaba en el bolsillo, calentándose.

Existen algunos mitos entorno al microondas y sus efectos sobre la salud, falsas creencias debidas, en parte, a una lectura errónea de los efectos de las radiaciones de estos electrodomésticos. El término microondas ha generado mucha controversia sobre la inocuidad de este electrodoméstico, y el desconocimiento sobre cómo funciona ha favorecido la aparición de confusiones sobre sus hipotéticos riesgos: que si las ondas son radioactivas, que los alimentos se vuelven cancerígenos, etc.

Seguir leyendo »

Cuatro falsas creencias sobre los alimentos 'light'

En el mercado, además de los alimentos tradicionales, en algunos casos también puede encontrarse su versión baja en calorías o light. Mayonesas, patatas, lácteos, bebidas refrescantes, platos preparados o mermeladas… muchos alimentos presumen en su etiquetado de información que suele atraer a los consumidores: "sin azúcar añadido", "bajo en grasas" y mensajes similares que invitan a consumirlos pensando que es la manera más eficaz de perder peso o adelgazar. Pero, ¿realmente adelgazan este tipo de alimentos?, ¿light significa 0% de materia grasa y azúcares?, ¿son más saludables que su versión convencional?

Un alimento light solo puede ser considerado como tal cuando "se ha reducido el contenido de uno o más nutrientes, así como efectuarse cualquier otra declaración que pueda tener el mismo significado para el consumidor, si la reducción del contenido es de, como mínimo, el 30% en comparación con un producto similar, excepto para micronutrientes, en los que será admisible una diferencia del 10% en los valores de referencia establecidos en la Directiva 90/496/CEE del Consejo, así como para el sodio, o el valor equivalente para la sal, en que será admisible una diferencia del 25%".

Seguir leyendo »