eldiario.es

Médicos Sin Fronteras


FOTOS | La tenacidad de los refugiados de Burundi en Tanzania

Seguir leyendo »

La violencia persigue a los refugiados hasta la 'Jungla de Caláis'

Como el resto de refugiados, cuando Zulfaqar decidió dejar atrás su vida en un pequeño pueblo al oeste de Mosul en busca de seguridad y de una vida más digna, nunca pensó que acabaría pasando meses y meses bajo el techo de una endeble tienda de campaña; primero expuesto al frío y a las lluvias y después a las temperaturas extremas del verano.

" Corrían las 17:00 de la tarde de un día de octubre de 2015, cuando mi padre tomó la decisión de que debíamos dejar nuestro hogar y huir hasta un lugar seguro. Los combatientes del Estado Islámico aniquilaban a cualquier persona que se encontrase en su camino, independientemente de su religión o su etnia", explica Zulfaqar.

Seguir leyendo »

"Temo que la gente que ve los naufragios lo tome como si estuviera viendo una película"

¿En qué condiciones llegan las personas después de sobrevivir a un naufragio?

Están destrozadas. Llegan tras un viaje largo y peligroso desde sus países de origen, y el tiempo que han pasado en Libia, donde muchos de ellos han sido tratados con una crueldad inconcebible, les ha marcado muchísimo. En los casos en los que además han sufrido un naufragio, llegando a veces incluso a perder a un familiar, el sufrimiento se multiplica enormemente. Vemos niños que llegan solos porque han perdido a sus padres en un naufragio. O padres que han perdido a sus hijos. El dolor al que se enfrentan es muy duro.

Seguir leyendo »

"Cada persona que rescatamos en el Mediterráneo narra casos de violencia en Libia"

"Escuchamos la noticia del primer naufragio por la radio del barco. Nuestro primer y único deseo era acudir, tan rápido como fuera posible, a las coordenadas transmitidas por Salvamento Marítimo a través de la radio, para rescatar a todas aquellas personas que se estaban ahogando en el mar. Pero estábamos a ocho horas de distancia.

Fue realmente doloroso darnos cuenta de que no llegaríamos a tiempo; como si nos dieran un puñetazo en el estómago. Resulta devastador saber que todos los buques militares desplegados en la zona desde la cual la mayoría de las personas salen de Libia no serían suficientes para hacer frente a las enormes necesidades en materia de rescate. Buques que, por otra parte y no lo olvidemos, han sido puestos ahí para vigilar las fronteras, no para rescatar a nadie. Cuando leo en los periódicos cómo Europa centra todos sus esfuerzos en bloquear la llegada de personas que buscan seguridad, construyendo todo tipo de vallas y poniendo todo tipo de obstáculos en lugar de rescatar y ofrecer refugio, me pongo enfermo.

Seguir leyendo »

FOTOS | Ecuador, la cicatriz del terremoto

Seguir leyendo »

El ataque al hospital de Alepo es una llamada de alerta para Naciones Unidas  

A las diez de la noche del miércoles fue atacado el hospital de Al Quds en Alepo, en el norte de Siria. Tras un ataque aéreo, el hospital de 34 camas, que contaba con sala de urgencias, unidad de terapia intensiva, quirófano, y era el principal centro de referencia de la ciudad para atención pediátrica, fue completamente destruido. 

En medio del polvo y la oscuridad, los pacientes y los miembros del personal que lograron sobrevivir comenzaron a rescatar, con la ayuda de voluntarios, a los que habían quedado atrapados bajo los escombros. 

Seguir leyendo »

Cinco años de guerra en Siria: "Nos preocupa que los bombardeos regresen con más dureza"

Me gradué en 1995 y ese mismo año abrí una clínica. En 2001, me especialicé en urología. En el barrio vivían unas 40.000 personas antes de 'los acontecimientos’ (el levantamiento en 2011). En estos momentos, apenas llega a 15.000 habitantes, incluidos los desplazados.

He trabajado sobre todo en dos centros de salud. Uno de ellos sufrió numerosos ataques que obligaron a cerrarlo. Posteriormente, fui trasladado a una clínica provisional que también sufrió los efectos de los bombardeos. El último de ellos tuvo lugar el pasado 28 de septiembre, cuando cuatro personas perdieron la vida incluido el director, un buen amigo mío. Fue un bombardeo muy violento.

Seguir leyendo »

“En la Jungla de Calais afrontamos una muerte lenta”

En Calais hace un frío helador, hay muchísima humedad y el viento sopla fuerte, pero para los miles de migrantes y refugiados que viven aquí y que afrontan un futuro incierto, el panorama es todavía más frío y desolador.

Durante los últimos días se escuchan rumores de que las tiendas de la zona sur de este campo conocido por todo el mundo como "La Jungla de los migrantes" serán retiradas. También se comenta que Francia va a obligar a sus habitantes a que se registren. Y hay quien dice que las autoridades van a tomar a la fuerza las huellas dactilares de todo el mundo.

Seguir leyendo »

Diffa: el año nuevo de los desplazados por Boko Haram

Dejamos ya atrás un 2015 convulso, especialmente en la región de Diffa, Níger, donde me encuentro en estas fechas navideñas trabajando con Médicos Sin Fronteras. En estos días, tendemos a hacer balance de lo ocurrido durante los pasados doce meses: el progreso profesional, la estabilidad emocional, la salud, descubrimientos, aprendizajes, etcétera. El resultado suele depender de dos variables: el grado de optimismo natural de la persona y el momento por el que esté pasando –o coyuntura, para los leídos en tiempos de crisis–.

En función de lo vivido, nos planteamos unos deseos para el nuevo ejercicio. Los clásicos para todo buen engañado, son, entre otros, empezar el gimnasio, llamar más a nuestras madres, discutir menos con nuestras parejas, o desarrollar nuestra vena artística –esa que muchos deseamos pero pocos ostentan–. Entre villancicos y polvorones, tal planteamiento (útil para algunos, banal para la mayoría) nos acompaña a lo largo del período navideño distrayendo nuestras preocupaciones durante al menos un par de semanas.

Seguir leyendo »

Mary necesita un refugio mejor

Durante sus dos primeros meses de vida, Mary James dormía sin manta sobre un somier de acero en el interior de un pequeño y húmedo refugio en medio de un abarrotado campo de desplazados. Ahora, duerme en una cama del hospital de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Malakal, Sudán del Sur, luchando por su vida.

Cada vez que Mary, de apenas tres meses respira, emite un sonido áspero cuando el aire se abre camino a través de sus diminutos pulmones enfermos. Cuando llora, su cuerpo se contorsiona por el esfuerzo de la respiración. Hasta hace nada ha estado conectada a una máquina de oxígeno para poder respirar.

Seguir leyendo »

- PUBLICIDAD -

Recibe cada noche la selección de noticias de eldiario.es

Se produjo un error, inténtelo más tarde

Muchas gracias