eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Miguel Aznar

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 0

Gonzalo Sicre presenta sus escenografías sin escena en el Centro Párraga

Una sala vacía, oscura, donde tan sólo despuntan tres pequeñas luces amarillentas que marcan un pasillo central de escalones. A ambos lados, cinco filas de butacas de cine rojas, deshabitadas, vacías, inertes. A pesar de los tonos cálidos de las butacas, una atmósfera gélida impregna toda la sala. ¿Qué ocurre?, nos preguntamos. ¿El espectáculo está a punto de empezar?, ¿el espectáculo acaba de terminar?, ¿o simplemente el espectáculo está delante de nosotros?. Efectivamente, no hay duda, el espectáculo cuelga ante nosotros, suspendido en el tiempo, en las paredes verdes botella (pintadas para la ocasión) del Espacio 2 del Centro Párraga.

Esta escena, es tan sólo un ejemplo de las magníficas propuestas que nos muestra el pintor Gonzalo Sicre (Cadiz, 1967), afincado en Cartagena desde hace años, en su nueva exposición titulada “Escenografías sin escena”.

Trece obras de distinto formato conforman esta nueva presencia de Sicre en Murcia, todas ellas sin cartela -ni falta que les hace-, con un mismo hilo conductor: el sello inconfundible de Sicre. Esos espacios desiertos, un tanto desangelados y melancólicos, suspendidos en el tiempo, sin presencia de la figura humana, pero sí con una persistente impronta fantasmal.

Pese a que su obra evidencia un claro desinterés por la narrativa (ni siquiera conocemos un título) en favor de los aspectos más puramente formales, compositivos y luminosos de la pintura, no por eso la priva, paradójicamente, de una imaginativa y enigmática narración. Eso sí, una narración que debe aportar el espectador, que cual “detective privado” debe juntar todas las pruebas y huellas que va dejando Sicre en sus lienzos para completar la historia: ¿Qué acaba de pasar?, ¿Qué va a suceder?. Es por esto que no se trata únicamente pintura, sino más bien de fragmentos, fotogramas, apuntes, recuerdos o huellas de espacios melancólicos, cercanos, comunes y muy representativos de la vida moderna.

Otro de los signos de identidad más representativos de este artista, junto con reducida paleta cromática, es el soberbio tratamiento cálido que ejerce sobre la luz, reforzando la carga de misterio y enigma que desprenden todas sus composiciones. Sicre, explota de forma magistral los matices que ofrecen las lámparas y las bombillas que aparecen en sus cuadros, consiguiendo forzar una atmosfera de soledad y melancolía penetrante y vaporosa.

Por otro lado, el mobiliario (las butacas de cine, las cortinas, las pareces) y los objetos presentes en las escenas están desprovistos de detalles, en favor de una simplificación de las formas, con el fin de facilitar superficies lisas en las que poder recortar más dramáticamente los contrastes de luces y sombras. Algo, todo esto, muy deudor del más puro estilo Hopper. No en vano, Sicre es un gran admirador del genial pintor americano (como ya nos demostró en el 97 con su viaje- proyecto “Cape Cod - Cabo de Palos : tras las huellas de Hopper”, junto con su amigo y colega Angel Charris).

Seguir leyendo »

Pan, pijo y habas con Andrés Sierra

El pasado viernes se inauguró en Vergel, una tienda de ropa con vocación de galería, la primera exposición de Andrés Sierra, un polifacético artista madrileño y arquitecto de formación. “Elegí Arquitectura por presiones familiares, porque era lo más parecido a Bellas Artes que pude encontrar”, comenta el artista el día de su inaguración.

Sierra compagina sus trabajos de arquitectura -“es en parte lo que me da de comer”- con sus magistrales dotes artística, principalmente en el terreno de la ilustración y como director creativo de su propia firma de moda HOSOI.

Seguir leyendo »

Auditorio de Puerto Lumbreras: de complejo cultural de 10.000 m2 a un caso judicial

El entonces alcalde de la localidad y actual presidente de la Región de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, está siendo investigado por indicios de delitos de malversación, fraude y falsedad documental en el `caso Auditorio´.

Lo que iba a ser un complejo cultural de 10.000m2 con una inversión de seis millones de € procedente de la comunidad en la localidad murciana de Puerto Lumbreras se recepcionó en 2011 con tan solo el 60% de la obra terminado.

Seguir leyendo »

La noche en que Martirio se quitó las gafas

El concierto en el Teatro Romea, como presentó la propia Martirio, estaba pensado “para reír y llorar”. Un concierto, como dijo, con su gracia y su deje de Huelva: “directo al corazón”, dedicado para “los que se están separando, para los que están a punto de arreglarlo, para los que estén deprimíos, para las que estén jartas, pa tos…, y pa los que estén enamoraos, por supuesto”. Y sí, no se equivocó. Yo, al igual que todo el público que abarrotaba el teatro, reímos y lloramos, y, sobre todo, pasamos un ratico muy bueno en compañía de La Martirio.

En esta ocasión Martirio se presentó en Murcia arropada por un trío de músicos de corte puramente jazzístico formado por un batería, Guillermo McGuill, habitual en las formaciones Chano Domínguez, y que entre otros ha colaborado con Chick Corea o con el añorado Paco de Lucía; al contrabajo estaba Negrón, un gran bajista (no sólo en estatura) y habitual en formaciones de boleros cubanos; y al piano, el gran Jesús Lavilla, un fijo en las formaciones de Martirio que por momentos nos hizo recordar al Chano Domínguez que tanto influenció en la carrera y en la discografía de Martirio.

Seguir leyendo »