eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Nanda Santana

Lectora empedernida desde chica, un día decidí que también quería contar yo las historias. Me siento afortunada por haberlo hecho desde joven, en radio, prensa, gabinetes de comunicación y aulas. Profe de periodismo y aprendiz de novelista, creo que el mundo necesita un buen baño... Y que los buenos contenidos son el jabón... Me encanta la comunicación y el marketing digital y creo firmemente que cada uno firma su propio destino (y también sus textos). Me indignan las injusticias, de ahí que escriba tanto de igualdad. Pero también me fascina la crianza, la psicología y, en general, todo lo relativo al crecimiento personal y las emociones. Espero que disfrutes leyendo mis cosas.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 5

El 'Programa Daniela': un cambio de visión sobre el consumo de sexo de pago

Pasó septiembre. Un mes de inicio, de rentree, en que se retoma la actividad laboral, comienza el curso político y también el escolar; el mes en que llega el otoño. Será por eso que se nos suele pasar por alto que también es el mes para reflexionar sobre uno de los negocios más lucrativos del mundo, junto al narcotráfico y la venta de armas: el tráfico y la trata de mujeres y niñas -niños también, pero en un porcentaje que no llega al 2%- con fines de explotación sexual. Nos lo recuerda anualmente su Día Internacional, que se celebra el 23 de septiembre porque fue en esa fecha de 1913 cuando se promulgó en Argentina la primera norma legal en el mundo contra la prostitución infantil, la Ley Palacios. En 1999, y a instancias de la Conferencia Mundial de la Coalición contra el Tráfico de Personas en coordinación con la Conferencia de Mujeres de Bangladesh, llegaría la declaración del Día Internacional contra la explotación sexual y la trata de personas. 

En Gran Canaria hay varias organizaciones que trabajan en el lento y largo proceso de devolver la dignidad, la autoestima y la vida a mujeres -casi adolescentes algunas- que han caído en las redes de la trata y la prostitución forzada: Cáritas Diocesana con el Centro Lugo, Villa Teresita, Médicos del Mundo y Oblatas del   Santísimo Redentor con el Programa Daniela , que lleva en marcha siete años en Gran Canaria. Las impulsoras de este último -las propias religiosas y un equipo multidisciplinar de psicólogas, trabajadoras sociales, educadoras, abogada y voluntariado- piden a día de hoy una Ley nacional que haga más efectiva la lucha contra esta lacra. También un cambio de visión sobre el consumo de sexo de pago. Y una transformación de la mirada de la ciudadanía para “ver las secuelas de la violencia vivida por mujeres que dejaron sus países en busca de mejores oportunidades y vieron sus sueños truncados al ser engañadas y explotadas a través de la prostitución”, señalan. “Además -insisten- lo de menos es si la trata ha desbancado o no al narcotráfico en este triste trío de negocios millonarios; lo que hay que destacar es la estrecha relación entre aumento de la demanda de prostitución y trata. Es el  mercado  el que quiere y elige los  productos ; por eso está disminuyendo la edad de las chicas que traen las mafias. Es importante sensibilizar a los jóvenes y alertar de las consecuencias de normalizar la prostitución como un trabajo más, como una opción de ocio. Esto les hace cada vez más insensibles y sin capacidad de empatía con esa persona que por su situación de vulnerabilidad (por necesidad económica, adicciones…) ha visto en la prostitución una forma de vida. Tampoco hay que olvidar las consecuencias psicológicas y las secuelas que deja la prostitución, que es toda una escuela para interiorizar las relaciones de desigualdad”.

Seguir leyendo »

11 de octubre, Día Internacional de la Niña

En 1954, la ONU estableció el 20 de noviembre como Día Universal del Niño, o por decirlo en lenguaje no sexista, de la Infancia. 35 años más tarde, en 1989, su asamblea general aprobaba la Convención de los Derechos del Niño. Un documento éste inspirado en la Declaración de Ginebra sobre los Derechos del Niño de 1924, que redactó Eglantyne Jebb, activista social británica y pionera de los derechos de los menores, para cuya promoción fundó Save the Children en 1919.

Pero la discriminación y violencia que sufren a diario millones de pequeñas en todo el mundo aconsejaron la creación de un Día específico, puesto que ellas se enfrentan a problemas añadidos sólo por cuestión de género, por el mero hecho de ser niñas, como recuerda en la campaña del mismo nombre la oenegé Plan Internacional. Y así, desde 2011, cada 11 de octubre se conmemora el Día Internacional de la Niña, cuyo objetivo es reconocer sus derechos y crear conciencia sobre su situación en todo el mundo, sus problemas y las dificultades que afrontan. Entre ellos, el matrimonio infantil -cada dos segundos una niña es obligada a casarse- y los embarazos a edades tempranas, con los consiguientes riesgos al dar a luz. La mutilación genital femenina -más de 30 millones de niñas están en riesgo de sufrirla los próximos 10 años- con sus negativas repercusiones en la salud. La elevada probabilidad de caer en las garras de redes de trata con fines de explotación sexual y/o laboral. La prohibición de ir a la escuela en unos países -recordemos que los talibanes paquistaníes dispararon en la cabeza a Malala Yousafzai por reivindicar el derecho a la educación de las niñas-, en otros la imposibilidad real de hacerlo, al tener que ocuparse de tareas domésticas y cuidados. La violencia sexual -las menores de 16 años son víctimas de la mitad de las agresiones e intentos de violación-. Por no hablar del aborto selectivo, que impide el derecho más elemental y cuna de los restantes, el derecho a nacer, a la vida.

Seguir leyendo »

Caso Juana Rivas: bandazos mediáticos y jurídicos

El llamado  caso Juana Rivas, protagonizado por la granadina que durante semanas se negó a entregar a sus hijos a su ex pareja alegando maltrato, suscitó este verano una oleada de empatía social hacia esta madre, tanto a nivel individual como institucional. Las redes sociales vibraron a diario con las etiquetas #Juanaestaenmicasa y #YosoyJuanaRivas. Citada en Italia el próximo 31 de octubre para dirimir la custodia de sus hijos -que podría perder, junto con la patria potestad, por haber huido con ellos a finales de julio- Rivas ha podido aparecer ante la opinión pública como una mujer maltratada, víctima no sólo de los golpes de su esposo sino también de un sistema jurídico que aún no se ha sacudido sus seculares tintes patriarcales. Pero también como una madre capaz de  montar  un revuelo para atraer el foco mediático hacia una situación que según ella ensombrecía a diario la felicidad y seguridad de sus hijos, también la suya. O por decirlo con sus palabras, para luchar por sus hijos hasta el final.

Las apariciones en los medios de Francesco Arcuri, el padre de los menores, lo reflejan inicialmente como alguien preocupado por ellos, que podría suscitar incluso dudas sobre la actuación de Juana. Semanas después, sin embargo, un digital nacional ofrece un titular tan potente como  Arcuri se quita la careta y muestra su lado más vengativo . En el momento de redactar este reportaje, aún no había permitido que el niño mayor, de 11 años, hablara por teléfono con su madre desde el día de la entrega, el pasado 28 de agosto. Sus abogados en España han renunciado a seguirlo representando por desavenencias con sus letrados italianos. Ya desde Italia, Arcuri ha arremetido contra la ley de violencia de género que vulnera, dice, sus derechos y los de todos los hombres que en España residen. También ha demandado a políticos y periodistas que, en su opinión, le han difamado. Mientras, en nuestro país a día de hoy dos técnicas del Centro de la Mujer de Maracena, los abuelos y tíos de los niños están siendo investigados como inductores y cooperadores necesarios para la sustracción de los menores durante el tiempo que estuvieron en paradero desconocido.

Seguir leyendo »

Cultura a pie de calle, experiencias con el arte más allá de museos y galerías

Canarias necesita incorporarse ya a las nuevas corrientes de entendimiento entre cultura y turismo”, afirmaba el pasado 18 de abril, Día Internacional de los Monumentos y los sitios, el doctor por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) y experto en sostenibilidad y progreso Matías Manuel González. Laura Morales trabaja en esa dirección desde hace tiempo. De esa convicción, del poder de la comunicación y el marketing para transformar la relación entre creador y visitante, surge la marca   Concepto Cultura, un proyecto con el que quiere reivindicar el lugar de artistas, historiadores y especialistas del Arte en su parcela profesional. Pero también poner en valor su experiencia, de la que se pueden valer responsables de entidades diversas, públicas y privadas, de ámbito cultural, a la hora de planificar las políticas.

Más allá de eso, sueña con contribuir a mejorar la educación de la ciudadanía; que toda persona tenga la oportunidad de aprender a disfrutar de la experiencia artística, liberando de corsés y convenciones los lugares donde exponer los diversos proyectos de creación, y enriquecerse culturalmente. Buscando la ruptura con espacios y sedes convencionales. “¿Por qué tenemos asociado el disfrute del arte a la visita de galerías o museos? ¿Por qué no buscar otros canales, la tienda, la calle, los mercados, las guaguas? En Canarias, la calle es también una excelente opción de museo. Tenemos buen clima, gente que hace vida en los espacios públicos. Nos queda hacer partícipe de este privilegio a quienes nos visitan, a esos miles de turistas nacionales e internacionales que quieren encontrar algo más. Hay todo un mundo de posibilidades por explorar. Me viene a la cabeza   Historietas en guagua, que hicimos en 2015, con seis modelos de exposiciones móviles diferentes con viñetas y cómics dirigidas, precisamente, a los usuarios del transporte público, llegando hasta el último barrio de la ciudad. Directo al encuentro del espectador. Cultura y turismo pueden y deben ir de la mano”.

Seguir leyendo »

El arte entra mejor arropado con tecnología

Imagínese que es usted un ciudadano europeo que decide pasar sus próximas vacaciones en Canarias y empieza a bucear en la Red buscando información sobre los atractivos turísticos del destino. Y descubre que además de sol, playa y variada oferta gastronómica, deportiva, lúdica y de naturaleza, existe una propuesta cultural que no esperaba y le sorprende. Resulta que ese Archipiélago atesora, sin que sus gobernantes lo sepan, una riqueza en pintura flamenca de la que no son conscientes tampoco sus propios habitantes. Y usted, ciudadano europeo al fin, siente una gran curiosidad por descubrir y ver de cerca alguno de esos cuadros que estudió de joven en su libro de Arte sin imaginarse que podría tenerlo un día a centímetros de distancia. Pues bien, esto es lo que le propone el proyecto La ruta de la pintura flamenca en Canarias. Descubrir in situ, con smartphone y sin él, un patrimonio riquísimo, hasta ahora ignorado, que podría competir en pintura flamenca con muchos museos de importantes ciudades.

Ahora imagine que vive habitualmente en Canarias y algún amigo le cuenta que además del famoso tríptico de las Nieves, en Agaete, hay todo un mundo por descubrir si le gustan los pintores de Flandes de los siglos XVI y XVII. ¿Se anima a saltar de isla en isla para catarlo de cerca? Porque eso, y no otra cosa, es lo que le sugiere el promotor del proyecto. Que se dé un paseo por Gran Canaria, La Palma, Tenerife; que compare el contenido de la sala de pintura flamenca del Prado con lo que vive oculto e ignorado en sus iglesias, museos y casas señoriales. Expertos como el herreño Matías Díaz Padrón -su magisterio en la materia es uno de los puntales del proyecto- pueden ayudarle en la tarea.

Seguir leyendo »

'Calentar la silla' no garantiza la productividad

Los diversos estudios e investigaciones realizados sobre conciliación y establecimiento de horarios racionales demuestran las ventajas de disfrutar de una jornada de trabajo flexible y de la implementación de medidas que faciliten el equilibrio entre lo profesional y lo personal. Algunos de estos efectos positivos son una mayor productividad, la mejora del clima laboral, la reducción de costes de supervisión por la confianza mutua, un menor estrés de la plantilla, que gana en motivación, un aumento de la competitividad empresarial, la reducción del nivel de conflictividad o la retención del talento… Pese a ello, son pocos los directivos que realmente se lo creen. En un país donde la presencialidad -esas largas horas calentando la silla y haciendo creer que estamos rindiendo- gana por goleada al trabajo por objetivos; donde se impone la rigidez frente a la flexibilidad horaria; donde no se termina de confiar en que el empleado haga un buen uso de su tiempo de trabajo, las propuestas para conciliar no terminan de calar en las mentes de los empresarios. Algo paradójico en un momento en que el avance tecnológico hace posible trabajar con horarios flexibles y tramos de presencialidad casi a la medida de las circunstancias personales de cada empleado.

Resistencias culturales que cuesta vencer

Seguir leyendo »

Un lugar donde siempre es Día del Libro

De sus paredes cuelgan cuadros, fotos, dibujos infantiles, manualidades, diplomas y reconocimientos… Paredes que acogen exposiciones periódicas, muebles revisteros y murales que recuerdan que 2017 es el año del poeta de las  Nanas de la cebolla. Silenciosas y casi solitarias por las mañanas, se vuelven por las tardes espectadoras de un bullicio creativo, de voces -adultas e infantiles a partes iguales- que charlan bajito mientras esperan impacientes que empiecen sus actividades, que les den hora para usar el ordenador o que Mailu y Guille les presten libros, revistas o  dvds o se los recojan para su devolución… Mientras adolescentes de variado pelaje ojean -y hojean- lo último de  Blue Jeans al terminar su  homework de ese día, padres y embarazadas aguardan que llegue Sari y dé comienzo la sesión de  Versos con chocolate. O la de  Cuentos para bebés… Es la biblioteca municipal de Arucas. Un micromundo peculiar donde sólo se pide una cosa: amar la lectura. Detrás de un equipo altamente motivado y con una pasión contagiosa por los libros se esconde una mujer que iba para abogada pero prefirió pleitear con la ignorancia y la mediocridad. ¿Cómo? Compartiendo un trabajo que para ello es, más que una ocupación laboral, un modo de ser y de estar en el mundo.

Kaika, Domingo, Guille, Sari, Pino, Mailu… Alguno de ellos abre cada mañana las puertas. Un gesto cotidiano imprescindible que es a la vez metáfora de algo mayor. “Cuando pienso en libros, veo puertas; si pienso en la biblioteca, son puentes lo que visualizo”, cuenta Loly León, esta diplomada en Derecho reconvertida a bibliotecaria que desde 1989 se ha convertido en artífice de ese milagro que es lograr nuevos lectores -también en  e-book– en un entorno donde la tecnología favorece lo audiovisual, sobre todo entre jóvenes. Loly lidera un equipo de apasionadas de la lectura y, sobre todo, de personas que creen en lo que hacen, a las que les fascina su trabajo. Cada una tiene su motivo, todas convergen. “Para mí, la biblioteca es como mi casa, la siento como si fuera mía. E igual que allí algo se rompe y lo arreglo, o quiero que esté limpia y ordenada, aquí lo mismo. En realidad, no vengo aquí a trabajar. Vengo porque es donde mejor me siento. Imagínate que tengo días libres y termino dejándome caer por aquí”, dice Domingo, padre de una niña de 10 años que, por supuesto, es socia desde que nació. Como muchos otros niños de Arucas, ésos que llenan la sala de abajo especialmente los viernes por la tarde, en actividades diseñadas pensando en ellos y en engancharles a un hábito fascinante que, además, potencia el desarrollo cerebral y las habilidades cognitivas, tan necesarias en un momento en que las pantallas les abducen a edades cada vez más tempranas. En la  biblio, como muchos la llaman, no reniegan de la tecnología, pero siguen concienciando sobre el valor -y el disfrute- de leer en papel, de hojear hermosos cuentos ilustrados, de oírlos contar a narradoras que les dejan boquiabiertos. No sólo a los pequeños, también a sus progenitores. “En  Cuentos para bebés, una actividad dirigida a niños de 0 a 3 años -explica Loly- los sábados por la mañana se crea una atmósfera mágica. Hay muchísima demanda. Se nos han desbordado las expectativas. Cuando Yolanda Ortega, directora artística de  Labrantes de la Palabra, y María Buenadicha, terminan el cuento allí nadie se mueve, nadie se va, empiezan a hablar entre sí, a contarse adivinanzas… Es un ambiente muy peculiar. Por eso decimos que la actividad empieza a las 11 pero no se sabe nunca a qué hora acaba, acaba cuando la gente quiera irse”.

Seguir leyendo »

De la conciliación a la corresponsabilidad, hacia un pacto nacional sobre horarios racionales

El pasado 23 de marzo se celebró el décimo aniversario de la entrada en vigor de la Ley de Igualdad. En el contexto de esta efeméride, la Comisión de Igualdad del Congreso de los Diputados aprobó declarar dicha fecha como Día de la Conciliación personal, familiar y laboral y de la corresponsabilidad. Un añadido este último que no es baladí pues pone el foco en la importancia de la implicación masculina para lograr una sociedad más igualitaria y más justa. Un modo rápido de reflejar que la conciliación, las peticiones de reducción de jornada, de empleos a tiempo parcial, no son algo exclusivo de mujeres y madres. Que es lo que se suele pensar porque la realidad, en verdad, induce a ello. Son ellas las que protagonizan las jornadas reducidas, los contratos a media jornada; las que se hacen cargo habitualmente del cuidado de niños, mayores, enfermos y dependientes.

Para José Luis Casero, presidente de ARHOE, la Comisión Nacional para la racionalización de los horarios, el término conciliación debería sustituirse por corresponsabilidad, rompiendo de una vez por todas con estereotipos y tópicos. “Seamos honestos, seamos conscientes de que vivimos en un mundo machista y de que ya es hora de hablar no tanto de conciliación -las mujeres siempre han conciliado- sino de corresponsabilidad. Y animar a los señores a asumir sus derechos y sus obligaciones de forma real y efectiva. No es una cuestión de ayudar más o menos en el hogar. Es una cuestión de justicia. Porque es absolutamente injusto descargar toda la tarea de la crianza sobre la mujer. Si queremos ser una sociedad moderna, tenemos que empezar a reconocer estas disfuncionalidades y actuar. Ya no vale solo decirlo, hay que hacer, hay que actuar. Desde la libertad individual y apretando a los poderes públicos”, afirma este empresario y padre de dos niñas.

Seguir leyendo »

De niños y desamores

Los Reyes Magos me conocen bien. Saben que de entre todos los placeres de esta vida, el de la lectura es con mucho mi predilecto. Saben que vivo entre páginas, que llevo mi alma atada a sus tapas -duras, finas, de bolsillo- desde que tengo recuerdos. Un año más, también este 6 de enero me regalaron libros. Dos novelas en apariencia inconexas. En apariencia. Porque ambas tratan, si bien transitan senderos distintos, temas similares: cómo la infancia define el hombre, la mujer que seremos; cómo solo el amor -cualquiera que sea la forma en que se manifieste- puede restañar la herida que abren en el alma del pequeño la violencia, el rechazo, la indiferencia, la insensibilidad, la ignorancia. Porque no hay maldad, o no siempre. Pero se puede hacer daño con la mejor intención, creyendo hacer el bien se puede hacer el mal. ¿O no?

Anna Gavalda, reconocida novelista francesa, se sirve de dos personajes marginales para contar una historia subyugante, que comienza cuando, despeñado y su pierna rota el protagonista, su acompañante inicia un diálogo estelar en el que cuenta al lector su vida y su historia. Con el humor salpicándolo todo, pone en boca de esa jovencita deslenguada -una Billie sublime y con retranca que debe su nombre al tema de Michael Jackson preferido por una madre que la abandonó al nacer- toda la dureza del maltrato invisible, ése que no se ve y no deja su huella en un parte de lesiones. Pero que duele, duele como cólico nefrítico y agosta el alma, la autoestima y la dignidad de quien nunca debiera sufrirlo. Si no tienes señales de golpes y vas al colegio todos los días pasas inadvertida al sistema de protección de menores, explica.

Seguir leyendo »

Mamá, quiero ser como Marie Curie

Si nos preguntaran por una fecha destacada del mes de febrero, lo más probable es que contestáramos con el famoso día de San Valentín, máxime teniendo en cuenta que es un gancho comercial al que ninguna marca, restaurante, loterías, centro comercial, o gran almacén renuncia y cuya publicidad nos invade religiosamente cada año por estas fechas.

Con todo, y dada la magnífica cobertura informativa que los medios le están prestando, quiero pensar que no pasará mucho tiempo para que también se instale definitivamente en nuestro top of mind otra efeméride significativa, y a mi humilde entender, muchísimo más trascendente para la Historia de la Humanidad. Me estoy refiriendo al 11 de febrero, Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia , declarado como tal por la ONU para visibilizar el trabajo de las investigadoras e impulsar el papel de las mujeres en la Ciencia. Una declaración necesaria ante la constatación de las dificultades que han tenido y tienen las mujeres del ámbito de la Ciencia y la Tecnología para ser admitidas y validadas por la comunidad científica; conocidas por la opinión pública e incluidas en libros de texto y programas educativos. Consciente de ello, el Calendario de la Igualdad que Comunicadores de Canarias por la Igualdad (CoCaI) presentó el año pasado acogía la efeméride como una fecha tan importante como el 8 de marzo o el 25 de noviembre.

Seguir leyendo »