eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Paco Gómez Nadal

Periodista, activista de derechos humanos, librero, gestor de sueños colectivos a ratos y observador perplejo de una realidad plagada de renuncias.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 85

Las 'Cajas negras del exilio' español en Francia llegan al Parlamento de Cantabria

El capitán del ejército constitucional de la República de España Juan Antonio Parra Baeza cayó herido en el frente del Ebro y allí acabó la guerra para él. Empezó otro calvario. En los primeros meses de 1939 huyó a Francia bajo las bombas y comenzó un largo recorrido por 11 campos de internamiento (la forma elegante para los campos de concentración) en el país vecino hasta que logró huir dos años después para unirse a los maquis de la resistencia francesa que luchaban contra los nazis.

La historia no parece muy original si tenemos en cuenta que fueron unos 450.000 españoles los que huyeron de la derrota y la represión de los ganadores de la guerra iniciada con el golpe de Estado de 1936… pero es la historia del padre de la poeta y grabadora francesa (y española) Manuelle Parra. La artista inauguró este martes en el Parlamento de Cantabria una sobrecogedora exposición que, bajo el título 'Cajas Negras del Exilio', hace un recorrido por la huida, el confinamiento, la resistencia y la memoria de los exiliados españoles en Francia.

Seguir leyendo »

¿Un tornado poético?

Perfoescritura, memoria y poesía, poesía de barrio, vermús poéticos, grabados y poesía… La poesía se conjuga de todas formas posibles en estos días en Santander. Es el viento sur de la poesía… aunque su nombre 'oficial' sea Surada Poética y se trate del festival de poesía de la conciencia crítica que organiza La Vorágine con el apoyo de la Fundación Santander Creativa.

Para asistir a este pequeño e inocuo tornado poético hace falta abrirse espacio en la agenda y una pequeña brújula. Espacio para las cuatro citas poéticas programadas desde este viernes 6 de octubre al martes 10; una brújula para recorrer varias esquinas de la ciudad para asistir a los diferentes formatos propuestos.

Seguir leyendo »

La legalidad vigente

Suelo echar a temblar cuando alguien pone la “legalidad vigente” por delante de la razón, de la política, del sentido común  y del diálogo. Era bajo la “legalidad vigente” que se realizaron consejos de guerra y juicios preñados de legalidad que condenaron a civiles inermes durante la larga dictadura de Francisco Franco y el puñado de canallas que lo acolitaban (y que siguen en las cúpulas). Era bajo la “legalidad vigente” que la dictadura de Pinochet, o la de Batista, o la de Videla, que se encarcelaba, se condenaba a la muerte civil o se ilegalizaba el disenso en sus países.

Fue bajo la “legalidad vigente” que en este Estado en el que resido –el español- se ilegalizaron hace unos años partidos políticos antes de plantearse hacer política y es bajo la actual “legalidad vigente” que se siguen violando los derechos humanos de los presos condenados por terrorismo que siguen tan alejados de sus casas como condenados a esperar la rendición humillada de una ETA de la que ya muchos jóvenes ni siquiera tienen memoria.

Seguir leyendo »

Enrique Álvarez, el fanático musulmán

Este es el artículo que habría publicado el jefe de servicio de Cultura del Ayuntamiento de Santander, Enrique Álvarez, si, en lugar de un fanático católico huérfano de partido político que lo defienda, fuera un fanático musulmán. Imagino que la alcaldesa respetaría "profundamente su opinión personal" y que El Diario Montañés lo publicaría. Es lo que tiene la libertad de expresión y la pluralidad.

"Nunca he creído en la existencia del mal absoluto. Eso del mal en estado puro es algo que se da sólo en las malas películas de Occidente o en los sermones católicos plagados de miedo y de demonios.

Seguir leyendo »

El insondable misterio de la estupidez humana

Entender por qué una ciudadanía vota de manera recurrente a los partidos políticos que le ha robado la cartera -y parte de la dignidad- es materia de análisis de Cuarto Milenio… ¿lobotomía colectiva?, ¿ignorancia política?, ¿masoquismo?, ¿estrategia colonial extraterrestre?

Lo que no está al alcance del saber esotérico es la comprensión de cómo se ha democratizado la estupidez en los últimos años. Allí donde hay una cola, allí donde la publicidad señala con el sucio dedo que diseña, allí donde nos dicen los medios que nos hacemos “cool”… pues allí que los borregos también conocidos como ciudadanos van en manada para formar parte del ritual social de la estupidez compartida.

Seguir leyendo »

Las etiquetas naranjas y azules

Tiene lógica… El grupo municipal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Santander se quedó solo para votar en contra de la propuesta del PRC de poner en marcha un Plan de Choque contra el Desempleo. No es un tema tan importante para el PP, al menos… no tanto como el de las papeleras de la ciudad. Un poco antes, ese grupo (el del PP, les recuerdo) también se quedó solo (pero esta vez con su poder lo sacó adelante) en la votación a favor de la ridícula propuesta de nuestros amigos David González y Cora Vielva, protagonistas indudables de una época de despiste político donde lo más espurio se torna fundamental y lo fundamental se queda en… las papeleras de 160 euros en las que tiramos los chicles ya mascados.

Recuerden que David González y Cora Vielva fueron los indignados concejales que vieron en un concierto de recuerdo del Rock Radical Vasco una confabulación de ETA para infiltrar las inocentes almas de los santanderinos y ofender con guitarras la noble memoria de las víctimas. Ahora, siguiendo con sus hitos políticos, han propuesto (y el PP los apoyó, ese PP que no quería un plan de choque contra el desempleo) que se etiqueten papeleras, farolas y contenedores con sus precios para que los ciudadanos tomen conciencia del valor que tienen y no se líen a patadas contra estos elementos del mobiliario urbano (un suculento negocio para los proveedores, por cierto). Pedro Nalda, concejal de Personal y Protección Ciudadana, estaba entusiasmado con la propuesta de los concejales ¿naranjas?, aunque a mí se me ponga la cara roja, no por rojo sino por vergüenza ajena.

Seguir leyendo »

Vivir, luchar, morir, luchar

Ya, ya sé que ninguno somos imprescindibles. Ya sé que la muerte deja huellas que una buena nevada puede soterrar. Ya sé que los seres humanos no somos arcángeles limpios de mácula, exentos de errores, de eso que, precisamente, nos hace seres humanos. Ya sé, también lo sé, que a veces nos demoramos demasiado tiempo en decir lo que pensamos de las personas, que lo verbalizamos cuando ya es para otros, para el viento, para el olvido quizá, para algunas almas capaces de entender, sin embargo, que somos el acumulado de los que han sido y que, por eso, es bueno, sedimentar a punta de relatos la memoria colectiva.

A Ricardo Míguez alguien lo encontró sin vida ayer, en su casa, en el mismo espacio donde tantas veces nos reunimos para soñar cambios, para planificar luchas, para estudiar, para aprender colectivamente y para disentir de la misma forma apasionada en la que coincidíamos.

Seguir leyendo »

#YotambiénlimpiéArgumosa

La Justicia no tiene por qué ser justa. De hecho, pocas veces lo es. Al menos en los casos en que juzga lo colectivo. Esta justicia, la que tenemos en los países occidentales-capitalistas, está pensada, como todo el sistema, para dirimir responsabilidades individuales y, fundamentalmente, para proteger una propiedad privada entendida como bien excluyente y que puede ser gestionado de forma despótica por su dueño legal (que no siempre legítimo).

La Justicia ha vuelto a demostrar que está al servicio de un sistema y no para ayudar a generar espacios de convivencia y de construcción de una sociedad más justa, digna y amable. No me sorprendió conocer este 10 de enero la sentencia sobre la entrada al terreno de Espacio Argumosa, en Torrelavega, del pasado 5 de septiembre de 2015. Solo me entristeció comprobar que en esta sociedad brutal, agresiva, deshumanizada, se sigue castigando la desobediencia creadora, el tejido de lazos humanos, la construcción de alternativas ante este régimen de obediencias, miedos y servidumbres.

Seguir leyendo »

El fascismo y la incultura

La verdad es que lo de hacer el ridículo parece que sale gratis. Claro que, ahora que lo pienso, porque no van a hacer el ridículo a manos llenas los concejales de Ciudadanos David González y Cora Vielva si su jefe –el niño Albert – puede presumir de una empleada a la que acosaba laboralmente y a la que ha tenido que indemnizar.

Bueno, al asunto. González y Vielva, Vielva y González  están indignados de que en Escenario Santander se pretenda hacer un concierto que rememore los tiempos del llamado Rock Radical Vasco. A cambio, piden que Espinete, o Sor Citroën en su defecto, homenajee a las víctimas del terrorismo porque, como ya sabemos, La Polla Records asesinó a punta de guitarra a decenas de buenos ciudadanos.

Seguir leyendo »

Juan Manuel Roca: "A mayor violencia, mayor fe en la palabra"

“Nadie”, así le dijo Ulises a Polifemo cuando el cíclope le preguntó su nombre. Nadie. “Me impactó mucho eso, que un héroe quisiera llamarse nadie, como una gran crítica a la fugacidad del tiempo. Luego cuando leí al capitán Nemo -que en griego quiere decir Nadie- me interesó esa ironía que permite desacralizar la idea de que hay unos que son alguien y son nadie”.

Juan Manuel Roca, fascinado por los nadie, se columpia en las palabras de Homero, o de García Lorca, o de César Vallejo, o de Julio Verne, o de Yannis Ritsos, o de Miguel Hernández, o de José Asunción Silva, o de Nazim Hikmet Ran… La conversación del poeta colombiano invitado a la descarga final de La Surada Poética 2016 es un viaje inagotable por la fuerza de la palabra en castellano, una “lengua que no se quedó enquistada en el tiempo, que sigue viva”.

Seguir leyendo »