eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Rodolfo Irago

Periodista gallego de Vigo. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid. Premio José Couso de Periodismo en 2010. Fue director de los Servicios Informativos de la Cadena SER primero en Galicia y después, durante 7 años en la redacción central de Madrid. Ha ocupado además varios cargos de asesoría y dirección de comunicación política. En la actualidad, colabora como analista en las tertulias de El programa de Ana Rosa Quintana, en Telecinco. 

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 103

Rotos en mil pedazos

El procés ha acabado por romper en mil pedazos el mapa político catalán que siempre había sido bastante plural pero que ahora aparece completamente atomizado.

Al menos 7 partidos y candidaturas tienen posibilidades reales de lograr representación en el próximo Parlament y varias opciones más se quedarán a las puertas o no han tenido ni tiempo suficiente ni ocasión propicia para cristalizar como la nonata vía de Santi Vila.

Seguir leyendo »

Atrapados

Al margen de cómo termine esta semana el choque final entre la Generalitat y el Estado español, tal vez deberíamos empezar a decirnos la verdad entre nosotros y asumir que el conflicto político con Catalunya y con las otras nacionalidades históricas puede no tener solución.  

Porque siendo optimistas y confiando en que la tensión máxima que estamos viviendo no desemboque en desgracias mayores, pronto habrá de nuevo elecciones en Catalunya. Lo más probable es que los partidos independentistas sigan siendo determinantes aunque puedan subir o bajar un poco en votos. Para entonces, es de esperar que se haya puesto a trabajar también en el Congreso la comisión para la reforma constitucional propuesta por el PSOE. 

Seguir leyendo »

El mundo nos mira y alucina 

1.000 periodistas de todo el mundo se apelotonan en el Parlament para asistir a otra jornada histórica en la que Catalunya va a declarar su independencia. Las televisiones llevan horas en directo dando vueltas sobre cómo lo va a hacer el president, que si a la escocesa, a la eslovena o a la quebequesa. 

El Molt Honorable, al que, por cierto nadie votó en unas urnas porque fue puesto a dedo cuando cayó Artur Mas, aparece al fin, una hora tarde para leer un discurso tan tramposo y confuso que nadie sabe a ciencia cierta qué ha declarado, qué ha proclamado y qué ha suspendido a continuación. El caos es tal que una hora después, los diputados independentistas acaban firmando de espaldas al Parlamento un papel en el dicen proclamar la independencia y la república. Ya se sabe que el papel lo aguanta todo. 

Seguir leyendo »

El día después

Sin frenos y cuesta abajo nos acercamos peligrosamente al 1 de Octubre. Nadie parece querer poner un poco de cordura en esta carrera hacia el precipicio. Puigdemont se quedó políticamente desnudo ante Jordi Évole y millones de espectadores comparando el referéndum con un cruasán y buscando el Kurdistán en el mapa; el fiscal Maza no se calla ni debajo del agua y se pasa el día amenazando con sediciones, tumultos y detenciones, incluida la del president. 

Los independentistas vitorean a los Mossos y en varias provincias del resto de España a la Guardia Civil la despiden camino de Catalunya con el "a por ellos" como si fueran a la guerra. La presidenta del Parlament grita que ha vuelto el franquismo y el PP quiere llenar las calles de Madrid de juras de bandera. No hay censo, no hay urnas, no hay ni junta electoral pero sí observadores internacionales pagados por la Generalitat. Todo esto en la Europa del siglo XXI

Seguir leyendo »

Rajoy ante el búmeran catalán

La llamada cuestión catalana siempre ha sido una gran aliada electoral para el PP fuera de Catalunya. Cada subida de tensión con los independentistas le daba a los populares un plus de votos muy celebrado en la calle Génova. Siempre ha sido así pero hay quien empieza a creer que el actual arreón final puede convertirse en un búmeran contra ellos. 

Tras el shock de la derrota electoral de 2004, el 11M y Catalunya se convirtieron en las agarraderas políticas y electorales de un PP grogui. Hace ahora doce años, Rajoy recorrió toda España recogiendo firmas contra el Estatut en una gira que derivó en muchas ocasiones en un aquelarre contra Catalunya, o así al menos se entendió allí. 

Seguir leyendo »