eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Rosario Valcárcel

Nació en Las Palmas de Gran Canaria. Su nacimiento en Las Canteras influyó en su primer libro: 'La Peña de la Vieja y otros relatos', (Anroart), homenaje al mar de la infancia; 'Del amor y las pasiones', (Anroart); '14 relatos eróticos repletos sensualidad'; 'El séptimo cielo'  (Anroart); '13 relatos creados sobre la complejidad del amor'; poemario 'Las máscaras de Afrodita' (Idea, 2009); 'Sexo, corazón y vida' (Anroart,2010); 'En Moby Dick en Las Canteras Beach' (Anroart, 2012 ).Sus relatos han sido traducidos al alemán y publicados en Berlín. Ha participado representando a Canarias en el libro colectivo 'Poemas para conocer la situación de la infancia en España', editado por el Instituto de la Mujer y el Ministerio de Educación (2009). Algunos de sus poemas y relatos han sido premiados, como el relato ambientado en África 'En busca del sueño' y el poema dedicado al vino 'Bienaventurado'. En el 2013 gana el concurso de poemas 'Domingo Acosta Pérez'. Ha participado en antologías, prólogos, presentaciones de libros, lecturas y críticas de arte. Colabora en periódicos digitales de las Islas y fuera de ellas.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 1

Cuba, la isla en verso

Siempre soñé con ir a Cuba. Y después de varias tentativas frustradas, por fin llegó la oportunidad: mezclar literatura y ocio. Y tuve suerte porque nos invitaron al Sexto Encuentro de la Isla en Verso en la isla caribeña. Un Congreso de escritores en los que participaron españoles y una decena de países latinoamericanos. El objetivo era interrelacionar la poesía, la cultura , brindar una oportunidad de encuentro y reafirmación de la diversidad.

Kiuder Yero Torres junto con su esposa Yuricel y un grupo de universitarios voluntarios organizaron desde la Habana a Holguín, pasando por Cien fuegos, Las Tunas, Santa Clara, Sierra del Rosario, Pinar del Río y otros lugares... conferencias, presentaciones de libros, recitales poéticos, artistas escénicos, trovadores… la celebración para la música y las artes plásticas con la exposición de fotografías del poeta mexicano Francisco Navarro Ruiz.  

Seguir leyendo »

Desde mi ansiedad, Ginés Lao Mendoza

El personaje que Woody Allen interpreta en sus películas podría ser un buen reflejo de una persona que sufre un trastorno de ansiedad generalizada. Pensar que un leve dolor de estómago es fiel reflejo de un cáncer, que la tercera guerra mundial va a estallar encima de tu cabeza, que tu familia va a morir por un accidente de tráfico o que cualquier terrorista va a poner una bomba en tu oficina, no es algo que le ocurra a todo el mundo sino que son las manifestaciones de un trastorno. El mundo.es 

He escuchado a algún escritor comentar: “Escribimos para revelarnos contra nosotros mismos” En el caso de Ginés Lao creo que ha escrito Desde mi ansiedad por una necesidad vital  de conocerse a sí mismo, y al mismo tiempo por un empeño de contarnos su experiencia como un hecho solidario hacia los demás.

Seguir leyendo »

Maltrato animal

La primera vez que vi a Maiden, supe que no era el gato con botas que yo había conocido en mi niñez, ni el de Shrek y mucho menos el negro de Allan Poe. La primera vez que la vi me provocó la misma impresión de aquellas historias literarias de animales humanizados que, inventados por seres humanos, me desataban pánico. Miedo, el mismo que me originaba aquellos cuentos de ogros y brujerías de mi infancia, tanto que lo recuerdo como la única cosa que parecía proporcionarme desasosiego.

Pero afortunadamente todo eso cambió con los años, y entre la gata y yo se fue creando un vínculo, que yo me atrevería a decir, amoroso. Maiden se dejaba acariciar, se acurrucaba junto a mis pies, se subía a mi falda, ronroneaba cuando yo le acariciaba con la yema de los dedos: el cuello, el lomo, la barriga. ¡Cuánto le gustaba! Me seguía por todos los rincones de la casa. Remilgada y caprichosa, apuraba el paso, se escondía y con sus garras hacía miles de diabluras. Pero poco a poco como un hada convertida en gatita nos fue conquistando. Se ganó el corazón de la familia. Y yo entendí el por qué en la antigüedad los adoraban como a dioses.  

Seguir leyendo »

El cáncer, asesino voraz

A  veces se llega demasiado pronto a una cita, a un cine, a un teatro o a ese lugar donde habitan los muertos, a ese lugar tenebroso que nadie quiere ir. A esa cita con una enfermedad llamada cáncer que disfrazada de parca nos persigue, nos atemoriza, nos anuncia una posible muerte.

Y lo peor es que no respeta ni a niños ni a mayores. En el caso del cáncer infantil, la Sociedad de Hemato-Oncología Pediátrica informa que es la primera causa de muerte en España entre menores de 18 años, que cada año se diagnostican alrededor de 1.400 nuevos casos. Una enfermedad que lleva a muchos padres a cruzar la tristeza, a compartir el sueño y la vigilia, las risas y los llantos de sus hijos con devoción y ternura. A perseguir el sueño de alargarles la vida. Y aunque es cierto que unos consiguen arrinconar la enfermedad, otros se sumergen  en el recuerdo, en lo felices que fueron juntos.

Seguir leyendo »

¿Me conoces, mascarita?

Ha llegado el carnaval, los días equívocos y carnales en el que las noches se convierten en una explosión de luz, hierven los deseos, los maquillajes y las fantasías de oro y plata, de plumas y lentejuelas. La muchedumbre ríe y se balancea al ritmo de murgas que censuran o lanzan improperios a gobernantes y personajes conocidos de la sociedad. Bailan con las comparsas, dan rienda suelta a la ficción y el humor, y por encima de las cabezas enmascaradas agitan los brazos, tiran polvos talcos, gritan, escapan de la cotidianidad, escapan de sí mismos.

El carnaval juega un papel liberador. Un papel en la que los Drags Queen expresan provocación con sus ropajes, zapatos y actitudes. Así este año en el Parque Santa Catalina la parodia titulada: Mi cielo, yo no hago milagros; que sea lo que Dios quiera, ha formado un revuelo, ha creado algo más que malestar y opiniones para todos los gustos. Unos dicen que hay ataques homófobos, otros que se ha faltado al respeto y a la libertad de los demás, a la religión y a la historia. El director artístico del Carnaval de Las Palmas de Gran Canaria, Israel Reyes, dice que "es, artísticamente hablando, impecable y no tenía intención de ofender, que solo hay una utilización del lenguaje estético como lo hacen pintores, escultores, directores de teatro o de ópera, o como ocurre en la literatura”.

Seguir leyendo »

No estamos a salvo en la Tierra, terremotos

La primera vez que tomé conciencia de un terremoto fue el de Agadir, un pueblo costero a trescientos kilómetros de Marrakech. Ocurrió en el año 1960 del siglo pasado. Hubo más de diez mil muertos y desde lugares lejanos enviaron ayudas sanitarias, alimentos… Realizaron tareas de desescombro, enterraron muertos, buscaron partículas de vida.

Me impresionó aquel escenario de desolación, olor a muerte y destrucción. Millares de seres sepultados bajo piedras y piedras, tragados por las ruinas, entre el rumor infernal de buitres y operarios, que sorprendidos al encontrar a una niña después de ocho días, gritaban:  -¡Está viva, está viva! 

Seguir leyendo »

Violencia de género

Abríamos el Nuevo Año cuando nos llegó de nuevo la triste noticia, el canto de la guadaña: Una mujer había muerto en manos de su novio, amante, marido o conocido.

Y entonces me acordé de un periódico, se llamaba El Caso, un semanario de sucesos que marcó una época. Un periódico que repleto de fotografías mostraba pasiones ajenas, destrucción, violencia, crímenes. Un día el titular de una noticia me quitó el sueño. Estaba aterrorizada, la crónica hablaba de un padre de familia, un “dechado de virtudes” que sin saber el por qué había asesinado con un hacha a sus tres hijos y a su mujer que dormía plácidamente. Aquellos hachazos sonaron durante mi niñez y siguen sonando cada vez que nos dan empujones, nos tiran al suelo, nos dan patadas o nos llaman “putas”.

Seguir leyendo »

La carta de los Reyes Magos

Cuando yo era pequeña siempre pedía lo mismo a los Reyes Magos: Una muñeca con un sombrero y calderos, calderos, calderos.

Era el mundo en que se aprendía a escribir cartas, cartas comerciales, de amor, postales de Navidad, cartas a los Magos de Oriente. Ese precioso arte, esa magia epistolar, ese pensar y desear, ese aliento del lenguaje, comunicación secreta que cada día se practica menos. Y no es de sorprender porque casi el 30% de los niños españoles menores de once años tienen móviles por lo que en vez de escribir cartas en estas fechas usarán email a través de la web, otros afortunadamente sí lo harán y la depositarán en Correos o al lado del árbol navideño o junto a sus zapatitos.

Seguir leyendo »

¿Qué sé yo de la Navidad?

Es la pregunta que se hizo Paul Auster cuando el New York Times le encarga un cuento navideño que finalmente se lo inspiró su amigo Auggie Wren, un fotográfo que retrata, diariamente la misma esquina del barrio de Brooklyn. Una historia que fue la simiente de la película Smoke. Un relato que recorre la realidad sentimental del alma humana. 

Porque la literatura descubre mundos nuevos, materializa el sueño en un papel, decía Patrick Modiano. A veces es inspiración de películas, un regalo que nos recuerda el significado de La Navidad, desde los clásicos de los hermanos Grimm y Andersen al Cuento de Navidad de Charles Dickens, al maravilloso film ¡ Qué bello es vivir! de Frank Capra, retrato de la nostalgia navideña, una razón de ser y de estar en el mundo.

Seguir leyendo »

Nuestro mundo hambriento

En estos días prenavideños que celebramos alegres el Black Friday, que en los centros comerciales no cabe ni un alma y los supermercados están a rebosar, mi corazón ha desandado los pasos y me he acordado de mi madre, de la mesa de Navidad y los olores de mi niñez, de la carne de conejo en salsa, los turrones, el vino dulce. Las truchas que cocinaba con amor y sabiduría para regalar a los vecinos a pesar de que en aquellos tiempos tenía que vencer a un enemigo: al fantasma de la pobreza.

Un fantasma que persiste en este mundo injusto en el que viven hambrientos. Seres silenciosos, seres que buscan sobras de alimentos en cubos de basura para vencer el hambre. Porque, a pesar de que la FAO afirma que en los últimos veinticinco años el mundo en desarrollo casi ha reducido a la mitad su tasa de hambre, aún hoy mata alrededor de diez mil personas diarias en el mundo.

Seguir leyendo »