eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Sara Mateos

Politóloga. Diploma de Estudios Avanzados (DEA) en Ciencias Políticas (Universidad Complutense). Certificado Estudios Políticos Europeos (Instituto de Estudios Políticos de Estrasburgo). Máster Políticas Públicas de Igualdad (Universidad Rey Juan Carlos).

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 356

A la Gürtel voy, manzanas traigo

Una comparecencia extraordinaria ante el pleno es una forma de control al Gobierno que persigue la exigencia de responsabilidad política. La de esta semana supone la primera vez en democracia que un presidente de Gobierno en ejercicio la realiza. Hace falta la mayoría de la Cámara para ello, y lo normal es que quien gobierna la ostente y la utilice a su favor. Por eso no fue posible, por ejemplo, que se llevara a cabo con González en el 85 a tenor del GAL, o con Aznar en 2003 a propósito de la guerra de Irak.

También es la primera vez que un presidente de Gobierno en ejercicio comparece como testigo en la Audiencia Nacional, en un caso de financiación ilegal del partido que lidera y que es además, el partido del Gobierno. Uno de los argumentos estrella de Rajoy este miércoles ha sido el de que la rendición de cuentas de su responsabilidad política debía basarse en la gestión de su gobierno, y no de su partido, como si los cargos e innumerables casos de corrupción en los que está implicado el PP no tuvieran nada que ver con su posición de gobierno a nivel nacional, autonómico o local. Pero sin entrar en ello, tan cómodo se sintió el presidente, o tan normalizado tiene lo de la corrupción, que hasta se jactó de que "¡ya no puede ir uno ni de testigo a un juicio!", y le faltó añadir "recórcholis".

Seguir leyendo »

Políticos pirómanos

La vergüenza y la rabia de las declaraciones del Gobierno en el 11M todavía escuecen. Hay palabras —"Y quien diga lo contrario, es un miserable"— que seguirán resonando como muestra de la ignominia. Pero puede que algo se haya aprendido. Hemos visto a Rajoy y a Puigdemont ofreciendo una comparecencia conjunta, y en la foto del minuto de silencio del pasado viernes, a Colau, Zoido, Puidemont, el rey Felipe, Rajoy, Sáenz de Santamaría, Junqueras… La unidad frente al terrorismo, al margen de ideologías políticas. Esa es la exigencia. Apelar al sentimiento de las colas para donar sangre, de la disposición absoluta de cada persona que de una forma u otra se encontraba allí o estaba cerca. A ese sentimiento que movilizó a toda una sociedad, sin fisuras, en Madrid en el 11M y en Barcelona este 17J.

No lo dudó un instante Manuela Carmena. Y en el abrazo a Colau nos sentimos representados y representadas. Al margen de a quién se haya votado, al margen de la ciudad en las que se viva, en ese gesto nos encontramos muchos.

Seguir leyendo »

El ruido como estrategia

El apocalipsis va a llegar. Pero en esta ocasión y por desgracia, no lo dice Arrabal. Una horda de pederastas y traficantes de droga inmersos en partidos políticos que merecen la misma denominación, sin distinción, y que pretenden convertir España en una sucursal de la república bolivariana de Maduro, nos acecha.  

El Partido Popular, los únicos demócratas en este mundo apocalíptico, ya saben cómo enfrentarse a ellos. No son en vano un partido revolucionario. Llevan tiempo ensayando la estrategia de la respuesta omnívora ante cualquier pregunta: siempre Venezuela (como antaño otros mantras). Pero las salidas de tono, que ya existían antes de hacerlo Podemos o Maduro, se deslizan hacia la hipérbole excediendo ahora el ámbito político. El contubernio judeo-masónico-comunista-internacional parece resucitar.

Seguir leyendo »

La Canción del PPirata

El más insigne barco de la Armada Española, el buque escuela Juan Sebastián Elcano, que hace también la suerte "embajada flotante", es noticia por su tradicional travesía entre Marín y Cádiz con civiles a bordo, a cuenta de éstos últimos.

Finalizado el periodo de instrucción militar, y tras el desembarco en Pontevedra de parte de la tropa, el trayecto hasta Cádiz se plantea como una especie de "jornadas de puertas abiertas" (para las que hay que tener la llave, eso sí) pretendiendo con esta iniciativa dar a conocer el funcionamiento del buque escuela, y brindar la oportunidad a quienes estén vinculados profesional o emocionalmente a la navegación (fuera del cuerpo militar naval) de vivir la experiencia de viajar a bordo.

Seguir leyendo »

Algunas aclaraciones sobre el futuro Pacto de Estado contra la Violencia de Género

En noviembre de 2016 se aprobó en el Congreso de los Diputados la creación de la subcomisión del Pacto de Estado en materia de violencia de género, cuya finalidad ha sido elaborar un informe que vehicule dicho Pacto. Este informe ha sido ratificado por la Comisión de Igualdad el pasado 28 de julio, y será debatido y votado en Pleno a partir de septiembre.  Se ha escrito mucho sobre el contenido y el alcance de las más de doscientas medidas que componen el informe, pero, sin entrar a valorarlas, parece necesario hacer algunas aclaraciones:

Como acabamos de decir, este informe se votará en el Pleno del Congreso a partir de septiembre. Podrá ser modificado por los votos particulares de los grupos (que han debido registrarse antes del 31 de julio). Es sin duda el grueso del acuerdo y los cambios que puedan producirse serán puntuales, sin menoscabar que puedan tener más o menos alcance.

Seguir leyendo »

El invierno llega en plena ola de calor

Medio planeta en vilo con la mirada fija en los Siete Reinos. La madre de todas las series está de vuelta.

Tramas complejas en escenarios magníficos. Una puesta en escena impecable. Un mundo de siete mundos en guerra por un trono. Sólo puede quedar uno. O no. Quién sabe. También hay ojos heladamente azules acercándose en la oscuridad. Y hasta dragones.

Seguir leyendo »

¿Para qué sirve el pacto de estado contra la violencia de género?

No hay que hacer un Pacto de Estado para mejorar una ley. Ni para ampliarla. Ni para analizar en qué está fallando. Un Pacto de Estado lo define el carácter excepcional ante una circunstancia que supera los postulados partidistas o ideológicos, porque afecta a la sociedad en su conjunto de una forma trascendental.

No hay que confundirlo con la propia idiosincrasia de gobernar, del sistema parlamentario, en la que los partidos buscan el acuerdo de las Cámaras para sacar adelante una u otra propuesta. Ni con la propia exigencia de pedir ese acuerdo para el bien del país respecto de algunas cuestiones.

Seguir leyendo »

La banalización del fascismo

El fascista Frente Nacional de Le Pen es la segunda fuerza más votada en la primera vuelta de las presidenciales francesas, por muy poco margen respecto al "centrista" Macron. El conservador Fillon ha sido tercero. La izquierda insumisa de Mélenchon, cuarta. Estas últimas formaciones con un porcentaje muy similar. Así, el 7 de mayo, en segunda vuelta, habrá que votar entre el (neo)fascismo y … [¿de verdad importa cómo termina la frase?].

Mélenchon lo tenía claro en 2002, cuando Le Pen, esta vez padre, pasó a la segunda vuelta. El otro candidato era el derechista Chirac. Ni siquiera vale la pena comparar a Chirac con Macron, pero en todo caso da igual. En esos momentos en los que no había que hacer cuentas, la respuesta era firme y contundente. El enemigo es el fascismo.

Seguir leyendo »

Star Wars, el inesperado despertar de la igualdad

(Ojo: contiene spoilers)

En el tráiler con el que se presentó el ansiado episodio VII, una voz profunda decía: "Ha habido un despertar". De hecho, el título de esta entrega es El despertar de la fuerza. Y no puede ser más adecuado. No solo el personaje de Rey, la protagonista, que lo encarna en todos los sentidos. Ese despertar, trasciende la pantalla, a través de  la mirada de otros personajes, que es también la del público.

Seguir leyendo »

Lo personal es político

24 mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas. Ocho menores asesinados por su padre. Este es el macabro balance de lo que llevamos de 2015. Así actúa la violencia machista. Desayunamos muertas que solo aparecen en las páginas de sucesos. No hay portadas ni ruedas de prensa, ni presupuestos, ni política para combatirla.

No son casos aislados. Hay un patrón, una estructura. Una cultura que respalda y una sociedad que calla, cómplice de justificaciones absurdas.  ¡Pero si ni siquiera ellas mismas se consideran víctimas! Casi la mitad no lo hacen. ¿No es alarmante? Y no se trata sólo del proceso de alienación al que somete la propia violencia de género, donde la voluntad se anula progresivamente. Como en una bañera de agua tibia, cuya temperatura aumenta tan despacio que no la percibes, pero que hace que cuando sientes el calor, cuando el agua empieza  a hervir,  los músculos estén ya paralizados.  Se trata de que cuando están en la bañera no identifican (identificamos) cómo sube la temperatura.

Seguir leyendo »