eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Una cuestión de justicia

El proyecto de inserción laboral Re-INICIA ha conseguido una tasa de inserción del 80% de un total de 110 personas en situación de desempleo o exclusión social. AeA

El Día Mundial de la Justicia Social apoya la labor de la comunidad internacional para erradicar la pobreza y promover el empleo pleno y el trabajo decente, la igualdad entre los sexos y el acceso al bienestar social y la justicia social para todos. Este año la celebración de este día centra su atención en los trabajadores migrantes y en su búsqueda de la justicia social.

Ayuda en Acción contribuye desde sus proyectos a alcanzar esta justicia social. En el caso de España, por ejemplo, lo hacemos desde nuestro programa Aquí también, mediante el trabajo en red con los centros educativos y entidades locales para mejorar las condiciones de vida de las familias que se encuentran en situación de vulnerabilidad, muchas de las cuales son migrantes.

La Organización Internacional del Trabajo calcula que unos 150 millones de trabajadores en el mundo son migrantes —es decir, un 4,4 por ciento de la mano de obra mundial—. El desempleo y la creciente pobreza han determinado que muchos trabajadores y sus familias de países en desarrollo se vean obligados a desplazarse a otros países, como España,  para encontrar trabajo.

Seguir leyendo »

Igualdad para vivir, diversidad para convivir

Danza y Convivencia se basa en la premisa de “Igualdad para vivir, diversidad para convivir”. Ayuda en Acción

Danza y Convivencia responde a la realidad sociodemográfica de las familias y alumnado del colegio Andrés Manjón de Zaragoza, condicionada por el lugar donde está ubicado el centro. El centro educativo está enclavado en el popular barrio Delicias; un barrio que en los últimos años ha sufrido grandes transformaciones debido al alto porcentaje de población migrante que acoge. Así, de la totalidad de niños y niñas del cole, aproximadamente el 98%, proviene de otros países, especialmente de Gambia, Argelia, Ghana, Rumanía y Marruecos, conviviendo en sus aulas cerca de 25 nacionalidades distintas. Esta riqueza cultural lleva aparejada dificultades idiomáticas.

Además, debido a las adversidades del contexto en que vive esta infancia, la atención plena se ve desdibujada por problemas de concentración y rendimiento escolar debido a estados anímicos poco deseables y preocupantes a edades tan tempranas. 

De ahí que entre los objetivos del proyecto estén los de favorecer la regulación de las emociones, pensamientos y reacciones, descendiendo los niveles de impulsividad, y potenciar actitudes de trabajo en equipo, cooperación y comunicación no verbal a través de la música y la danza, entendiéndose esta como vehículo para la expresión y la reflexión. En él se aúna la educación física y artística con el objetivo de potenciar la expresión creativa, corporal y artística del alumnado, fomentando valores como la autoestima, la aceptación, la comunicación, la autonomía y la colaboración. Estamos convencidos de que el fomento de la educación vivencial y de valores a través de la expresión creativa y artística es un puente de acercamiento a todas las culturas.

Seguir leyendo »

Fátima sólo le pide una cosa a la Navidad

Fátima tuvo que dejar sus estudios para ayudar a su madre en las tareas del hogar y el cuidado de sus hermanos. Foto: María Ceniga_Ayuda en Acción

Fátima vive en una pequeña aldea de Mozambique, localidad de Hucula, y recorre cada día más de cinco kilómetros; la distancia que la separa de la fuente de agua más cercana: una charca de río en la que llena el bidón de 25 litros que supone el abastecimiento de agua diario para su familia. Sobre Fátima cae la responsabilidad de que su familia no muera de sed, pueda cocinar o vestir ropa limpia. Sobre su cabeza, jornada tras jornada, más de 20 kilos de agua que no reúne las condiciones necesarias de salubridad. En el camino, el riesgo de ser atacada por cocodrilos o cobras.

Actualmente, sólo existen tres países en el mundo donde más de la mitad de la población sufre la falta de agua potable. Mozambique es uno de ellos, con un porcentaje del 60% de la población sin acceso a agua potable o a saneamiento básico. La escasez de agua potable perpetúa la pobreza y la desigualdad; en zonas rurales como en las que trabaja Ayuda en Acción,  8 de cada 10 personas no tienen acceso al recurso hídrico. Esta carencia genera muertes y enfermedades por causas evitables, esclaviza y pone en peligro a las personas en las que recae su búsqueda –niños, niñas y mujeres–, y provoca absentismo escolar o abandono de los estudios cuando conseguirla requiere cubrir largos recorridos. En el África negra, casi ¾ partes de los hogares buscan agua de una fuente lejos de su hogar. Desde Ayuda en Acción queremos aportar a la consecución del Objetivo de Desarrollo Sostenible 6 –garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todo s– y evitar más muertes por causas evitables, principalmente en la infancia. El pasado año, conseguimos que  14.082 familias (unas 70.000 personas) accediesen a algún tipo de abastecimiento de agua segura

Hace tres años que  Fátima se vio obligada a dejar la escuela para ayudar a su madre con las tareas del hogar y el cuidado de sus hermanos. Ir diariamente a por agua consume buena parte de su día, pero las necesidades más básicas apremian y ha tenido que sacrificar su educación por el bien de todos. Como ella, muchos niños y niñas de Hucula no sólo se exponen a enfermedades como la diarrea –principal causa de muerte en menores de 5 años–, sino al absentismo y abandono escolar, lo que les impide acceder a una educación y por tanto salir del círculo de pobreza. 

Seguir leyendo »

La infancia como activista de los Derechos Humanos

Es urgente situar a la infancia en el centro de las políticas públicas. Autor: Salva Campillo / AeA

El Estado español, en virtud del artículo 44 de la Convención de los Derechos del Niño de Naciones Unidas, de la cual forma parte, está inmerso en pleno proceso del examen periódico sobre su aplicación y el cumplimiento y realización de los derechos de la infancia y la adolescencia ante el Comité de los Derechos del Niño. De manera complementaria, y durante los trabajos preparatorios, previos a la comparecencia del Estado, la Plataforma de Organizaciones de Infancia, que aglutina a 59 organizaciones de infancia españolas, ha presentado  su informe ante el mismo Comité. Este ejercicio supone un análisis de mayor profundidad sobre las distintas situaciones de vulneración de derechos de la infancia y adolescencia en nuestro país y ofrece un amplio marco de medidas de todo tipo para avanzar hacia un mayor reconocimiento y garantía de los derechos humanos de los niños, niñas y adolescentes en nuestro país.

Por ello, estos informes complementarios son de gran valor, y permiten al Comité tener una visión más amplia y crítica de los avances y retrocesos en materia de derechos de infancia en España. En esta misma línea y de conformidad con el espíritu de la Convención, el Comité también tiene reglamentado un procedimiento para que los propios niños, niñas y adolescentes puedan participar y hacer valer en primera persona y con voz propia –como titulares de pleno derecho– su análisis crítico y sus demandas. Es en este proceso donde se enmarca el Informe Poniendo Nota a Nuestros Derechos, elaborado de manera participativa por 3.151 niños, niñas y adolescentes de entre 3 y 17 años, vehiculado a través de las organizaciones que conforman la Plataforma de Organizaciones de Infancia, y que fue presentado por primera vez ante los miembros del Comité, en Ginebra, por tres adolescentes: Nerea, Mohamed Yaser y Nneka.

Dicho informe, además de ser un hito en materia de defensa de Derechos Humanos en nuestro país, es todo un ejercicio de activismo y ciudadanía plena por parte de los niños, niñas y adolescentes y pone claramente de manifiesto su madurez democrática, su responsabilidad crítica y su conciencia de lo colectivo. Por ello, tenemos el deber de escucharles, huyendo del paternalismo, y atendiendo sus demandas como auténticas exigencias de Derechos Humanos.

Seguir leyendo »

El suelo como garante de presente y futuro

La red campesina emplea menos del 25% de las tierras agrícolas para cultivar alimentos que nutren a más del 70% de la población. José Manuel Román / AeA.

Desde nuestra infancia relacionamos como algo agradable el olor a tierra mojada, hundir las manos en el suelo para jugar o buscar tesoros enterrados. Qué potente es nuestro arraigo a la tierra y qué poco conocemos de la importancia de nuestro suelo.

El suelo es un sistema complejo lleno de vida y además, es sustento para la misma. Sin embargo, no le hemos dado la importancia que merece: los riesgos inmediatos y futuros en los que influye la degradación de los suelos abarca la calidad del agua, el cambio climático, la biodiversidad vegetal y edáfica, la salud y la seguridad alimentaria. Los suelos intervienen en el medio natural como reguladores de temperatura, trasmisores de enfermedades, medio de tránsito o depósito para el agua, pero también como generador de vida. La producción de alimentos, el acceso y disponibilidad del agua o el uso fuera de la actividad agraria, la minería, etc. lo hacen ser un recurso valioso e imprescindible para la Humanidad.

Por ello, el uso del suelo se ha convertido en objeto de conflicto y desigualdad por su tenencia. La red campesina emplea menos del 25% de las tierras agrícolas para cultivar alimentos que nutren a más del 70% de la población (proveyendo además apoyo primario para los 2000 millones de personas que están en mayor riesgo). Por el contrario, los emporios industriales utilizan más del 75% de la tierra agrícola mundial, proceso en el que destruyen anualmente 75.000 millones de toneladas de capa arable, talando además 7,5 millones de hectáreas de bosque.

Seguir leyendo »

Educación con base tecnológica para luchar contra la desigualdad y la desafección educativa

La programación es un lenguaje universal que diluye las diferencias idiomáticas y las barreras comunicativas

Los beneficios educativos de la programación a nivel escolar, comentaba Remedios Rodríguez, profesora del CEIP R. Soláns de Zaragoza, son muchos; fundamentalmente, decía, «[…] porque les enseña a sistematizar, a ser más precisos y más analíticos y eso ayuda a mejorar en el resto de las áreas». Áreas entre las que se encuentran la lingüística, el pensamiento lógico-matemático, y competencias tan en boga como aprender a aprender. Y es que, como expresaba Samuel Pérez, maestro del CEIP José Antonio Labordeta de Zaragoza, «[…] Scratch les exige planificarse, organizarse,  estructurarse y esto lo están transfiriendo a las tareas que mandamos desde las distintas áreas y como consecuencia de llevar a cabo estos procesos vemos que sus resultados académicos son mejores».

También Asunción Gil, profesora del CEIP Juan XXIII, afirmaba en esta línea que «[…] lo que se consigue con la programación, en concreto con Scratch, es desarrollar la capacidad de aprender a pensar de manera ordenada y esto, evidentemente, va a servir para sus inteligencias múltiples, competencias básicas y demás. ¿Por qué? —se preguntaba de manera retórica—, pues porque les ayuda a conseguir una aproximación, sobre todo en niños/as de 7 u 8 años, a lo que es el pensamiento abstracto, el razonamiento lógico-matemático y las habilidades lingüísticas porque, al fin y al cabo, si quieres exponer una idea, ya sea oral o escrita, has de tener una secuencia, qué es lo que quieres decir, un orden y evidentemente esto es básico para el refuerzo de otras disciplinas».

Pero es que, aun siendo de utilidad para la adquisición de habilidades lingüísticas, la programación es, además, un lenguaje universal que diluye las diferencias idiomáticas y las barreras comunicativas. Asunción tenía muy claro este valor en centros escolares y entornos educativos como en el que desarrolla su labor docente y que son apoyados por Ayuda en Acción, multiculturales e integradores de la diferencia. Asemejaba el lenguaje de la programación al lenguaje musical advirtiendo los beneficios para su alumnado expresando que «[…] como otros lenguajes universales, por ejemplo la música, sí que puede servir porque, de hecho, en nuestro centro tenemos una variedad de orígenes, de países, de nacionalidades, de lenguas que, sin embargo, a la hora de programar no ha habido problemas porque, al fin y al cabo, al ser visual y tener unas órdenes sencillas les ha resultado fácil de comprender, eliminando otro tipo de hándicap que se pueden encontrar con el lenguaje o el dominio de nuestra lengua».

Seguir leyendo »

Si no lo hago yo, quién

Kailash Satyarthi en el reciente Foro España-Américas. Foto: KLM Producciones

Kailash Satyarthi, Premio Nobel de la Paz 2014 por su activismo en la erradicación del trabajo infantil, nos contaba la semana pasada en Sevilla una de sus muchas experiencias. Comentaba que, en una visita en Costa de Marfil, tuvo la ocasión de hablar con unos niños y niñas que trabajaban recolectando cacao. Un trabajo penoso en el que permanecían en los campos más de 10 horas al día y que les imposibilitaba acudir a la escuela y tener un espacio para el juego y el esparcimiento. Intentando ganar cierta confianza, les preguntó a algunos de ellos si les gustaba el chocolate. Ninguno de ellos sabía lo que era el chocolate. Ninguno lo había probado nunca.

La realidad del trabajo infantil es esta, niños que fabrican juguetes para nuestros hijos e hijas, que confeccionan la ropa que puede que llevemos puesta en estos momentos, que fabrican ladrillos en condiciones insalubres, niñas que son explotadas en burdeles por cantidades que van desde los 7€ “el servicio” a los 50€, niñas esclavizadas en el trabajo doméstico o aquellos que, como los niños y niñas de Costa de Marfil, trabajan en la agricultura sin tener la oportunidad de ir a la escuela y de disfrutar de una infancia segura y plena. Son 152 millones de niños y niñas. 152 millones de razones, como señalaba Satyarthi, para seguir trabajando y  acabar, de una vez, con el trabajo infantil en 2025. Nos conminaba a los que estábamos presentes en la conferencia a que lo tomásemos como algo personal, a considerar a estos niños y niñas como “nuestros niños”, a tomarlo como una exigencia ética que debíamos hacernos si queríamos considerarnos personas… nos decía, "si no lo hacemos nosotros, quién. Si no lo hago yo, quién". Uno no suele tener la oportunidad de que todo un premio Nobel se dirija a ti con tanta determinación y fuerza.

Satyarthi vino invitado la semana pasada al Foro España – Américas; El rol de la sociedad civil en la erradicación sostenida del trabajo infantil y la protección del adolescente trabajador , que se celebró los días 8 y 9 de noviembre en Sevilla, bajo el auspicio de la Junta de Andalucía y la  OIT y que Ayuda en Acción tuvo el privilegio de dinamizar y coorganizar. En estas jornadas, ONG de América Latina y de España que trabajamos en la erradicación del trabajo infantil nos reunimos para consensuar posturas de cara a la IV Conferencia Mundial sobre la Erradicación Sostenida del Trabajo Infantil –IVCMTI , que comienza hoy (14 noviembre) y se prolonga hasta el jueves 16 en Buenos Aires, Argentina.  

Seguir leyendo »

La sombra de la inversión educativa en España

© Ayuda en Acción

Lo triste de la beca es que para obtenerla tienes que comprometerte a pagar tú hasta que te llega la beca y eso es imposible, si pides una beca es porque no puedes pagarla y eso es algo que nunca he entendido. Uno de los requisitos es que fueras asiduo al comedor, si eres asiduo es que lo pagas, si lo pagas es porque puedes, entonces, ¿por qué pides beca? Es incoherente.

Yo creo que ese es un requisito importante, ¿cómo paga una persona un comedor si pide una beca porque no lo puede pagar?

 

Seguir leyendo »

17.337

"Detrás de estas cifras lo que hay son personas, niños y niñas, cuya única alternativa de futuro es la solución que pueda proporcionarles el país que quiera acogerlos"./ Action Aid

Como país, hoy se confirma que no hemos cumplido. Teníamos el compromiso de dar refugio a 17.337 personas antes del 26 de septiembre y no lo hemos hecho. Hace ahora dos años, España acordó acoger a estas personas en el marco de la postura de la Unión Europea frente al flujo migratorio de países en conflicto. La UE fijó en 180.000 las personas refugiadas que serían acogidas por los diferentes países miembros. El escaso esfuerzo asignado a España no ha servido para cumplir la meta, y hasta el momento solo se reportan 1.983 refugiados reubicados y reasentados, es decir, un 11,43 % del total asignado.

Es difícil llevar a cabo un análisis frío de estas cifras pero ni siquiera quedándonos solo con los números y estableciendo porcentajes, sumas y restas, conseguimos justificar nuestro nulo grado de reacción ante una situación que afecta ya a 21 millones de personas en todo el mundo. Hay pocos argumentos que puedan defender que, un país como el nuestro y una región del mundo como Europa, incumplan tan flagrantemente un acuerdo con el que se pretendía paliar, aunque fuese en una pequeña proporción, el sufrimiento en el que están atrapados millones de seres humanos. No debemos olvidar que detrás de estas cifras lo que hay son personas, niños y niñas, cuya única alternativa de futuro es la solución que pueda proporcionarles el país que quiera acogerlos. Lo que sí nos dan las cifras, sin duda, es una muestra más de la insensibilidad que marca la toma de decisiones desde que comenzó la masiva llegada a Europa de personas huyendo de la guerra, del hambre y de la falta de esperanza.

Como ciudadano, una situación como esta me resulta absolutamente intolerable. En primer lugar, porque en el marco de la Unión Europea se pueden suscribir acuerdos para luego saltárselos alegremente. Es incompresible que se firme algo que se sabe de antemano que no se va a cumplir, que no se pongan los medios necesarios para ello y que no existan sanciones para los que incumplen. Por el contrario, no nos tiembla el pulso para seguir reforzando las medidas disuasorias en fronteras para evitar que ni siquiera se acerquen.

Seguir leyendo »

La Muskitia, el corazón indígena de Honduras

Ayuda en Acción comenzó a trabajar en la Muskitia (Honduras) en 2012 para combatir la pobreza extrema

Cada año, desde hace una década, el 9 de agosto se celebra el Día Internacional de los Pueblos Indígenas. Más de 5.000 grupos distintos en 90 países que representan el 5% de la población mundial y que hablan la mayor parte de las 7.000 lenguas del mundo.

De esta riqueza poblacional, en América Central y más específicamente en Honduras, existen nueve pueblos indígenas y afrohondureños que, según cifras oficiales, suponen aproximadamente el 10% del total de la población del país, un poco más de 850.000 personas.

En la región de la Muskitia de Honduras -la segunda zona más rica del mundo en biodiversidad después de la Amazonia- habitan cuatro de estos pueblos originarios: Pech, Tawahkas, Garífunas y Misquitos. Cada uno de ellos conserva una cosmovisión indígena en armonía con la madre naturaleza y una lengua, cultura y patrimonio ancestral que aún persisten.

Seguir leyendo »