Opinión y blogs

eldiario.es

Más de 65 millones de razones por las que debemos actuar

El 59% de los desplazados son menores, de ellos, 9 de cada 10 viajan solos. En la imagen, niños en el campo de refugiados de Moria (Grecia). / Action Aid

Todos los días las imágenes de miles de personas intentando llegar a las costas europeas golpean nuestras retinas y nuestras conciencias. Personas que huyen de sus hogares porque temen por su vida y la de los suyos en sus regiones de origen y que por ponerse a salvo y tener esperanzas de una vida mejor acaban cruzando un mar en una embarcación en la que nosotros no nos aventuraríamos ni para llevar a cabo una excursión costera. Muchos de ellos no logran alcanzar ninguna costa, ni ninguna frontera, mueren en el camino, perdidos en el desierto o ahogados en el mar; solo en 2015 y según los datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), 5.000 personas murieron ahogadas en todo el mundo tratando de alcanzar una costa segura. 

Los tiempos que vivimos igualan los desplazamientos masivos que se produjeron durante la Segunda Guerra Mundial, las cifras del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), hablan de más de 65 millones de personas que han tenido que huir de sus lugares de origen por la guerra y los conflictos, las violaciones de derechos humanos o la extrema pobreza. El dato se puede desagregar más para descubrir también otra realidad muchas veces invisible, el 59% son menores de edad y 9 de cada 10 viajan solos, una facilidad más para las redes de trata infantil.  

La respuesta a la hora de compartir esta responsabilidad de acogida no está siendo equitativa entre los países de la comunidad internacional y no todos los países con mayores recursos están dando ejemplo, o si lo están dando, no es un buen ejemplo. En contra de lo pudiera parecer, la mayoría de estas personas que huyen de los distintos tipos de violencia acaban siendo albergados en países en desarrollo o con escasos recursos económicos; Turquía, Pakistán, Líbano, Irán, Etiopía o República Democrática del Congo son algunos de ellos. 

Seguir leyendo »

Por fin la vuelta al cole

En el mundo hay 124 millones de niños, niñas y jóvenes que no empezarán el colegio este curso.

Hoy millones de padres y madres de niños en edad escolar seguramente respiran un poco más aliviados porque tendrán que hacer un poco menos de equilibrios para conciliar su vida familiar y laboral. Hoy, alrededor 8 millones de niños y niñas vuelven al cole en España. Aunque siga haciendo calor podemos decir que, oficiosamente, se acabó el verano.

Por este motivo, hoy es un buen día para hablar sobre educación, pero también lo es porque es 8 de septiembre, fecha en la que se celebra el Día Internacional de la Alfabetización, un buen momento para recordar que todavía muchos millones de niños y niñas no irán al cole o irán a un centro donde la enseñanza que reciban esté lejos de ofrecerles unos rudimentos para desenvolverse a lo largo de su vida.  

Siempre da cierto temor reconocer que algunos datos globales han mejorado, como es el caso de las cifras sobre educación. En efecto, son mejores que años atrás y se han logrado importantes avances en los último años. Y me explico: da cierto temor por la tentación que podemos tener de relajarnos y olvidar apretar el paso, pero aun con avances seguimos estando demasiado lejos de lo que como sociedad deberíamos permitirnos.   

Seguir leyendo »

Una Humanidad en busca de ayuda

En Janamora (Etiopía) la falta de lluvias desde hace un año y medio pone en peligro la supervivencia de personas, ganado y cosechas.

¿Imaginas cómo sería tu vida si un terremoto destruyera tu casa o hiriera a tus seres queridos? ¿O si vivieras del campo y no tuvieras semillas para sembrar o agua para dar de beber a tu familia? ¿O si un conflicto armado te obligara a abandonar tu país? ¿Y si no fueras víctima de esas situaciones pero llegaras a un país que sí las sufre para ayudar? No hace falta imaginar demasiado porque todos esos supuestos son el día a día de 130 millones de personas en todo el mundo que necesitan en estos momentos asistencia humanitaria urgente, la cifra más alta desde la II Guerra Mundial.

Cada 19 de agosto se celebra el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria para recordar nuestro compromiso compartido con la Humanidad que sufre y la necesidad de actuar para no dejar caer a los más vulnerables. En palabras del Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, “ es un recordatorio anual de la necesidad de actuar para aliviar el sufrimiento. Es también una ocasión para honrar a los trabajadores humanitarios y los voluntarios que se afanan en la primera línea de las crisis. Quiero rendir homenaje a los entregados hombres y mujeres que afrontan peligros para ayudar a otros que afrontan riesgos aún mayores.”

En Ayuda en Acción más de 200 personas trabajan en el terreno -en países como Bolivia, Perú o Nicaragua- a los que se suman las más de 460 que proceden de las organizaciones con las que colaboramos como socios locales. Se trata de algunas de las zonas más vulnerables del planeta, donde la propensión a los desastres naturales incrementada por los efectos del cambio climático se traduce en continuas pérdidas de cultivos, ganado, infraestructuras y vidas humanas. En nuestro ADN como organización está el trabajo continuado con las personas para garantizar la resiliencia de las personas y de las comunidades, su capacidad para sobreponerse a factores de índole económica, social o medioambiental que les son desfavorables.

Seguir leyendo »

El “buen vivir”, clave para la convivencia en un mundo plural y diverso

Niñas indígenas en la escuela de Jahuacaya, en el altiplano boliviano.

Los pueblos indígenas han conseguido resistir a la “colonización” y la homogenización de sus culturas y lo han hecho a través de diferentes estrategias, una de ellas, la lucha por la dignidad y el reconocimiento de la diversidad de cosmovisiones en un mundo plural. Justamente esa diversidad cultural es la mayor fuente de creatividad y riqueza de la humanidad.

En América Latina y el Caribe los poderes legislativos cuentan con una participación de 30-60% de representantes de los pueblos indígenas, así como de líderes de gobiernos democráticamente elegidos (Bolivia) y hay más de 600 lenguas incluidas el castellano y el portugués que aún son transmitidas de generación en generación, dando paso a la revitalización de las lenguas.

Estos datos ponen de manifiesto avances importantes en el reconocimiento de la plurinacionalidad, el ascenso de líderes y lideresas indígenas al poder político o la vigencia de las lenguas indígenas; pero junto a estos logros también persisten grandes desigualdades que viven los niños, niñas, jóvenes, mujeres y adultos mayores de pueblos indígenas en situaciones de pobreza y migración en las grandes ciudades en relación al ejercicio de sus derechos económicos, sociales y culturales.

Seguir leyendo »

Vidas vendidas al mejor postor

Phulsani Tamang fue vendida con 11 años. Un hombre llegó a su aldea prometiéndole trabajo y la vendió a un burdel en la India, donde la obligaban a acostarse con tres hombres al día. Si se negaba, la maltrataban. Tras 6 meses en el prostíbulo, fue rescatada por la policía y llevada a una de las casas de acogida de Maiti Nepal y Ayuda en Acción, donde se inició su proceso de rehabilitación y reinserción. Ahora tiene 18 años, ha recuperado su vida y trabaja en uno de los salones de belleza más prestigiosos de Katmandú. A pesar de ello, vivirá con unas secuelas que jamás conseguirá borrar. Foto: Ayuda en Acción / Ofelia de Pablo y Javier Zurita

Purnima tiene 27 años y acaba de ser interceptada en la frontera de Lumbini con India. Ser viuda o madre soltera en Nepal está muy mal visto; las mujeres en esta situación son vulnerables, muchas veces agredidas y no las aceptan en su comunidad. Purnima es costurera, pero su negocio no iba bien y un hombre le ofreció ir a la India para ganar más dinero en la industria textial. Su intermediario pasó primero la frontera, luego ella, cuando fue interceptada por nosotros y llevada a una Transit Home –Casa de Tránsito– hasta que pudiera volver a casa. Foto: Ayuda en Acción / Ofelia de Pablo y Javier Zurita

Purnima tiene 27 años y acaba de ser interceptada en la frontera de Lumbini con India. Ser viuda o madre soltera en Nepal está muy mal visto; las mujeres en esta situación son vulnerables, muchas veces agredidas y no las aceptan en su comunidad. Purnima es costurera, pero su negocio no iba bien y un hombre le ofreció ir a la India para ganar más dinero en la industria textial. Su intermediario pasó primero la frontera, luego ella, cuando fue interceptada por nosotros y llevada a una Transit Home –Casa de Tránsito– hasta que pudiera volver a casa. Foto: Ayuda en Acción / Ofelia de Pablo y Javier Zurita

Hay 26 fronteras oficiales en Nepal y nuestro socio local, Maiti Nepal, tiene puntos y equipo de vigilancia en 12 de ellas. Las mafias pasan estas fronteras con sus víctimas destino la India, Oriente Medio y algunos países asiáticos como Malasia o Sri Lanka. El trabajo de monitorización es fundamental para detectar casos de trata, antes de que las víctimas salgan del país. Foto: Ayuda en Acción / Ofelia de Pablo y Javier Zurita

Hay 26 fronteras oficiales en Nepal y nuestro socio local, Maiti Nepal, tiene puntos y equipo de vigilancia en 12 de ellas. Las mafias pasan estas fronteras con sus víctimas destino la India, Oriente Medio y algunos países asiáticos como Malasia o Sri Lanka. El trabajo de monitorización es fundamental para detectar casos de trata, antes de que las víctimas salgan del país. Foto: Ayuda en Acción / Ofelia de Pablo y Javier Zurita

Puspa Rana no sabe la edad que tiene ni de dónde proviene. Sólo recuerda que tenía 12 años y que fue al cine, donde le dieron una medicina para dejarla dormida. Acabó en Bombay. Allí, obligada a prostituirse, era golpeada por los regentes del burdel; la torturaban de tal forma que perdió la movilidad de su brazo derecho. Puspa contrajo el VIH y, cuando fue rescatada por Maiti Nepal y Ayuda en Acción, descubrieron que era seropositiva. Ahora vive en un hospicio junto a otras 30 mujeres que necesitan cuidados especiales por tener una salud delicada o porque han sido rechazadas por sus familias. Foto: Ayuda en Acción / Ofelia de Pablo y Javier Zurita

Puspa Rana no sabe la edad que tiene ni de dónde proviene. Sólo recuerda que tenía 12 años y que fue al cine, donde le dieron una medicina para dejarla dormida. Acabó en Bombay. Allí, obligada a prostituirse, era golpeada por los regentes del burdel; la torturaban de tal forma que perdió la movilidad de su brazo derecho. Puspa contrajo el VIH y, cuando fue rescatada por Maiti Nepal y Ayuda en Acción, descubrieron que era seropositiva. Ahora vive en un hospicio junto a otras 30 mujeres que necesitan cuidados especiales por tener una salud delicada o porque han sido rechazadas por sus familias. Foto: Ayuda en Acción / Ofelia de Pablo y Javier Zurita

Seguir leyendo »

Nuevas luces para África: conectarse es un derecho

Las TIC potencian estrategias de trabajo docente y enriquecen los aprendizajes de los alumnos. Foto: OEI

Las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC) forman parte de nuestra vida cotidiana; de hecho, resulta difícil imaginar nuestro día a día sin poder hacer una búsqueda en Google o consultar nuestra bandeja de emails.

En los últimos quince años, las TIC han experimentado un crecimiento sin precedentes. El mundo avanza a pasos agigantados y todo transcurre a una velocidad vertiginosa que a muchos asusta. El tiempo y el espacio no se perciben de la misma manera que hace unos años y es que, hoy en día, vivimos en el mundo de lo inmediato. Un mundo en el que gracias a las TICs muchos procesos se han visto facilitados. Sin embargo, no todo el mundo participa en esta revolución tecnológica por igual, son muchos los que viven desconectados.

En el ámbito educativo, cada vez con mayor fuerza se tiene en cuenta la necesidad de incluir las TIC, pues son una herramienta fundamental que permite que miles de niñas y niños, estudiantes y docentes puedan acceder a un sinfín de información y conocimientos en la red. Las TIC potencian las estrategias de trabajo docente y enriquecen los aprendizajes de los alumnos; mejorando de esta forma la calidad del sistema educativo. Es fundamental que estas nuevas tecnologías y las oportunidades que crean se utilicen para acortar la brecha digital, sobre todo, entre el campo y la ciudad, y luchen por democratizar la educación.

Seguir leyendo »

Por el derecho universal al salto en bomba: un verano de verdad también para la infancia en riesgo

Más de 360 menores se beneficiarán los campamentos urbanos de Ayuda en Acción.

Tarde calurosa de un miércoles de junio en el barrio de Tetuán de Madrid. Un grupo de madres y padres, reunidos en la sede de la Fundación Balia atienden en la presentación de las colonias urbanas de verano. Esteban, el coordinador, detalla a las asistentes el programa de actividades en las que sus hijos participarán durante el mes de julio: juegos didácticos, piscina tres veces a la semana, excursiones a la sierra... La jornada, que acaba a media tarde, incluye dos comidas principales.

¡Piscina! "Mi hija está feliz", comenta una de las madres, “la niña quiere ir a nadar”. La mayoría de las familias presentes están en situación de vulnerabilidad social: padres y madres desempleados, o con trabajos precarios de jornadas reducidas, economía sumergida, trabajo por horas. Es un difícil juego de equilibrios que no permite plantearse extras: se descartan las vacaciones en la playa o en la sierra, pero también las piscinas municipales. Si bien es cierto que existen becas públicas en campamentos urbanos, éstas ya han sido repartidas entre perfiles con ingresos aún inferiores o inexistentes. Sin embargo, con rentas per cápita de unos doscientos euros hay que priorizar la compra semanal o el abono de transportes antes que necesidades más “prescindibles”.

La infancia es, como siempre, la más perjudicada. Aquella que vive en entornos vulnerables ha de lidiar con carencias no sólo en lo material, sino también en lo relacional y lo educativo. Según datos de 2014 del INE, el 11,3% de la infancia no asiste a ninguna actividad extraescolar, y en el caso de la población con ingresos más bajos esta cifra llega al 20%. En el verano, con todo el día por llenar, esta diferencia agranda la brecha entre familias con recursos y familias pobres. Las esperadas vacaciones corren el riesgo de limitarse a horas interminables, sin nada que hacer en una ciudad medio vacía. Porque, la escuela, referente en la vida infantil, intenta durante el curso escolar ser un contexto equitativo, procurando evitar las diferencias en el alumnado. Pero al salir de ella cuando las desigualdades se acrecientan; las vacaciones son muy distintas para niños y niñas según su nivel de renta: unos viajan fuera, conocen el mar. Otros se van al parque.

Seguir leyendo »

Para 75 millones de niños y niñas en el mundo la educación no puede esperar

Niños y niñas estudian en la escuela de Santa Rosalía, en Bolivia. Salva Campillo / AeA

Cuando se produce una situación de emergencia, por un desastre natural, una pandemia o un conflicto armado, el foco se pone en las necesidades más inmediatas de la población: protección de la vida y la integridad física, refugio y cobijo, acceso al agua y saneamiento o la ayuda alimentaria. Pero además de estas necesidades, hay otras cuestiones que, aunque no son tan visibles y perentorias, afectan a la vida de las personas de manera decisiva, como el acceso a una educación de calidad. La educación es un derecho fundamental, pero también una herramienta imprescindible para el cumplimiento de otros derechos y la construcción de procesos de desarrollo humano sostenibles que puedan cambiar la vida de las comunidades más desfavorecidas.

Por eso cuando un conflicto se prolonga en el tiempo, como en el caso sirio, se corre el riesgo de crear una generación perdida que, teniendo el futuro hipotecado, arrastrará las consecuencias del conflicto durante toda su vida. Y es que, según datos de UNICEF, en estos cinco años de guerra, casi 3 millones de niños y niñas sirias han dejado de ir a la escuela.

Otro ejemplo. Ayuda en Acción está actualmente trabajando en la post-emergencia por el terremoto de Ecuador, donde seguimos especialmente preocupados por la situación de la infancia en las zonas afectadas, ya que más de 200.000 niños y niñas no pueden ir al colegio debido a la situación y las condiciones de salud e higiene en los albergues no son apropiadas para ellos.

Seguir leyendo »

Gobierne quien gobierne no queremos que nuestros candidatos salgan elegidos

1 de cada 3 niños y niñas en España son vulnerables a la pobreza (Abat Oliba/ Ayuda en Acción)

No nos gustan nuestros candidatos, desde Ayuda en Acción y, gobierne quien gobierne, lo que tenemos claro es que queremos que nuestros candidatos no salgan elegidos. Los candidatos de los que hablamos son los 2.7 millones de niños y niñas que viven en nuestro país en riesgo de exclusión y pobreza; son Candidatos a la pobreza y los protagonistas de la campaña del mismo nombre que lanzamos en octubre pasado de cara a las elecciones del 20 de diciembre. 

Visto el momento en el que nos encontramos, a las puertas de las elecciones del 26 de junio, la campaña y sus objetivos siguen vigentes.

Candidatos a la pobreza quiere recabar firmas y apoyos para mostrar al nuevo Parlamento y al nuevo Gobierno que se forme después de las elecciones del 26J, que hay miles de personas a los que les preocupa la pobreza infantil en España y que la infancia tiene que ser una de las prioridades de nuestros representantes políticos, actúen como Gobierno u oposición. Son nuestras instituciones las que deben de movilizar recursos para que ningún niño o niña sea candidato a la pobreza en nuestro país. Hasta el momento, más de 40.000 personas han apoyado y firmado nuestra campaña pero queremos que sean muchos más los que nos apoyen en nuestra petición.

Seguir leyendo »

Amasekenalo (gracias)

La familia de Lem-Lem cultiva teff en su media hectárea de tierra de Wukro. © Ángel López Soto_Ayuda en Acción

Lem-Lem apenas levanta un palmo del suelo pero desde muy pequeño ayuda a su familia a plantar teff. Este cereal autóctono de Etiopía sirve para elaborar la injera, un pan agrio -base de la alimentación nacional- considerado un súper-alimento, tan de moda hoy en Occidente. Sorprendentemente, la media hectárea de la familia de Lem-Lem es un vergel en mitad de  la carretera que une Wukro con la zona rural, en el norte de Etiopía: kilómetros y kilómetros de tierras pedregosas a ambos lados, en su mayor parte sin cultivar, y el río Gender con un caudal imperceptible. Solo los minifundios que se encuentran en los márgenes del río y pueden abastecerse de lo que queda de él han podido sacar adelante algún cultivo este año. Es el caso de la familia de Lem-Lem, cuyo nombre en tigriña (la lengua local) significa “campo verde”. 

La mayor parte de los agricultores y pastores en Etiopía no han corrido esa suerte. La grave sequía que arrastra el país desde hace un año ha supuesto la pérdida de hasta el 90% de las cosechas. Cientos de miles de cabezas de ganado han muerto y muchas otras se han malvendido en los mercados, descapitalizando a las familias y haciéndoles perder su principal medio de vida. Según la FAO, 7,5 millones necesitan con urgencia ayuda agrícola para producir cultivos básicos como maíz o trigo y también piensos para el ganado. “Gracias por ayudarme a alimentar a mis animales con estas cañas”, nos dice Tesfai mientras se lleva las manos al pecho en señal de agradecimiento por apoyarle a través de un proyecto de recuperación de la vegetación en los márgenes fluviales. Este campesino de Kittle Awaelo, que lleva por nombre “mi esperanza”, alza entonces sus brazos al cielo como en una plegaria en un país donde solo la lluvia parece fruto del azar.

De hecho, las erráticas lluvias de esta primavera que han caído en alguna zona del país lo han hecho de forma torrencial ocasionando inundaciones y deslizamientos de tierras, con el resultado de un centenar de muertos, casi medio millón de afectados y unos 120.000 desplazados. Todas ellas son consecuencias de El Niño, el peor de los últimos 35 años, que a nivel global ha afectado a 60 millones de personas en todo el mundo . Y a pesar de que muchas agencias internacionales como la Organización Meteorológica Mundial vienen anunciado el debilitamiento del fenómeno, sus consecuencias seguirán presentes en el medio plazo, lo que supone una amenaza a las vidas de millones de personas. Además, se han incrementado un 50% las probabilidades de llegada de La Niña, que consiste en una fase de enfriamiento de la temperatura de la superficie oceánica del Pacífico tropical. Se trata del fenómeno opuesto al Niño y se traduce en intensas lluvias que pueden desembocar en tormentas tropicales o incluso potentes huracanes.

Seguir leyendo »