eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La carrera de los valores

Weducole permite a los colegios participar en un proyecto solidario a través del apadrinamiento colectivo. Foto: Salva Campillo/AeA

Cuando María era una niña jugaba durante horas con una muñeca de madera que le hizo su padre. Era su único juguete. Eso y un poco de imaginación bastaban para garantizar la diversión. “Lo compartía todo con mis hermanos y con mi mejor amiga y nos entreteníamos con cualquier cosa”, explica. Hoy ella tiene 46 años y los tiempos han cambiado mucho, pero no se resigna a que sus hijos vean la realidad de forma distorsionada, en la que las relativas comodidades con las que viven apenas les dejan intuir un mundo desigual.

Educar a los hijos para que sean buenas personas es uno de los retos a los que se enfrentan los padres y madres en un contexto social y económico que favorece el individualismo. Para afrontarlo, Ayuda en Acción ha puesto en marcha un proyecto de apadrinamiento entre niños con el que los pequeños se involucran en la lucha contra la pobreza y la exclusión de millones de personas; con ello comprenden mejor cómo funciona el mundo y se educa en valores como la solidaridad, el respeto y el compromiso. El responsable de campañas de Ayuda en Acción, Alberto Casado, explica que el proyecto nace de la propia demanda de las familias: “Los socios nos contaban que con las cartas de los niños apadrinados explicaban a sus hijos y sobrinos cómo es la vida en otros países. Lo que hicimos fue poner en valor esa experiencia y desarrollamos un proyecto a través del juego y la diversión, que es lo que hace que los niños aprendan con más ganas”. El hilo conductor de esta experiencia es Wedu, “un personaje simpático que llega de otro planeta, que va explicando lo que pasa en los países donde nosotros trabajamos, qué cosas faltan y qué se puede hacer”, apunta Casado.

Gracias a este proyecto, los más pequeños pueden saber más y desarrollan su capacidad crítica sobre temas relacionados con la pobreza y exclusión, la globalización y los derechos humanos, entre otros. “A veces nos equivocamos al pensar que hay cosas que los niños no pueden entender, pero puesto en su lenguaje pueden entenderlo todo. Por ejemplo, no entienden las cifras de niños que pasan hambre, pero entienden perfectamente que en determinados sitios los niños en vez de comer tres veces al día comen una, o que en vez de la hamburguesa que comen aquí, allí tienen arroz todos los días de la semana. Utilizando conceptos simples les transmitimos la diferencia de vivir en un sitio y en otro”, detalla Patricia Moreira, directora general de Ayuda en Acción.

Seguir leyendo »

Kevin, pescador de conchas: "Trabajo desde los ocho años"

Kevin Rivera, recogiendo curiles en la localidad salvadoreña de Puerto El Triunfo. Foto: Josefina Ramírez

La pobreza es uno de los mayores obstáculos al que se enfrentan niñas y niños para su desarrollo. Según un estudio reciente de la CEPAL ( Comisión Económica para América Latina y el Caribe), publicado en diciembre de 2013, el 45,3% de la población salvadoreña vive en condición de pobreza, siendo una de las tasas más altas de toda América Latina. Este mismo estudio refleja que el 72% de la infancia de El Salvador vive en situación de pobreza, lo cual provoca que muchas familias desarrollen como estrategia de supervivencia la incorporación de niñas y niños en el trabajo infantil.

El seguimiento que se le da a algunos indicadores de trabajo infantil se debe a que El Salvador, es parte del convenio 182 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que expresamente establece que “deben tomarse medidas inmediatas y efectivas para asegurar la prohibición y eliminación de las perores formas de trabajo infantil”. Los resultados obtenidos en el año 2012, indican que existen 191.599 niños y adolescentes entre la edad de 5 a 17 años desarrollando alguna actividad para aportar ingresos en la economía de su hogar.

Kevin Rivera, de 10 años de edad, es uno de ellos. Vive precariamente junto a su abuela Paquita y su hermana Tania, de 13 años, y por eso dedica media jornada diaria a la extracción de curiles desde que tiene 8 años. La localidad de Puerto El Triunfo (Bahía de Jiquilisco, departamento de Usulután), está mayormente dedicada a las actividades portuarias y pesqueras gracias al comercio generado en el muelle. En una de las zonas aledañas se encuentra la comunidad El Progreso, donde reside Kevin y  familias humildes y de escasos recursos que para sobrevivir se dedican a la extracción del molusco llamado curil. 

Seguir leyendo »

Construir una nueva sociedad, responsabilidad de todos

Wedu es el personaje que acompaña a los niños en esta experiencia solidaria. (Salva Campillo/AeA)

La educación en valores no está de moda. Lo reconocen incluso los expertos. Sin embargo, probablemente en pocas ocasiones había sido tan necesaria como ahora. La globalización y la rapidez con la que se producen cambios en las estructuras sociales están poniendo a prueba nuestra capacidad para adaptarnos a este entorno inestable.

Así, en los últimos años han aparecido nuevos modelos familiares y nuevas formas de relacionarse a través de la red, la violencia de género ha comenzado a emerger en edades tempranas, la desigualdad ha dejado de estar localizada en los países del sur, siendo cada vez más un problema dentro de las fronteras de todos los países, y los procesos migratorios que vivimos actualmente con la diversidad cultural que ello conlleva requieren que la sociedad, tanto niños como adultos, estemos preparados para entendernos los unos a los otros y apoyarnos.

Entender las diferencias y atajarlas es clave en esta cuestión. La diferencia entre hombres y mujeres, la diferencia entre pobres y ricos, la diferencia entre quien está en posiciones de poder y quien está de alguna manera sometido, la diferencia entre los de aquí y los de allí. La diferencia de oportunidades. O lo que es lo mismo, conocernos, respetarnos y ayudarnos. 

Seguir leyendo »

Tenemos un mensaje para el hambre y para la pobreza: ¡Meteos con alguien de vuestro tamaño!

La cifra de menores de 15 años enfermos de SIDA suma unos 3.400.000 en el mundo. Foto: Srikanth Kolari / ActionAid

Este niño es huérfano y padece SIDA. Su nombre, edad y la mitad de su rostro se mantienen en el anonimato para proteger su identidad. Vive en la India, donde más de 200.000 niños son portadores del VIH y se calcula que cada año nacen unos 60.000 niños de madres seropositivas. El 30% de los niños que padecen el virus en el país asiático lo contraen ellos mismos. A nivel mundial, la cifra de menores de 15 años enfermos de SIDA suma unos 3.400.000. Casi 7 millones de niños menores de 5 años murieron en 2001 en el mundo, la mayoría de enfermedades prevenibles.  

Cada día, 400 millones se enfrentan cara a cara con la pobreza extrema, como hizo Lekelini. Foto: Cameron McNee / Mission Malawi / ActionAid

Cada día, 400 millones se enfrentan cara a cara con la pobreza extrema. Foto: Cameron McNee / Mission Malawi / ActionAid

Lekelini es de Malaui y tiene diez años. Tras la muerte de su madre, fue abandonado por su padre y acabó mendigando en la calle. Neria y Alinafe, ambas de 13 años, son compañeras de Lekelini. Neria fue encontrada en la calle debido a su situación de pobreza, que comparte con cinco hermanos y seis hermanas. La madre de Alinafe tiene una enfermedad mental y maltrató a la niña durante muchos años, obligándola a mendigar para conseguir algunos ingresos. Cada día, 400 millones de niños se enfrentan cara a cara con la pobreza extrema.

Seguir leyendo »

Derechos Humanos: secar el papel mojado

P. Chandrakala es de India y tiene 23 años. Ha sido víctima de violencia de género y es portadora del VIH. / Sanjit Das / ActionAid

La Declaración Universal de Derechos Humanos cumple 65 años. Su existencia no se entiende sin sus antecedentes, llámense la Bill of Rights, la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano o los Convenios de Ginebra. Tampoco sin los Pactos de Nueva York, que regulan su cumplimiento, o sin la Conferencia Mundial de Derechos Humanos de 1993, en la que se creó el Alto Comisionado para los DDHH y donde surgió la Declaración y el Programa de Acción de Viena.

Es un documento crucial que reforzó los derechos a la educación o a la información pública como fundamentales en el desarrollo de las comunidades, la tolerancia y la paz. Que hizo hincapié en la universalidad de los derechos humanos. Que reconoció como derechos humanos los derechos de la mujer, de la infancia, las personas con discapacidad o los pueblos indígenas. Adoptada por 171 Estados, hoy celebra su 20ª aniversario. A pesar de los esfuerzos, en muchas partes del mundo lo formulado en estos documentos sigue siendo una utopía, personificada en una constante violación de los derechos más básicos.

Los DDHH son derechos innatos, universales y comunes a todos los seres humanos, inalienables, intransferibles, supranacionales…, además de un largo etcétera de cualidades que, sin embargo, no consiguen evitar su quebrantamiento. Por eso, su defensa es fuente de inspiración para las organizaciones de cooperación al desarrollo. Porque no basta con ponerlos sobre papel y necesitan de un marco favorable para su disfrute. Porque se ha hecho mucho, pero aún queda mucho por hacer. Porque además de derechos son deberes. Porque es responsabilidad de los Estados, pero también vuestra. Nuestra.

Seguir leyendo »

Día Internacional del Voluntariado: los voluntarios y el valor

Alberto Casado.

«Yo hice la 'mili'… Uno tiene ya una cierta edad y, cuando la terminabas, te entregaban la tan ansiada cartilla militar –creo que se llamaba–, aunque todos la conocíamos por 'la blanca'… Sí, era de color blanco, no es original pero éramos muy jóvenes y de sexo masculino. En ella, en una de sus páginas, se detallaba tu grado, el cuerpo donde habías servido y alguna cosa más, pero había una anotación sobre tu 'valor'…. Imagino que era la valoración que de ti se haría en tiempos de guerra; en todas las que yo pude leer de mis compañeros (y gracias a los tiempos, no acabamos en ninguna trinchera), estaba escrita por defecto la contestación a valor: “se le supone”».

Hoy es el Día internacional del Voluntariado y realmente a todas estas personas, millones de personas en todo el mundo que son voluntarias en favor de alguna de las muchas causas necesarias, el valor, en prácticamente todas las diferentes acepciones del diccionario, no sólo se les supone, sino que lo demuestran a diario.

Porque hay que tener valor para que en los tiempos actuales, en los que todos vamos a mil quinientos por hora y pensando las más de las veces en nuestro entorno más cercano y familiar para resolver los millones de problemas cotidianos que nos asaltan, este grupo de personas sea capaz de reservar y preservar, no sólo una parte de su tiempo para dedicarla a diferentes y nobles causas, sino en algunos casos, a destinar una parte importante de sus vidas a ayudar, a colaborar, a pelear junto a otras personas para que el mundo pueda ser cada día un poco mejor.

Seguir leyendo »

Bangladesh: sueños quemados

Khodaja Khatun. Foto: Luigi Baldelli / ActionAid

“Tenía miedo. No sabía si iban a sobrevivir. Inicialmente no sentí enfado o ira, sólo preocupación y miedo”. Estas palabras son de Nurul Islam, padre de Sonali y marido de Khodaja Khatun. Hace diez años que fueron atacados por un miembro de su propia familia. Les roció de ácido mientras dormían con la única intención de culpar a otra persona, un vecino con el tenían una disputa por la propiedad de unas tierras.

Nur sufrió heridas leves, pero los rostros de su hija y de su mujer reflejarán de por vida las terribles secuelas de esta forma de violencia que en el 80% de los casos es causada a mujeres y en el 90% perpetrada por hombres. Sonali apenas contaba 18 días, Khodaja tenía 15 años: “Tardé dos días en tomar conciencia de mi alrededor tras el ataque. Luego me invadió la preocupación por el futuro y los retos que surgirían, mi bebé y yo teníamos la cara desfigurada. Supe que nada sería lo mismo".

Khodaja perdió un ojo y la forma de su cráneo se alteró por los efectos del ácido. Necesitó diez meses de tratamiento para recuperarse, luego tuvo que acostumbrarse a las miradas, a sentirse observada. Vivir con la idea de que quizá su hija Sonali no se casaría nunca, en un país que entiende que el mejor futuro para una niña es el matrimonio. Pasados diez años, Khodaja y Nur siguen lidiando con el sentimiento de culpabilidad, “es a causa de nosotros que haya tenido que superar el trauma de este ataque”.

Seguir leyendo »

Día de la Infancia: mucho por hacer

Rabia y su hermano Sidra son pakistaníes. Tienen 8 y 10 años. A pesar de que ambos estudian, deben ayudar en la economía familiar y por eso trabajan en la fabricación de materiales de construcción. Sin zapatos, sin acceso a un baño, sin agua potable y sin tener un descanso. Sólo comen una vez al día. (Umar Farooq/ActionAid)

La desigualdad, la pobreza, la falta de acceso a la educación, los conflictos o desastres naturales forman parte de la realidad a la que nos enfrentamos diariamente y afectan especial e injustamente a las personas más vulnerables: los niños y las niñas. Este 20 de noviembre celebramos, un año más, el Día Universal de la Infancia, recordando que aún queda mucho por hacer y que la protección de sus derechos no es sólo cosa de un día.

Esta fotogalería en eldiario.es es un repaso a las desigualdades y situaciones que amenazan su bienestar, salud, educación... incluso su vida. Y lo más importante: que son evitables.

Puedes verla aquí.

Seguir leyendo »

¿Y si ganamos?

Blog de Ayuda en Acción en eldiario.es.

Esto es un blog, sí. Un blog de una ONG. Un blog colectivo hecho por trabajadores y colaboradores de una organización. Es un blog de una ONG cuya prioridad es la de poner a las personas en el centro y, para ello, qué mejor que hacerlo a través de un periodismo hecho con rigor, con calidad y teniendo acceso de primera mano a las historias, a los problemas y éxitos de las personas con las que trabajamos. 

Este espacio en eldiario.es es una apuesta más de Ayuda en Acción para mejorar la comunicación basada en contenidos con su comunidad, es una herramienta de rendición de cuentas. 

Nos planteamos, ¿y si ganamos un premio Bitácoras? Sabemos que será un chute de energía, de motivación para que todos los compañeros sigan escribiendo, para seguir trabajando desde nuestro laboratorio de comunicación, pero sobre todo servirá para dar difusión, presencia y voz a Rosa, Jorge, Damiana o Brayan, los auténticos merecedores del Bitácoras 2013.

Seguir leyendo »

Cinco niños demandan al Estado de Guatemala por no luchar contra el hambre

El maíz es el principal sustento de las comunidades pobres de Guatemala. Foto: Daniele Volpe / Action Aid

El municipio guatemalteco de Camotán pertenece al departamento de Chiquimula y cuenta con la cabecera municipal, 29 aldeas y 78 caseríos. Allí viven Brayan, Mayrita, Leonel y las hermanas Dina Marilú y Mavelita Lucila, a cuyas familias se ha responsabilizado por negligencia y falta de precaución por su enfermedad y desnutrición crónica. Esta es la historia de cuatro familias que han luchado contra el Estado para defender el derecho a la alimentación de sus hijos. La pequeña crónica de una demanda inédita, de una sentencia histórica.

En Camotán, algunas comunidades están inmersas en la necesidad y en la impotencia. Allí, los ingresos económicos se limitan a conseguir empleo precario en la plantaciones de café de la frontera con Honduras (y aún así, el salario no les permite cubrir necesidades básicas) o depender de la agricultura en caso de tener tierras propias. La alimentación, se reduce al maíz, frijol o milpa que puedan cultivar, comprar o mendigar. A los nances que puedan recolectar de los árboles cercanos a sus casas. Hay días que sus dos comidas diarias se limitan a varias tortillas de maíz. Así, es imposible superar el ciclo de desnutrición que afecta no sólo a los más pequeños, sino a las familias al completo. Muchas no cuentan con ningún tipo de saneamiento y sus comunidades son caldo de cultivo de parásitos y enfermedades digestivas. El acceso al agua potable requiere muchas veces de un largo recorrido a pie, pues utilizar otro tipo de transporte se llevaría buena parte de los ingresos de los que disponen para… malvivir. Muchos niños se ven obligados a trabajar con apenas diez años y dejan la escuela; las niñas se emparejan, casan y quedan embarazadas a los 13 o 14 años.

Y surgen las preguntas. ¿Cómo salir del círculo de pobreza? ¿Está el estado guatemalteco libre de responsabilidad? ¿Hasta qué punto se puede responsabilizar a las familias cuando carecen de alimentos o de trabajo y no tienen acceso a la tierra o a servicios básicos como agua potable o vivienda? ¿Por qué no exigir que el estado repare el daño que la desnutrición y la pobreza extrema ha causado a las familias?

Seguir leyendo »