eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Vendidas por el terremoto: el problema de la trata en Nepal

Se ha cumplido un año de los terremotos de 2015 en Nepal, que afectaron a más de 8 millones de personas, de los cuales un 44% son menores de edad

Nepal, país de origen de trata debido a la falta de oportunidades, es uno de los más pobres de Asia. Un cuarto de su población vive por debajo del umbral de la pobreza

La pérdida de medios de vida o de hogares, la viudedad o la orfandad provocada por el seísmo ha aumentado el riesgo de caer en la trata de mujeres y niños en un 15% 

La campaña Sácalos del mercado pone rostro a este problema en Nepal a través de Kanchi, víctima de trata tras perder a su madre y su hogar en el desastre

- PUBLICIDAD -
Kanchi Tamang, víctima de trata después del terremoto de Nepal. Foto: Ofelia de Pablo y Javier Zurita_Ayuda en Acción

Kanchi Tamang, víctima de trata después del terremoto de Nepal. Foto: Ofelia de Pablo y Javier Zurita_Ayuda en Acción

La tierra tembló en Nepal el 25 de abril de 2015 con magnitud 7,8 en la escala Richter, provocando el caos en uno de los países más pobres de Asia y del mundo, según el Índice de Desarrollo Humano. A las miles de personas fallecidas y heridas, a los millones de afectados y desplazados, se unía también un daño en infraestructuras que colapsaba las comunicaciones, el transporte o el acceso a la educación en 31 de los 75 distritos que forman el país y, principalmente, en Katmandú y en distritos situados en las afueras de la capital como Lalitpur, Nuwakot, Rasuwa, Sindhupalchowk o Dolakha. La tierra volvió a temblar en Nepal el 12 de mayo de ese mismo año. Y el nuevo seísmo, de magnitud 7,3, se llevó por delante los pocos edificios que habían sobrevivido al primer temblor en las zonas más afectadas y la esperanza de recuperar sus medios de vida de millones de personas.

Kanchi Tamang, de 19 años, perdió su hogar y a su madre en el primer terremoto. Un hombre llegó a su aldea y le ofreció trabajo en Dubai junto a otras nueve amigas cuyas vidas también habían sido afectadas por el terremoto. Se hizo pasar por agente de trabajo en el extranjero y les dijo que era necesario hacer escala en la India, en Bangalore, para poder llegar a Oriente Medio. A la hora de viajar, les quitaron el pasaporte y las separaron a todas. Kanchi quiso saber dónde estaban las demás chicas y el hombre le dijo que no hiciera tantas preguntas. En la frontera con India, las chicas fueron interceptadas por Maiti Nepal –organización que lucha contra la trata y con la que trabajamos en Nepal– y fueron salvadas de ser traficadas y vendidas al mejor postor.

La falta de oportunidades y los contextos de pobreza y exclusión son el cultivo perfecto para las mafias de la trata, que aprovechan la vulnerabilidad de las personas y especialmente de mujeres e infancia. Esta vulnerabilidad aumenta en situaciones de conflicto y de emergencia. Lo hemos visto en los terremotos de Haití o Nepal y lo estamos viendo en el terremoto de Ecuador. También en el caso de  los refugiados que huyen de Siria... ¿dónde están los 10.000 menores refugiados y no acompañados cuya desaparición denuncia Europol? Lo vemos en el caso de Kanchi y sus nueve amigas. Un año después del terremoto de Nepal, país de origen de trata donde –según datos de diferentes organizaciones– entre 12.000 y 15.000 niñas y mujeres caen en sus redes cada año, las posibilidades de ser víctima de este crimen han aumentado en un 15%. La falta de recursos de este país, donde un 25% de la población vive bajo el umbral de la pobreza y más del 80% de la población procede de zonas rurales, agrava aún más este problema: el terremoto ha incrementado aún más la falta de oportunidades. En enero de 2016 se empezaron a poner en marcha los planes nacionales de reconstrucción, cuyo plan quinquenal ha hecho público el gobierno en el primer aniversario del terremoto (reconstrucción de casas a tres años y de edificios públicos a cinco), aunque la administración no está siendo ágil en el proceso de ejecución del plan ni a la hora de indemnizar a algunas familias. 

El riesgo de caer en la trata aumenta  un 15% en mujeres y niños

La Comisión Nacional de Derechos Humanos de Nepal ( NHRC) publicó en marzo un esperado informe que por fin vierte algo de luz sobre el aumento de los casos de trata tras el terremoto. Hasta la fecha no se contaba con datos oficiales, más que aquellos vertidos por las organizaciones en terreno, recolectados en el desempeño de su labor y no siempre una muestra fiable por ser demasiado selectiva. A través de conclusiones de la CEDAW –Comité para la Eliminación de la Discriminación contra las Mujeres de Naciones Unidas– y de la actividad anual y memorias emitidas por organismos oficiales de Nepal (ministerios, departamentos, la corte suprema...) y organizaciones no gubernamentales trabajando en el país, el informe “ Trata de personas 2013-14-15”, analiza el problema de la trata durante tres años y compara la situación antes y después del terremoto llegando a varias conclusiones. Las más reveladoras, que el número de personas vulnerables a la trata interceptadas en la frontera aumentó un 15% en los tres meses posteriores al terremoto; y que la proporción de población por debajo del umbral de la pobreza aumentará un 2,8% en 2016.  

El trabajo en la frontera con India es fundamental en la lucha contra la trata. Foto: Ofelia de Pablo y Javier Zurita_Ayuda en Acción

El trabajo en la frontera con India es fundamental en la lucha contra la trata. Foto: Ofelia de Pablo y Javier Zurita_Ayuda en Acción

Cerca del 44% de la población afectada son menores de edad y, de las 8790 muertes provocadas por los terremotos, 2737 eran niños y niñas, un 31% del total, lo que aumenta la vulnerabilidad de los más pequeños. El informe recoge que hay evidencias suficientes para asegurar que la trata de mujeres y niños ha aumentado tras los seísmos: la policía registró la desaparición de 1233 mujeres y niños en los tres meses posteriores. Y nuestra socia local en esta lucha, Maiti Nepal, que monitoriza 12/26 puestos fronterizos terrestres con la India, estima en al menos un 15% el aumento de casos, como indica su director Bishwo Khadka: “No hay cifras oficiales sobre el aumento de la trata después del terremoto; pero a través de nuestro trabajo diario en los 12 puntos de vigilancia que tenemos en la frontera abierta con India, nos dimos cuenta de que los intentos de traficar a niñas y mujeres habían aumentado, por lo que también aumentamos nuestros esfuerzos no sólo en la frontera con India, sino en nuestras labores de rescate de víctimas y nuestro trabajo de prevención en las aldeas”. Las organizaciones en terreno no esperan a tener cifras sobre la mesa para redoblar sus esfuerzos tras una emergencia o conflicto. Es el caso de este terremoto, en cuya respuesta hemos creado también 26 espacios seguros para mujeres y niños junto a nuestro otro socio en terreno, ActionAid Nepal.

Ayuda en Acción lleva trabajando en Nepal desde 1984 junto a ActionAid. Nuestra respuesta ante los terremotos que asolaron el país en 2015 incluye el reparto de alimentos a 92.000 personas, la dotación de viviendas seguras a 5.000 familias, asegurar la recuperación de medios de vida de otras 8.750 y la creación de 50 centros temporales de enseñanza. En Nepal, país de origen de trata, combatimos el tráfico de mujeres, niñas y niños junto a la organización Maiti Nepal a través de campañas de sensibilización, casas de acogida de menores, programas de rehabilitación o asistencia legal, entre otros. La campaña Sácalos del mercado pone voz y rostro al problema de la trata en Nepal a través del testimonio de víctimas que cuentan su historia en primera persona. Víctimas como Kanchi, que consiguió no ser una de las centenares de niñas vendidas por el terremoto.  

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha