eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Yo defiendo los derechos humanos. Sería de locos no hacerlo

Se celebra el Día Universal de los Derechos Humanos. Este año se centra en que todos debemos defender no sólo nuestros derechos, sino los de los demás

Estrenamos en este diario el especial Yo Defiendo, un multimedia donde ponemos el foco en la defensa de los derechos de las personas con discapacidad o VIH/SIDA, de  los desplazados forzosos, los afrodescendientes, o de la infancia

Creemos que la mejor forma de transformar el presente y futuro de las personas que sufren discriminación, es hacer conocer su realidad y defender sus derechos

- PUBLICIDAD -
Yo defiendo

Cada 10 de diciembre supone un hito en el calendario de las organizaciones sociales; se celebra el Día Universal de los Derechos Humanos. La defensa de uno o varios de estos es el leitmotiv, el motor de la máquina, la razón de ser, la esencia de todas y cada una de las ONG existentes, sea cual sea su ubicación o tamaño. Por eso es un día importante: alzamos la voz, unimos fuerzas, hablamos de nuestro trabajo, llamamos la atención sobre lo (tanto) que queda por hacer, ponemos el foco en datos que queremos cambiar, metemos nuestro discurso en uno o varios trending topics, y lanzamos fotogalerías, reportajes o acciones en medios para que a nadie se le escape que hay mucha gente trabajando para que los derechos humanos sean una realidad para todos y todas, y que nosotros también tenemos cosas que decir. ¡Es el Día Universal de los Derechos Humanos! Sería de locos quedarnos callados.

En Ayuda en Acción, defendemos prácticamente todos los derechos contenidos en la Declaración Universal; los defendemos sobre el papel y lo hacemos, día a día, con nuestro trabajo. Y también hacemos todo lo anterior cada 10 de diciembre, cada año desde hace 35 años. Normalmente nos fijamos e intentamos acompañar la propuesta anual de Naciones Unidas, porque tiene mucha fuerza y porque ayuda a que todos vayamos a una ese día. De poco serviría poner el foco en la libertad o en la educación, si se está hablando de otra cosa. Aprovechar la sinergia del discurso y apropiarnos del lema propuesto para ese año, es la mejor forma de buscar el –aunque sea mínimo– impacto. Sería de locos no aprovechar esa oportunidad.

En este 2016, la ONU hace una llamada para que defendamos los derechos del otro; nos insta a posicionarnos para que defendamos los derechos de un migrante, de una persona con discapacidad, de un afrodescendiente... y nos lo hemos tomado al pie de la letra. El lema de este año es “defiende hoy los derechos de los demás”.

Confieso que, antes de darnos por vencidos, hemos intentado ser originales buscando cómo desmarcarnos con un nombre diferente para nuestra acción... hasta hemos barajado el Get Up, Stand Up de Marley. Así son los brainstorming. Pero hemos optado por la sencillez y la simplicidad; muchas veces hay que inclinarse por el menos es más. Con la colaboración de este diario, esta semana estrenamos un especial multimedia que, bajo el título Yo Defiendo, pone el énfasis en el trabajo que hacemos para defender los derechos de las personas con discapacidad, para defender el derecho de protección de los desplazados forzosos, los derechos de las mujeres afrodescendientes, de la infancia o de las personas que viven con VIH o SIDA. Todos necesitan de nuestro apoyo y sería de locos no hacerlo.

Llevamos 35 años trabajando contra la desigualdad. Nuestro foco es la defensa de los derechos de la infancia. Foto: Greg Funnell / ActionAid

Llevamos 35 años trabajando contra la desigualdad. Nuestro foco es la defensa de los derechos de la infancia. Foto: Greg Funnell / ActionAid

Para cada una de estas temáticas hemos contando con la visión de compañeros de Ayuda en Acción, expertos que nos han dado su visión sobre la problemática, los avances y retos a los que se enfrentan estos colectivos discriminados, y que acompañamos con infografías de contexto.

Además, contamos con el apoyo de personas que han querido acompañarnos en esta defensa como “activistas” de cada una de estas causas. Las conocen de cerca y desde hace años se involucran directamente en su defensa; bastó que las invitáramos para que se manifestaran (una vez más) y se sumaran al Yo Defiendo. Anuradha Koirala ha discurrido sobre los derechos de la infancia y la necesidad de erradicar la trata;  Amuda Goueli pide una oportunidad para los desplazados forzosos; Cayetana Guillén-Cuervo solicita dignidad y menos estigma para las personas que viven con VIH/SIDA; Pablo Pineda defiende la capacidad de luchar, de soñar o de trabajar de las personas con discapacidad; y María Teresa Fernández de la Vega alza la voz por los derechos de las mujeres negras. No ha sido con nosotros con quienes han tenido la deferencia; pero desde Ayuda en Acción queremos darles las gracias, en nombre de estos colectivos que sufren discriminación, por postularse en su defensa. Sería de locos no agradecérselo.

Los verdaderos protagonistas del especial Yo Defiendo son otros. Son Javier Soto o Kamila Romaní, para los que depender de una silla de ruedas no les ha impedido estudiar y superarse porque discapacidad no quiere decir incapacidad. Se llaman Phulsani o Puspa, que viven con dignidad tras ser víctimas de trata y ser explotadas sexualmente con apenas 11 y 12 años respectivamente. Son Mercedes Acosta, Gina Anagonó o Lizeth de Jesús, que luchan cada día por los derechos de las mujeres afroecuatorianas y por revertir los patrones socioculturales que la esclavitud les dejó en herencia. También Adela, Angelina o Teresa, que han sufrido en su entorno cercano el fenómeno migratorio, la necesidad de dejar México para buscar oportunidades en Estados Unidos, y han buscado soluciones para revertir la situación. O la población de Erati, en Mozambique, que se han implicado ejemplarmente para detectar los casos de VIH/SIDA en su distrito y evitar que se siguiera propagando la enfermedad.

Desde Ayuda en Acción les hemos acompañado para que pudieran defender sus derechos. Porque que todas estas personas disfruten plenamente de sus derechos es nuestro leitmotiv, el motor de nuestra máquina, nuestra razón de ser y nuestra esencia. Y porque sería de locos no hacerlo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha