eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Bienestar Bienestar

Más barato, sin grasas, sin preocupaciones

¿Has oído hablar de la cocina ultra lenta?

Tomarte tu tiempo para elaborar un guiso permite redescubrir la riqueza de aromas y sabores de todo lo que vayamos a comer.

- PUBLICIDAD -
Únete al movimiento "hacer dos cosas a la vez"

Únete al movimiento "hacer dos cosas a la vez".

Cada vez son más las personas que defienden un estilo de vida más lento, no tan estresante y tan acelerado. Crecen en número aquellos que se oponen al 'usar y tirar' que se ha impuesto en nuestro día a día. Y aunque son muchos los aspectos de nuestra cotidianidad en los que se centran estos movimientos, hay uno de ellos que es imprescindible: la cocina.

Así nace la comida lenta o slow food. Se sitúa como contraposición al fast food y reivindica el disfrute pausado y prolongado de la cocina así como el redescubrimiento de la riqueza y los aromas de la comida tradicional. Este movimiento hace referencia no solo a una forma de cocinar, sino también a la forma de cultivar, de recolectar, de comprar y de preparar.

Así que, en paralelo al slow food, se está desarrollando lo que podríamos llamar la cocina ultra lenta o s low cooking. Lo ideal es dedicarle tiempo y mimo a nuestros platos. Pero la vida obliga. ¿Cómo podemos hacer cocina ultra lenta sin pasar todo el día entre pucheros?

Fácil. Recurriendo a las ollas programables, también  llamadas crock-pots. Además de ofrecer facilidades en cuanto a la organización y comodidad para cocinar, esta olla ofrece muchas ventajas en el tratamiento de los ingredientes, ya que la cocina ultra lenta permite conservar mejor las vitaminas y nutrientes originales de los alimentos, al mantener la cocción a una temperatura constante y baja durante muchas horas.

Cuatro motivos para utilizar un 'slow cooker'

Estas ollas son una buena inversión, ya que son baratas, muy fáciles de utilizar y tienen gran capacidad. Además, ofrecen una cocina más saludable, baja en grasas y requieren muy poco esfuerzo.

  1. Menos tiempo y esfuerzo: es uno de los motivos principales de su éxito, ya que este tipo de ollas nos ayuda a ahorrar mucho tiempo. Al ser programables, solo requieren la previa preparación de los ingredientes, después pueden estar mucho tiempo cocinándose sin exigir nuestra atención.

  2. Ahorra dinero: estas ollas de cocción lenta hacen que el tejido conjuntivo de la carne se gelatinice. De esta forma, el resultado del plato es mucho más sabroso y la carne con nervio y grasa puede dar mejores resultados que la más magra. Eso supondrá un ahorro a la hora de comprar.

  3. Elimina la grasa: en estas ollas no es necesario añadir aceite para cocinar, ya que la humedad que genera al estar herméticamente cerrada y los líquidos de los alimentos son suficientes para la cocción. El reparto del calor por sus paredes redistribuye mejor los sabores, así todos los ingredientes toman sustancia de los demás y resultan más apetitosos.

  4. Sin preocupaciones: la presión del cocinado es similar a la atmosférica, por ese motivo no se producen pérdidas y se puede dejar sin vigilancia. A diferencia de la olla exprés, esta no necesita válvulas para dejar escapar la presión, pues el vapor que se libera se condensa en la tapa y no se escapa, lo que favorece que se pierdan menos vitaminas.
- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha