eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Bienestar Bienestar

Emoción y razón, en un solo cerebro

- PUBLICIDAD -

Conocer nuestras emociones ha preocupado a filósofos, pensadores, y médicos desde la Antigüedad, pero hoy conocemos que las emociones contienen tres componentes: uno mental en el que se incluyen sentimientos, otro comportamental y otro fisiológico. Nos emocionamos en el cuerpo, en la mente y en la conducta observable, por tanto nada nuestro escapa a su efecto.

Las emociones son rápidas en producirse y, si lo permitimos, rápidas en marcharse: rara vez una emoción dura minutos. Mantenidas en el tiempo, disminuyen su intensidad aguda, pero nos vinculan a estados afectivos y anímicos que construyen nuestra personalidad e identidad.

Tendemos a considerar las emociones un estorbo para la razón, quizá porque somos pocos conscientes de su manejo y tememos su reconocimiento.

Esta visión hoy no se sostiene: ni las emociones son del corazón ni la razón corresponde a la cabeza. Lo que la neurociencia nos muestra es que cognición y emoción están íntimamente ligadas, no son dos sino uno.

Para nuestro bienestar esta unión es un apoyo: las emociones positivas nos predisponen y motivan a tomar decisiones que favorecen la cohesión social. Las negativas nos impulsan a tomar decisiones sistemáticas y analíticas. Ambas nos impulsan a colocar la atención sobre el proceso emocional. Cognición y emoción son dos caras de una misma moneda.

Aprendamos a emocionarnos con nuestras razones, expresando un lenguaje no verbal coherente y mostrándonos auténticos ante nuestros congéneres.

Ser auténtico, coherente, uno, pilares de nuestro verdadero bienestar.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha