eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

'La Isla', animales y mentiras

La Sexta ha importado a España el programa 'La Isla', que acarrea numerosas denuncias dentro y fuera de nuestro país por maltratar y matar animales, algunos en peligro de extinción, como el cocodrilo americano

La legislación vigente nacional y europea impediría tales actos si el rodaje se llevara a cabo en España o en cualquier otro país de la UE

- PUBLICIDAD -
Pantallazo del programa 'La isla'. Intentan provocar la muerte a un caimán ejerciendo presión con la punta de un machete, parece que entre la cabeza y el cuello.

Pantallazo del programa 'La isla'. Intentan provocar la muerte a un caimán ejerciendo presión con la punta de un machete, parece que entre la cabeza y el cuello.

Edición tras edición, no varía un ápice el maltrato infligido a los animales que utilizan cada año, y que es la única y triste realidad de este intento de programa de aventura.

La "aventura" dio su pistoletazo de salida en 2014 de la mano de Shine TV y el aventurero británico Bear Grylls, en unas pequeñas islas panameñas del Pacífico, Gibraleón y San Telmo, pertenecientes al archipiélago de Las Perlas. En España, para enganchar a la audiencia se presentaba así: "No es un concurso, no hay ganadores ni premios, solo tienen que sobrevivir [los participantes] un mes sin comida, sin refugio, sin agua, grabándolo todos ellos mismos. Una experiencia que cambiará sus vidas para siempre".

Pero nada más lejos de la realidad. Las sucesivas ediciones de este programa ('The Island with Bear Grylls'), emitidas desde el año 2014 hasta llegar a la actual edición española, han sido un continuo calco entre sí, no dejando espacio para la improvisación, el azar, la aventura ni, desde luego, el factor sorpresa. Esto es difícilmente valorable como espectador de una sola de ellas, pero el visionado global nos hace apreciar una puesta en escena escasa, estática, controlada al milímetro, reiterada y falsa, donde sí destaca algo especialmente cruel: el maltrato y muerte que se inflige a animales (caimanes, un cocodrilo americano en peligro de extinción, cerdos, etc.).

Pantallazo de la matanza de cocodrilos en el programa 'The Island with Bear Grylls', 2015.

Pantallazo de la matanza de cocodrilos en el programa 'The Island with Bear Grylls', 2015.

Las bases del programa permiten la introducción en la isla de agua, cuchillos, machetes, utilería variada, kit médico, radio satélite y telefonía satélite. Además han venido cultivando rutinariamente plantas (yucas, sobre todo) como suplemento alimenticio, los candidatos a robinsones han recibido dos días de entrenamiento para la supervivencia, e incluso en su primera edición se encontraban infiltrados entre los participantes tres cámaras profesionales.

Por si todo esto fuera insuficiente, la productora Shine TV ha introducido en las islas desde 2014 distintas especies de animales alóctonas, es decir no autóctonas, destinadas a ser cazadas para servir de alimento y sobre todo de espectáculo y divertimento, pues se trata ni más ni menos que de auténticas cacerías enlatadas.

Según testigos, en 2014 Shine TV introdujo para 'The Island with Bear Grylls' dos caimanes ( Caiman crocodilus) y varios cerdos. Las imágenes emitidas mostraban cómo se manipulaba, ataba e inmovilizaba a uno de ellos para finalmente provocarle la muerte de una manera que en la Unión Europea estaría prohibida. No existe constancia de que los cerdos introducidos fueran sacrificados bajo el necesario control sanitario y que se contara con la presencia de un veterinario que garantizase unos mínimos estándares de bienestar animal en el momento de la matanza.

Pantallazos del programa 'The Island', 2016. Proceden a dar muerte al caimán con una piedra y un cuchillo de caza.

Pantallazo del programa 'The Island', 2016. Proceden a dar muerte al caimán con una piedra y un cuchillo de caza.

En 2015, las críticas fueron más allá después de que los concursantes mataran a una especie protegida,  en peligro de extinción: un cocodrilo americano ( Crocodylus acutus) al que se dio muerte como a los caimanes de las ediciones previas. Según la productora, un "lamentable error", en el que confudieron la especie protegida con un caimán común. La utilización de nuevo de animales para su posterior sacrificio creó un gran revuelo y malestar entre asociaciones ambientalistas y proteccionistas de la talla de RSCPA, PETA e International Animal Rescue, que denunciaron públicamente las actividades de este programa.

Al respecto, el Ministerio Ambientalista de Panamá, a través del Dr. Eric E. Flores, jefe de Vida Silvestre y Biodiversidad, declaró que " la agencia emitió un permiso a PTWild Exotics [la empresa encargada de la manipulación de animales para el programa] para exhibir algunos animales el año pasado [2014], pero con restricciones". Según Flores, esas restricciones acordaban que la empresa tenía la aprobación para el transporte de caimanes y agutíes, pero no se aprobó matar a los animales transportados.

Tras la comprobación de la muerte de este ejemplar de cocodrilo protegido, la productora Shine TV reconoció su "error" y la ANAM la conminó a que lo reemplazara

La tercera edición, en 2016, volvió a repetir escenario y puesta en escena de la matanza de un caimán y dos crías de cerdo. Y así sucesivamente, hasta el día en el que llega a España el formato de 'La Isla' a través de Shine Iberia.

Pantallazos del programa 'The Island', 2016. El caimán no presenta movimientos naturales, parece enfermo o bajo los efectos de una droga.

Pantallazo del programa 'The Island', 2016. El caimán no presenta movimientos naturales, parece enfermo o bajo los efectos de una droga.

Y ahora, ¿qué tenemos que decir nosotros como espectadores-consumidores sobre una fórmula repetitiva hasta la saciedad y enlatada? Con respecto a convertir en España la muerte de un animal en un espectáculo televisivo (muerte causada con dolor y angustia), se incumpliría la legislación vigente de Protección Animal si se rodara en territorio español. Deberíamos posicionarnos clara y rotundamente en  contra, sabiendo además que en España no está permitido proceder al transporte de animales destinados al consumo humano y a la matanza sin aturdimiento previo y sin control sanitario, de la manera en la que se ha llevado a cabo en la isla donde se ha desarrollado el programa.

Igualmente, en nuestro país queda prohibida la introducción de especies alóctonas y se encuentra penado provocar la muerte a una especie protegida. Por esto nos hacemos la siguiente pregunta: ¿por qué una cadena de televisión acepta emitir un programa que ha incumplido normativas europeas y estatales relacionadas con el bienestar animal? Especialmente siendo un programa que se jacta de enseñar unos determinados valores y que está dirigido sobre todo a un público joven.

Definitivamente, muchas ciudadanas y ciudadanos estamos hartos de la normalización de la violencia empleada hacia otros seres y la cosificación que se hace de estos en la televisión, por lo que estamos completamente seguros de que la cadena que lo emite sopesará la alternativa de liberarnos de ser testigos de la banalidad, la estulticia y la violencia ejercida sobre animales, que van implícitas al programa 'La Isla'.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha