eldiario.es

Menú

Momentum Thermoball

La Momentum sigue la línea del resto de chaquetas que usan Thermoball y se presenta como una prenda ligera y cálida perfecta para actividades aeróbicas intensas en tiempo frío, o escalada de todo tipo con temperaturas bajas

- PUBLICIDAD -
Momentum Thermoball, The North Face

Llega el invierno, y aunque le esté costando al frío apoderarse de la atmósfera, en las zonas de montaña ya se deja sentir de forma considerable en rincones con sombra. Ahí es donde hemos ido a probar la chaqueta Momentum de The North Face, realizando actividades aeróbicas intensas de alpinismo.

Lo primero decir que la Momentum es una chaqueta híbrida extremadamente ligera, con un ajuste anatómico realmente conseguido, adaptándose a nuestro cuerpo de una forma muy eficaz gracias a las secciones de forro polar elástico.

Ante todo, hemos de partir de la base de que nos encontramos ante una prenda muy técnica, y sobre todo ligera, que será la compañera ideal para esas actividades intensas que hacemos con tiempo frío.

Desde un punto de vista “alpino”, resulta un complemento ideal, para acompañar nuestra ropa de abrigo, sustituyendo a los típicos “plumas ligeros” que solemos llevar, y que a la mínima acababan empapadas y por tanto siendo inútiles en su cometido.

Fabricado por el reputado Primaloft, como ya hemos indicado anteriormente en otras pruebas de producto, el Thermoball con el que está elaborado, es de un gramaje de 120gr/m2 y equivale a un relleno de pluma de 600 cuins. A diferencia de la pluma, esta fibra evitará que perdamos el calor corporal con el tejido incluso mojado. Indudablemente, para actividades en el que el sudor y el agua pueden estar presentes, como son la inmensa mayoría de actividades en el medio natural, ésta es posiblemente una de las mejores opciones del mercado.

Momentum Thermoball, The North Face

Hablando ya de la prenda en sí, en la parte pectoral, nos encontraremos con toda la zona confeccionada en Thermoball, y dos amplios bolsillos laterales que nos sirven para comprimir la prenda en cualquiera de ellos.

La zona axilar y lateral, es de forro polar, elástico y muy cálido. Dicho tejido polar también está presente en la espalda, concretamente en la zona superior de la columna vertebral y en una especie de “cruz” que divide estratégicamente la espalda entre la zona escapular y lumbar. De esta forma nos deja ventiladas y elásticas las zonas de torsión y mayor sudoración.

Las mangas son de Thermoball desde los hombros hasta el codo por su parte exterior, dejando la parte interior y antebrazos al forro polar. Ese detalle, desde nuestro punto de vista, es un acierto total para actividades de escalada y alpinas, ya que hay menos estrés de sudoración en la zona, y los antebrazos, que suelen ir “calientes” ante los repetidos esfuerzos, pueden ir más “frescos” que el resto del cuerpo, al necesitar menos calor.

Así mismo, la movilidad que nos permite el forro polar Momentum en los brazos es excepcional, pudiendo escalar de forma muy cómoda incluso llevando la prenda debajo de una tercera capa.

Momentum Thermoball, The North Face

Las cremalleras empleadas en la elaboración de la chaqueta son YKK de alta calidad y muy resistentes, especialmente la principal, la cual tiene un refuerzo interior para evitar enganchones con las prendas interiores y el roce con el cuello en dicha zona.

El tejido exterior, Nylon 15D de 33gr/m2, es muy ligero, y resistente teniendo en cuenta su ligereza. Independientemente de lo dicho, no está de más recordar que lo ligero no es eterno, ni mucho menos, y no le podremos exigir el mismo comportamiento ante los roces y desgarros que a otros tejidos de mayor gramaje.

Como síntesis de todo lo dicho hasta ahora, la Momentum Thermoball es una chaqueta muy ligera y compresible, perfecta para usar como segunda capa en actividades intensas con frío moderado. En actividades de frío intenso es perfecta como complemento a la prenda de abrigo, para usar durante la actividad, o reforzar la misma a la hora del vivac, sustituyendo a la cálida, pero ineficaz ante el agua, pluma. La prenda, incluso mojada, retiene el calor de una forma considerable, aparte de secar muy rápido.

Como actividades en las que pensamos que sería recomendable, sin dudarlo incidimos en aeróbicas intensas en tiempo frío, escalada de todo tipo con temperaturas bajas, y, por supuesto, en actividades de montaña en las que necesitemos una prenda técnica ligera y cálida que nos permita movernos con libertad y sin agobio.

Lo mejor
- La ligereza.
- La calidez.

Lo mejorable
- El ajuste del cuerpo en relación a los antebrazos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha