eldiario.es

Menú

Thermoball, la alternativa al plumón

Tras cinco años de estudios y pruebas de campo, The North Face y Primaloft presentaban Thermoball, un relleno sintético con fibras ultrafinas que garantiza la retención del calor incluso en condiciones húmedas

- PUBLICIDAD -
Thermoball, The North Face

The North Face se aliaba con Primaloft para desarrollar un relleno sintético con fibras ultrafinas que se presentaba como la gran alternativa sintética al plumón. Así nacía Thermoball.

La fibra de Thermoball se configura mediante pequeñas bolas individuales de fibra sintética que atrapan el calor en pequeñas bolsas de aire, para mantener la calidez en la prenda. Es más, retiene el calor incluso con humedad.

Un estudio de la universidad de Kansas demostró que el Thermoball equivale a una calidad de plumón de 600 y es un 10% más cálido que otros rellenos desarrollados por Primaloft. Aunque habitualmente el relleno sintético puede resultar algo menos cálido que el plumón natural, tiene, por otra parte, numerosas ventajas: permanece caliente incluso cuando está mojado y su cuidado es mucho más fácil, pues es menos delicado a la hora del lavado y el secado.

A todo esto hay que sumar que es extremadamente ligero y muy compactable, con lo que apenas ocupa espacio una vez plegado en su propio bolsillo.

Thermoball, The North Face

El origen de Thermoball
Es bien sabido que el plumón es muy cálido y ligero, pero pierde propiedades cuando se moja, algo que no ocurre con la fibra. Por el contrario, los materiales sintéticos solían ser muy pesados y voluminosos, lo que les hacía poco prácticos.

Ante esta circunstancia, atletas de élite de The North Face solicitaron en 2008 a la marca, tras una expedición fracasada al monte Meru, que desarrollara un material sintético que garantizara el calor en condiciones de frío y humedad y que a la vez fuera ligero.

Thermoball, The North Face

The North Face se puso manos a la obra y, tras meses de investigación, sacó el primer prototipo. Conrad Anker fue el primer atleta en probarlo y estas fueron sus palabras:

“Cuando probé la primera chaqueta Thermoball, noté que permanecía caliente incluso al estar empapado en sudor tras un buen rato corriendo, me resultaba ligera y cómoda”.

Unos meses más tarde nueve escaladores de la marca probaron nuevas prenda Thermoball para subir al Denali en Alaska. Esta vez los atletas sugirieron mejorar el exterior de las chaquetas y hacerlo algo más grueso para no sacrificar nada de calor.

En la segunda tentativa para subir al Meru, en octubre de 2011, el equipo de The North Face, formado por Jimmy Chi, Conrad Anker y Renan Ozturk, llevaba la versión definitiva de Thermoball. Las usaron para escalar y para dormir, sin preocuparse por el frío; esto les proporcionó, no sólo confort físico, sino también mental; no tenían que preocuparse por la temperatura o por si las chaquetas se mojaban, daba igual. Los tres alpinistas coronaron los casi 21.000 pies del Monte Meru.

Thermoball, The North Face

Pero ahí no quedo la cosa, y desde entonces han sido mucho otros atletas los que han podido probar los productos Thermoball en todas las condiciones climáticas posible y aportar sus ideas y opiniones. Estos son solo algunos de ellos:

Xavier de la Rue.
Para este freerider las prendas Thermoball son un inseparable compañero de viaje: “las llevo siempre conmigo, porque sé que no importan las condiciones climáticas, siempre estaré seco y caliente”.

Hilaree O’Neill
Alpinista y madre, las chaquetas Thermoball son una prenda cotidiana. Las usa tanto para llevar a su hijo al fútbol, como para ir al Himalaya. Ha subido con ellas al Kilimajaro y ha viajado por los fiordos de Groenlandia.

Sam Smoothy
El freerider neozelandés está constantemente de viaje, puede estar en la cima de una cordillera o en las calles de una gran urbe, pero siempre elige Thermoball como prenda para sus viajes, con ella se asegura el confort en la montaña y una buena estética en el asfalto.

Kaitlyn Farrignton
Para la medallista olímpica de snowboard las chaquetas Thermoball se han convertido en sus prendas “para todo”.

Las prendas Thermoball comenzaron a desarrollarse en 2008, tras dos años se dio con el producto final, y desde 2013 se distribuyen en el mercado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha