eldiario.es

Menú

El reto de la eficacia parte II

En el artículo anterior explicamos las tres fases que debe observar una persona aficionada a los deportes de montaña, si pretende, de forma programada, mejorar su eficacia técnica. En este, vamos a desvelar los condicionantes reales para el entrenamiento de la técnica y analizar su aplicación en las actividades de montaña

- PUBLICIDAD -
El reto de la eficacia parte II

En primer lugar debemos mencionar que hemos utilizado una clasificación genérica de Djatschkov y la hemos adaptado a nuestras necesidades, o lo que es lo mismo, a las actividades y deportes que se realizan en un medio natural, en función de la técnica necesaria para cada actividad. El resultado se puede observar en el siguiente cuadro.

El reto de la eficacia parte II


De forma genérica hemos hecho una clasificación de las diferentes actividades deportivas para poder así comprender mejor el trabajo de la técnica aplicado a los deportes y actividades en el medio natural. Como podemos observar, todos los deportes y actividades tienen la posibilidad de trabajar la técnica necesaria en función de la fase en la que se encuentra el practicante (principiante, avanzado y dominio) y en relación a sus aspiraciones personales.

El reto de la eficacia parte II


Pero existen condicionantes fundamentales para el desarrollo del entrenamiento de la técnica que, teniéndolos en cuenta, nos pueden facilitar una mejora y una evolución en nuestra eficacia. Ahora pasamos a tratar esos condicionantes:

Motivación para aprender.
Sabemos que este condicionante depende tanto de una motivación externa (patrocinadores, resultados, reconocimiento social, etc.) como de una motivación interna (ganas de mejorar, reto personal, pasión, interés, etc.)

El reto de la eficacia parte II


Retroinformación.

Éstas son funciones que corresponden más al entrenador, puesto que va a precisar la visión de un experto externo que intenta objetivizar lo que ve realizar al deportista. Las consignas que debe lanzar tienen que ser pocas, precisas e importantes.
Esta retroinformación tiene dos puntos de trabajo: desde la ejecución del movimiento (corrección de fallos y mantenimiento del gesto técnico) y desde las referencias al pro g reso en el apre ndizaje (motivación). Pe ro no sólo es cuestión de un entrenador, sino también, y más importante, del ejecutante de la actividad, lo que es el feed-back específico donde el deportista analiza la información que él recibe. Esto nos hace pasar al siguiente condicionante.

Imagen del movimiento.
La asimilación del gesto técnico es un punto clave para una buena ejecución, por eso se suele decir que la mejor y mayor fuente de información para un deportista está en su propio gesto técnico.
Para sintetizar un poco este apartado, comentaremos dos aplicaciones. La primera de ellas es que la asimilación consciente ayuda a la aceleración del proceso de aprendizaje. Básicamente se trata de saber qué hacemos y cómo lo hacemos y si dista mucho entre lo que creo que hago y lo que realmente hago.
La segunda aplicación está relacionada y se centra en como ser conscientes de esto grabándonos y viéndonos como lo hacemos. No estamos habituados a grabarnos, pero nos aporta una gran información muy objetiva y que es mayor en muchos casos que la del propio comentario del entrenador ya que supone un choque con la realidad. Tampoco es nada habitual ver grabarse a los practicantes de actividades en el medio natural con este fin, pero quienes lo hacen poseen un grado de asimilación mayor que los que no lo hacen. Con todo esto no nos referimos simplemente a grabar y ya está, se debe analizar y reflexionar sobre lo realizado.

Proceso de aprendizaje.
Es importante identificar el proceso de aprendizaje.
Para ello hay que saber que un gesto técnico se aprende pasando por cinco fases:
Primero, viéndolo: ya sea por ejemplificación directa, por medio de explicación
o visionado en diferido.
Segundo, interiorizándolo: asimilando lo que creemos haber entendido.
Tercero, practicándolo: debemos llevarlo a la práctica, pero dejar de repetirlo si es que no está bien ejecutado puesto que corremos el riesgo de asimilar un gesto incorrecto.
Cuarto, repitiéndolo: cuando ya lo re alizamos correctamente tenemos que repetirlo hasta fijarlo bajo diferentes circunstancias y lo más próximo a la realidad.
Quinto, adaptándolo: el gesto técnico es perfecto cuando lo adaptamos a nuestra forma de ejecución.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha