eldiario.es

Menú

El Poetry Slam vuelve a Granada

El Poetry Slam es una modalidad de poesía escénica que surgió en Chicago en los años 80, y actualmente es una especie de Liga de la Poesía.

En España son cada vez más las ciudades que acogen este campeonato poético, siendo Granada uno de los referentes tanto por su trayectoria como por la calidad poética de la misma.

- PUBLICIDAD -

Es curioso lo poco que se trata en los medios granadinos la poesía a pie de calle, siendo una de las ciudades del mundo donde más se vive este fenómeno, donde se pasea por la piel del poema todo el rato. Ya no sólo entre los grupos de universitarios que forman grupos literarios generación tras generación, que luego van dejando su poso en la historia de la literatura, o los encuentros en los bares literarios que van catalizando todo lo que se escribe, hay poesía por la calle, si no, tan sólo dense un paseo.

El caso es que todos los escenarios de la poesía van confluyendo de una forma u otra y el pasado jueves 27, el último de noviembre, comenzó la temporada del Poetry Slam de Granada, algo así como la Liga de la Poesía, en El Apeadero. Las puertas abrieron a las 21.00 y la gente llegaba a cuentagotas, incertidumbre hasta el último momento. A las 21.30, hora zulú, parecía aquello iba tomando volumen. Cuando el maestro de ceremonias de este año, Xiwaka Buenos Días, dio la voz de inicio y fuimos entrando, pudimos ver el llenazo. La sala estaba hasta arriba, las sillas supletorias no fueron suficiente y la gente, sentada en el suelo, ocupaba literalmente el escenario. Ejerciendo ya de presentador Xiwaka se fue haciendo para atrás para que más gente pudiese sentarse en el suelo. Todos apretaditos. Poesía. Calor.

Empezamos. El presentador se estrena, una vez puestos en materia, explicadas las bases del concurso: 3 minutos de micrófono por participante, sin attrezos, poema propio, el público debe juzgar. Como prueba, Xiwaka se arranca con un poema esdrújulo acelerado que bien se mereció el aplauso y la cara de estar flipando que se nos quedó al público. Y seguimos empezando.

Salva Soler, invitado especial, actual campeón nacional de Poetry Slam. Recién aterrizado de Estonia, dónde se ha clasificado para la final del campeonato europeo de Slam, se marca la primera intervención de la noche, brutal y tranquilo: un enorme que se salió del escenario. Se comió un aplauso de cinco minutos después de recitar e interpretar con nuestra carne de gallina. La muchacha que se sienta a mi lado quiere pedirle matrimonio.

Ahora sí que empieza el concurso, 11 slammers, muchas caras nuevas. Sergio, Taro, Yannick y Sandra son conocidos del Slam y de las jam granadinas en general, y el resto han venido a probar o a consagrarse. También hay poetas de otros espacios de la poesía de la ciudad, como Alberto Claver, habitual de las jams, pero nuevo en Slam; o un slammer francés cuyo nombre no logré apuntar que no pudo participar por llegar tarde. Empieza la primera ronda y los nervios dan paso a los versos:

Sandra abre la noche y nos cierra los ojos hacia dentro con un poema casi música, el público marca el listón y Sandra les supo a 21 puntos, la noche va a estar exigente. Los nuevos slammers de temporada pisan fuerte. La Niña Zápica vino a asegurarse de que este no sería un evento corriente, y para evitar rutinas innecesarias, introdujo con alevosía el nombre de su compañera Klara en el gorro que contenía el nombre de los participantes, y ella, sorprendida y algo recelosa, salió a recitar. Bravo. Después de un diálogo algo subrrealista con Xiwaka y de sacarnos unas risas, La Niña Zápica se subió al escenario y cambió su gesto bromista por finos versos que deshilaban el dolor.

El presentador, Xiwaka. Fotografía de Olalla Olea

Sergio nos estremeció con voz de "bucanero verde" y un poema que se llevó 22 puntos.

Carmen le está cogiendo gusto a los escenarios, y nosotros a ella. Nos recitó un poema en el que abrió su ánima y le sonrió a la nuestra.

Taro leyó de su libreta sorprendiendo especialmente por su voz, que le trajo 25 puntos.

Libélulo, nuevo en slam, había estado investigando de qué iba el juego desde que llegó, le tocó el turno y, con la chuleta en la espalda, trajo los versos de su mundo de memoria y muy emocionados, recibiendo el aplauso y el premio del público, también 22 puntos.

Alba leyó de su poemario, abstrayendo su reivindicación y trascendiéndola para quienes escuchaban y obtuvo también 22 puntos.

Que nos gusta reír. Que no todo va a ser formal. Luca de Napoli, gracias por las agujetas en la risa, ¿puede un poema de amor sacar carcajadas a una sala hasta los topes?, esperemos que venga el próximo slam y nos lo recite.

Alberto pierde casi la mitad de los tres minutos haciendo propaganda de su nuevo fanzine, es una lástima porque el poema -sobre su padre- era bueno y el público le castiga con sólo 18 puntos.

Ya sólo queda el nombre de Yannick en el sombrero, que en esta primera ronda apostó por llevarnos en verso a otras galaxias y cuando volvimos a la realidad, había conseguido 22 puntos.

Cuádruple empate. Cinco personas pasaron a la segunda ronda. Sergio, Libélulo, Alba y Yannick con 22 puntos, y Taro con 25.

Sin darnos cuenta llevamos ya una hora regocijándonos en los sentimientos de otros, se agradece un descanso. Hay que salir a hablarnos de más cerca. A la vuelta, Salva Soler vuelve a deleitarnos acompañado de Andrea Porcar al piano. Pero esta vez nos sorprenden con una forma escénica nunca antes vista en este formato, el poeta canta en inglés y recita en castellano. Como un globo se hinchaba de emociones capturadas y explotó, y luego aire.

Seguimos. Parece que Alba, Yannick y Libélulo lo han dado todo en la primera ronda y ahora están un poco desinflados, sólo Alba, que insistió en su libro, consigue igualar la puntuación de la ronda anterior, 22 puntos. Taro, que vuelve a leer de su libreta y Sergio, se clasifican para la final con 25 y 24 puntos respectivamente, muy cerquita.

El orden de intervención se decidió a cara o cruz, salió la Cruz y Xiwaka llamó a Taro al foco, y éste apresurado volvió a apostar por su libreta, pero esta vez el público esperaba algo más para la final y obtuvo un punto menos que las rondas anteriores. Sergio nos llevó de viaje de pregunta en pregunta, y nos mandó a tomar por culo, a los lectores de poesía y a los escritores, a quien tenga algo que decir y a quien esté esperando que le digan lo que necesita, entre cadencias de ironía. Y como aparte de reír, nos gusta ponernos serios, y, según parece, los cuchillos, le dimos 27 puntos y la victoria, que no es mucho más que unos puntos que sirven para aspirar a competir en campeonato nacional y un poema de gloria en el programa de radio Good Morning Slam, que se difunde por Internet.

Y es que son muy variadas las plataformas que emplea la poesía para trascender más allá de la calle, pero en el escenario tiene siempre un punto de encuentro. En especial el Slam está enfilando su proyección y crece a muy buen ritmo, la rumorología que se expande a su alrededor es señal de ello. Yo les invito a descubrirlo.

La clasificación, por el momento, que determinará quién representará a Granada en el campeonato nacional que se celebrará en junio en sede aún por confirmar (aunque hay fuertes rumores

de que este año será Valencia quien acoja la final, desde aquí no nos atrevemos a asegurarlo todavía) queda de tal manera:

-Sergio 3 puntos

-Taro 2 puntos

-Yannick 2 puntos

-Alba 2 puntos

-Libelulo 2 puntos

-Carmen 1 punto

-La Niña Záfica 1 punto

-Luca 1 punto

-Sandra 1 punto

-Alberto 1 punto

-Klara 1 punto

Todo apunta a que en el próximo Slam, el jueves 17 de diciembre, los y las poetas vendrán con los versos bien afilados para conquistar al público, que esperemos vuelva a tomar la sala y hacernos sentir por unas horas, que la poesía viene para quedarse. Como siempre en nuestra plaza del Parnaso granadino: El Apeadero.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha