eldiario.es

Menú

El valor del paisaje

Esta semana celebramos en el Cabildo la segunda reunión para poner en marcha el proyecto de embellecimiento integral de la Autopista Gran Canaria uno (GC1). En un encuentro con los alcaldes y alcaldesas de los municipios afectados desde la capital hasta San Bartolomé de Tirajana dimos los primeros pasos para actuar en el primer paisaje que se encuentran nuestros visitantes nada más aterrizar en nuestra isla. Esa imagen de plásticos e invernaderos, escombros en solares públicos y privados, casas abandonadas, vallas publicitarias (en su mayoría ilegales), … no puede ser nuestra carta de presentación ni la última imagen que retengan en sus retinas los casi cuatro millones de turistas que cada año eligen nuestra isla.

La solución no será rápida ni sencilla. Primero tenemos que detallar el número de vallas, ver si están en suelo rústico, urbano o urbanizable, quiénes son los propietarios de los terrenos con invernaderos o casas abandonadas. También hay que estudiar las diferentes ordenanzas municipales y todo el marco legal antes de plantear ninguna medida. Por eso convoqué directamente a los alcaldes y alcaldesas, pero también a los vicepresidentes del Cabildo, a la Consejería de Política Territorial, a la de Turismo y a la de Medioambiente. Y estaba también, Adapa, representando a la sociedad civil. Igualmente se incorporará el Consejo Insular de Aguas…

Nuestra intención es crear el Observatorio Insular del Paisaje, un organismo que está previsto en el PIO y que puede ser un instrumento de participación ciudadana que sirva para comprometernos en la protección y difusión de nuestro paisaje. Afortunadamente en Canarias hay bastante conciencia acerca de la defensa de nuestro medio natural. Hace unas semanas me reuní con la Asociación para la Defensa del Árbol y del Paisaje de Gran Canaria. Rafael Molina Petit pedía públicamente que nos planteáramos qué paisaje vio el célebre actor Brad Pitt cuando vino a rodar a Gran Canaria escenas de la película “Allied” si el único recorrido que hizo fue el que va desde el aeropuerto a la capital de nuestra isla. Pero también es lo que ven muchos trabajadores y trabajadoras que cada día van o vienen del sur de la isla a la capital a trabajar.

Seguir leyendo »

Interventores menguantes

Durante una larga temporada fueron soportes sólidos de la democracia y más concretamente, de sus convocatorias electorales. Para los partidos políticos, sujetos activos indispensables en las tareas de control y verificación de las votaciones. Su labor, silente pero valiosa, apenas ha sido destacada y reconocida por las propias organizaciones políticas.

Y ahora, que empiezan a flaquear, o que no se ha producido el necesario relevo generacional, o que están cansados de larguísimas jornadas, o que no se sienten mínimamente atraídos ni motivados, su figura, carente de oropeles visibles, empieza a escasear, tal es así que los comités electorales se las ven y se las desean para completar aquella aspiración que parecía culminar otra demostración del poderío de una organización: dos por mesa de cada colegio.

Hablamos de los interventores representantes de los partidos políticos que concurren a los comicios. El problema debe estar muy extendido, es decir, debe afectar a la práctica totalidad de los partidos, tal es así que, salvo en muy contadas excepciones, algunos se contentan con uno y otros renuncian abiertamente a contar con él, sencillamente por falta de efectivos (Hasta señalan las malas lenguas que vistos los resultados de una recluta, se plantean en algunos sitios pagar o abonar una cantidad a quien esté dispuesto a ‘sacrificarse’, tal como ya avanzaran medidas similares con quienes recibieron la encomienda de pegar carteles o distribuir papelería, tareas que se hacían de forma tan voluntaria como entusiástica pero que también ha caído en desuso).

Seguir leyendo »

Voto útil, transformador y canario

Este 26J Nueva Canarias (NC) trabaja por lograr un doble cambio. El que afecta a las políticas en el Estado, sustituyendo las conservadoras de estos últimos años por otras progresistas, volcadas en el interés general. Y el cambio vinculado a Canarias, acabando con el maltrato del Gobierno de Rajoy y dando respuestas a los graves problemas de nuestra tierra.

En el primer ámbito se inserta un amplio programa en relación con la economía y el empleo, como derogar la reforma laboral, recuperar la negociación colectiva, favorecer el empleo de calidad frente a la actual precariedad, apoyar a los autónomos y elevar el salario mínimo interprofesional. Asimismo, se plantea un modelo fiscal que deje de cargar todos los esfuerzos sobre las pymes, los trabajadores y los consumidores además de hacer pagar más a quien más tiene así como promover una mayor y más eficiente persecución del fraude fiscal.

Seguir leyendo »

Lo que no haré con mi voto

Ya vienen la elecciones generales (por la Punta de Anaga o por la de de la Isleta). Son las segundas en menos de un año.

Sé que cualquier gobierno, conservador o progresista, tiene un escasísimo margen de maniobra. Y ahora, con una deuda pública superior al 100% del PIB, menos margen aún que hace un año.

Sé que una democracia estatal en un mundo globalizado, donde las decisiones las toman agentes globales sin el contrapeso de Instituciones también globales (y por tanto desde la más completa irresponsabilidad, es decir sin tener que rendir cuentas a nadie), es una democracia muy devaluada.

Seguir leyendo »

Sin novedad en el frente

He elegido el título de este artículo “Sin novedad en el frente”, rememorando y releyendo la novela de Erich María Remarqué, que relata y describe los horrores de la guerra, de cualquier guerra, desde el punto de vista de un joven soldado. Pensé también en titular “Salvar al soldado Pedro Sánchez”, pero me pareció incluso injusto, que se salve Sánchez él solito si puede. En las elecciones generales segunda edición estamos también “sin novedad en el frente”, porque todo indica cómo sucedió el pasado 20 de Diciembre que no habrá ningún ganador por mayoría absoluta, y por tanto tendrán que recurrir a la cultura de los pactos, y en eso nuestros políticos están un poco atrasados. La cultura parlamentaria y la de pactos es algo que en España se ha practicado muy poco después de cuarenta años de dictadura y otros tantos de bipartidismo, y en eso estamos sin novedad en el frente.

No me parece nada novedoso las cosas que están pasando en plena campaña electoral, que el subcomisario de policía de Santa Cruz de Tenerife, Blas Hernández, en una reunión con sus subordinados aprovechó para advertirles a los policías locales chicharreros que votar a Unidos Podemos es un peligro, y que una victoria electoral “ del de la coleta es un gran riesgo para España”. Digo que no me parece nada novedoso porque unos amigos de Santa Cruz me informan que la ATI chicharrera se ha preocupado de que los policías locales, y especialmente los mandos, sean muy de derechas, incluso de extrema derecha, y no hay que extrañarse que Blas Hernández hable de Unidos Podemos como de un peligro para España, teniendo en cuenta además que Jorge Fernández Díaz, ministro del Interior, anda diciendo lo mismo y peor de Pablo Iglesias y demás dirigentes de Unidos Podemos, y si el tal Fernández Díaz ha condecorado a vírgenes y les ha rezado para que no ganen  “los rojos”, me dicen que Blas Hernández le ha pedido a la Virgen de la Candelaria más o menos lo mismo tales y cuáles.  Ahora mismo en Tenerife hay mucha preocupación además por si Anita Oramas se queda fuera del Congreso de los Diputados, y nada digamos de José Manuel Bermudez, segundo de la lista ática a la Carrera de San Jerónimo que no tiene ninguna posibilidad de irse a Madrid, y seguirá siendo jefe del tal Blas Hernández.

No están las cosas muy favorables para Coalición Canaria, que podría quedarse sin representación parlamentaria, y en una situación de Fernando Clavijo como presidente de Canarias muy en entredicho. En realidad los dos partidos del pacto de gobierno canario, CC y PSOE, tienen unas perspectivas bastante preocupantes, porque el PSOE con Hernández Spínola muy “tocado” desde hace tiempo, y ahora más con su deplorable actuación junto a Aaron Alonso con los trabajadores temporales de la Comunidad Autónoma, más el tremendo lio que han creado en La Laguna, la supeditación total a CC en todas las iniciativas de gobierno incluida la Ley del Suelo, la flojedad y poca capacidad de Patricia Hernández, pone al PSOE canario a los pies de los caballos, porque en la circunscripción de Las Palmas las cosas están igual o peor, con un Chano Franquis muy desdibujado. Además el acertado posicionamiento crítico de Juan Fernando López Aguilar contra la Ley del Suelo de Clavijo pone todavía en más dificultades a las huestes del todavía secretario general José Miguel Pérez. Lo que parece claro es que todos los muestreos indican que la gran batalla en Canarias se va a centrar entre Unidos Podemos y el Partido Popular, con ventaja para Meri Pita en todas las encuestas.

Por su parte el Partido Popular no acaba de asimilar la muerte política de José Manuel Soria López. El palmero Asier Antona tiene que estar mirando a sus espaldas constantemente, porque hay un numeroso grupo de grancanarios y también de tinerfeños que no están en absoluto de acuerdo que Antona se confirme como presidente del PP en Canarias. Si Unidos Podemos le supera aunque sea sólo en votos, será una derrota histórica para los conservadores, y nada digamos si también los morados superan a la gaviota en diputados. En todo este frente hay que señalar la posición conjunta de Juan Fernando López Aguilar y Paulino Rivero en el manifiesto “Canarias no es un solar”, y parece claro que con la Ley del Suelo los que están tocando suelo son Coalición Canaria y el PSOE canario. En donde no hay novedades en el frente es en el PSOE a nivel nacional, con la maniobra descarada de Jordi Sevilla Segura, responsable de Economía del equipo de Pedro Sánchez, de pedir que tras las elecciones gobierne quién sume más apoyos parlamentarios. Esto es una sutileza de Jordi Sevilla realmente envenenada para luego jugar con la más que posible mayoría parlamentaria del Partido Popular, por encima de PSOE y Unidos Podemos, y como luego explicará Sevilla tras el 26J, habrá que dejar gobernar otros cuatro años a Rajoy.

Como el PSOE no quiere saber nada de Unidos Podemos, pues entonces por el “bien de España y para que no haya otras elecciones” se abstendrán, para que gobierne Mariano Rajoy en minoría o con el apoyo de Ciudadanos. Será la muerte política del PSOE, pero la derecha socioliberal representada por González, Guerra, Susana Díaz, Jordi Sevilla, etc, etc, incluso la extrema derecha socialfascista, dirán “a mi plim, de momento hasta el 2020 frenamos a Unidos Podemos”. Les importa un pimiento cargarse al partido que fundó Pablo Iglesias Posse en Casa Labra a finales del siglo XIX, pero lo más importante para los ppsocialistas es que sigan habiendo mamandurrias y puertas giratorias, y a vivir que son dos días. Los aparatchi, los que han vivido de un sueldo del PSOE desde su juventud, caso Chano Franquis entre otros, van a ser unos fanáticos enemigos de un pacto con Unidos Podemos. Pero teóricamente los resultados podrían variar ligeramente el 26J en relación a las anteriores elecciones, en beneficio de Unidos Podemos. Así las cosas, como ya hemos apuntado el escaño de Ana Oramas está en el aire, y Coalición Canaria podría tener un batacazo histórico al quedarse fuera del Congreso de los Diputados. El Partido Popular tiene bailando el tercer diputado que consiguió en Las Palmas, y de cinco que consiguió el 20-D, podría bajar a cuatro. Y el PSOE que está a la baja en Tenerife gracias a las barrabasadas de Spínola, podría perder el segundo diputado, y quedarse en sólo tres en Canarias. En cuanto a Unidos Podemos, la confluencia con Izquierda Unida le hace aumentar sus posibilidades, por la Ley D´Hont en cuanto a las matemáticas, y por el entusiasmo y la ilusión despertado en la izquierda canaria, de ahí que no sería de extrañar que consiguiese un diputado más por Las Palmas, y otro más por Tenerife, con lo cual de tres diputados podría pasar a cinco. Claro que todo está por ver y contar.

Seguir leyendo »

El faro de las ocasiones perdidas

Faro de Maspalomas en 1925

Si hay una obra de ingeniería emblemática en Gran Canaria, la más retratada y evocadora de la isla, es sin duda el faro de Maspalomas. Uno de los hitos de ingeniería que fuera realizado por el ingeniero Juan de León y Castillo. Pero, también como tantas cosas, es uno de los más grandes despropósitos que esta 'cagada de mosca en el océano' (como acertadamente definiera Pancho Guerra a las Islas) que nos cuesta un dineral en proyectos inútiles, años perdidos y una solución definitiva propia de la mediocridad de los políticos a los que ha tocado participar en esta errática travesía cuyo desenlace va a ser otra oportunidad perdida.

Amén del baile administrativo entre la Autoridad Portuaria, Ayuntamiento y Cabildo, cada cual quitándose el 'muerto' de encima y sin una idea clara de la gran oportunidad que supone este icono en el corazón del principal destino turístico de Europa en invierno, nos encontramos con un proyecto que lleva años para ejecutarse que supondrá un uso poco atractivo (en mi modesta opinión) para servir como revulsivo de atracción turística: un museo o centro etnográfico e histórico de Gran Canaria.

Atrás quedan las inversiones de mantenimiento que realizó el Ayuntamiento tras recibir el edificio, para que una alcaldesa se desentendiera de esta joya y cediera al Cabildo la titularidad y el liderazgo. Un Cabildo que lleva casi ocho años para dar uso al edificio, con muchísimo dinero gastado (y lucro cesante), sin escuchar la voz de quienes abogábamos por una idea innovadora y moderna para ese espacio, frente a la creación de un nuevo centro artesano y etnográfico que tiene su sentido y razón de ser, pero que no deja de ser una más de las ofertas de este tipo que hay en la isla y que no aporta nada novedoso a la oferta internacional que debe distinguir los destinos turísticos.

Pero lo que más me apena es que la primera reunión que mantuvimos para los preparativos del 50 aniversario de Maspalomas Costa Canaria, en octubre de 2011, fue con el entonces consejero del cabildo Juan Domínguez, responsable de la Consejería sobre la que recaía el proyecto para el faro de Maspalomas. En la reunión, con el apoyo decidido del alcalde de San Bartolomé de Tirajana, Marco Aurelio Pérez, el concejal de Turismo, Ramón Suárez, y yo como comisario del cincuentenario y portador de una propuesta que considerábamos un revulsivo (más) para el destino.

La respuesta fue negativa. Según el entonces consejero, las obras iban a iniciarse de inmediato y el concurso estaba adjudicado y cambiar el rumbo supondría perder mucho dinero. ¡¡¡Y nos lo creímos!!!

Lo cierto es que hoy, 15 de junio de 2016, casi cinco años después, escucho en la radio que no se adjudicó ni se inició ningún proyecto. Además, van a tener que destinar 600.000 euros para el proyecto de un centro etnográfico e histórico de Gran Canaria para que lo visiten los turistas. Recuerdo que hace unos dos años, el entonces consejero de Cultura, Luis Larry Álvarez, afirmó que se incluiría en el mismo edificio alguna referencia al paso de Cristóbal Colón por Maspalomas... Pero ahí está, sin proyecto ni con posibilidad de que se abra en breve.

Yo, qué quieren que les diga. Harto estoy de la falta de visión de los políticos, pero más doloroso es la falta de gestión que es lo único que podría salvar su paso por el control y uso (o abuso) del dinero de todos los contribuyentes.

Lo cierto es que perdimos la oportunidad de contar en el faro de Maspalomas con el primer Centro de Interpretación Mundial del Turismo, apoyado por la Organización Mundial del Turismo y que diera al visitante las claves de la importancia de Gran Canaria y el Archipiélago como destino turístico a lo largo de la historia de la Humanidad. Una oferta única en el mundo para un destino también único. Así nos va y otra vez será...

Seguir leyendo »

Península Ibérica: un puzle que olvida a Canarias

El otro día estaba en casa cuando me llamó un amigo para que viera el final de una entrevista que, en Antena 3, la periodista Susana Griso le hacía a Albert Rivera, el candidato catalán del partido Ciudadanos a la Presidencia del Gobierno español. Mi amigo me dijo que, por supuesto, a lo largo de toda la entrevista solo se había hablado de Madrid y Barcelona. Lo esperado, lo de siempre, vaya, pues más que habituados estamos ya a sufrir ese nacionalismo hispano, centralista y excluyente. Sin embargo, lo que de verdad desató mi incomodidad y mis ganas de hacerles partícipes de esta reflexión no fue el programa en sí (un programa, por cierto, en el que injustamente solo aparecerán los de siempre, PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos, ni rastro de otras fuerzas políticas, como AHI-Coalición Canaria), sino el regalo que la periodista le hizo al invitado: nada más y nada menos que un puzle titulado La Península Ibérica

De inmediato me vinieron a la cabeza las fotografías de aquellos casposos mapas del franquismo que colgaron en las escuelas del país durante el siglo pasado, y que por desgracia algunos siguen usando, en los que las Islas Canarias o no aparecían, o bien lo hacían fuera de lugar en un humillante recuadro mal encajado bajo las Islas Baleares. Bueno, ustedes ya me entienden. Es simbólico, sí, pero también es significativo porque llevo sufriéndolo toda mi carrera política, ese centralismo hispano, miope y torpe que solo parece tener ojos para Madrid porque es la capital, para Cataluña y para las ciudades que lucen los tópicos más típicos de lo español. Ese puzle que la periodista regala a Albert Rivera para que construya el mapa del país ya nos excluye, y nos excluye porque no somos continente sino islas, aunque también porque los propios canarios no hemos sabido aún dotarnos del suficiente amor propio como para percatarnos de que en el escenario político actual debemos tener una voz sólida que nos represente, que diga las cosas con nuestro deje y nuestro acento, que recuerde que aquí en Canarias todo es diferente porque la geografía es diferente y eso todo lo determina. 

Votemos el 26 de junio con todo el sentido del amor propio, del amor a lo nuestro, porque desde mi experiencia política durante varios años en el Senado, pero también como representante en diferentes órganos políticos de la Unión Europea y como secretario de Acción Exterior de Coalición Canaria, puedo asegurarles que sólo teniendo una voz propia podremos hacernos escuchar entre las diferentes voces del mundo, porque es lógico y humano que cada uno vaya a lo suyo, a defender primero lo suyo. 

Seguir leyendo »

El infierno es el otro

El que se acostó pronto tampoco se perdió mucho. El debate de los cuatro principales candidatos a la presidencia del gobierno fue del todo previsible. En primer lugar, la palabra debate le queda muy grande a este formato televisivo. Más bien fueron cuatro monólogos alternativos. Cada uno tenía un tiempo para vendernos su moto, pero ninguno la vendió a los indecisos. A los otros, a los hooligans, no es preciso convencerlos.

PP y Podemos, que son los que mejor dan en las encuestas, jugaron a la defensiva y no arriesgaron. Los que dan peor en los sondeos, PSOE y Ciudadanos, eran los que estaban obligados a atacar. Pero Sánchez y Rivera no emularon a la selección española de fútbol en el tiki-taka y ni siquiera lograron un mayor porcentaje de posesión de balón que sus contrincantes, como Iniesta y compañía. Quizá por eso, influidos por la Eurocopa, los encargados de machacar a Podemos cambiaron Venezuela por Grecia, como si los culpables de la crisis del país heleno no fueran los homólogos del PP y PSOE.

PSOE y Ciudadanos fueron los únicos que no se hicieron daño en el debate, como si estuvieran prolongando su pacto de gobierno frustrado. Iglesias tendió la mano a Sánchez, sabedor de que es la única forma de alcanzar la presidencia. Sin embargo, Sánchez, dolido y resentido porque Iglesias no apoyó su investidura, le hizo ascos. El líder de Podemos le reconvino en varias ocasiones recordándole que el enemigo de los socialistas no era él sino el PP, como cuando Bilardo le dijo a su masajista, mientras éste atendía a futbolistas contrarios, que los suyos eran los colorados. Además, Sánchez padeció de amnesia al no recordar que actualmente PSOE y

Podemos mantienen pactos en varias comunidades autónomas y ayuntamientos importantes. Rajoy infravaloró a los partidos nuevos que le daban caña con el argumento baladí de que no tenían experiencia para gobernar. Claro que no la tienen. Nadie puede tener experiencia en un trabajo si antes no ocupa el puesto. Pero eso es tan obvio que huelga decirlo incluso al presidente. Es la excusa que los empresarios mediocres y sin escrúpulos arguyen para no dar empleo a los jóvenes sin experiencia laboral. Es la pescadilla que se muerde la cola. Rajoy fue la pescadilla que se mordió su propia cola, para lo cual hay que ser un buen contorsionista circense. Bienvenidos al circo.

Seguir leyendo »

La casta de los optimates

Si en alguna ocasión quisiéramos remontarnos a los orígenes históricos y políticos del tan manido bipartidismo, parece evidente que no nos quedaría más remedio que remontarnos a los últimos siglos de la república romana, cuando aquel experimento controlado por la élite patricia ya estaba abocado a su fin, tras la victoria de Octavio sobre Marco Antonio. Aunque la traslación del término “partido político” a la realidad romana corre el riesgo de hacernos caer en anacronismos y analogías algo atrevidas, la realidad es que el panorama político del último siglo y medio de Roma antes de la implantación del Imperio estaba polarizado por dos formas de entender el ejercicio del gobierno y en torno a estas “sensibilidades” se iban situando las élites dirigentes primero, y posteriormente el resto de la población. El conocimiento interno de este enfrentamiento se lo debemos de manera directa al interés que tuvo el famoso orador y político Marco Tulio Cicerón de describir cuál era su posición y cómo de malos eran sus opositores. Las obras de Cicerón han pasado a la posteridad como ejemplo máximo de la oratoria romana y en muchos casos su pervivencia se ha debido a que fueron tomadas por los romanos como textos de estudio para formar a nuevas generaciones. Sin embargo, Cicerón no solo juntaba palabras, sino que también transmitía a través de sus escritos su propia ideología. El Corpus Ciceronianum está compuesto por diversidad de obras, pero en ellas destacan los discursos que pronunció en los tribunales en su conocida actividad como abogado. Es en estos textos donde Cicerón aprovecha, como forma de argumentar sus defensas y sus acusaciones, su pensamiento político, y gracias a ello nos ha llegado una radiografía de las convulsiones políticas de su época. Suele ser más conocido su papel en la represión del intento de golpe de estado de Catilina (recogido en sus famosas Catilinarias), pero son otras obras menores como el Discurso en defensa de P. Sestio (Pro Sestio) donde podemos aterrizar en el tema que les estoy presentando. P. Sestio era un político amigo de Cicerón que había sido acusado “injustamente” por fraude electoral. La defensa que planteó nuestro Marco Tulio consistió en recordar al tribunal cómo Cicerón había sido también acusado anteriormente injustamente como resultado del uso interesado de los tribunales para lograr su exilio y su abandono de la política. Pero al entrar en materia, Cicerón se centra en describir cuál es el clima que ha llevado a que la República esté a punto de ser aniquilada. El resumen de Cicerón lleva a presentar el origen de todos los males de Roma en que “existen dos clases de hombres entre quienes aspiraron a ocuparse de la política y a actuar en ella de manera distinguida; de éstos, unos pretendieron ser y que se les considerara populares, los otros optimates”. No debemos confundirnos con los términos. Para Cicerón, los populares son aquellos que usan la demagogia y que todo lo que aspiran es a apoderarse del poder con el apoyo de las asambleas populares, para una vez allí, comenzar a hacer una política contraria a las tradiciones, con una reforma agraria como principal proyecto y favoreciendo las expropiaciones de tierras ocupadas por la aristocracia (no me lo invento, es lo que dice Cicerón). Mientras que los optimates (los excelentes), son aquellos que solo quieren que prevalezca el orden y que están satisfechos con que las cosas sigan como siempre. Aunque Cicerón es mucho más explícito con su descripción: “todos los que no son criminales, ni malvados por naturaleza, ni desenfrenados ni están acuciados por dificultades domésticas”.

El clima político de la Roma de los últimos años de la República estuvo marcado por la polarización y el enfrentamiento radical entre estas dos posturas irreconciliables. Los episodios más violentos que conocemos de esta época están marcados, casualmente por la forma en que los optimates frenaron cualquier proyecto reformista. Los hermanos Graco acabaron con sus cuerpos en el Tíber, y las guerras civiles entre Sila y Mario o Pompeyo y Cesar tenían de fondo (además de los egos personales) estas dos maneras de entender el gobierno de la república. El miedo al cambio y la cerrazón a cualquier tipo de opción política diferente se concretó a través del pensamiento de Cicerón en la demonización del oponente político. El orgullo de la pertenencia a la “natio optimatium” (la casta de los optimates) como dice Cicerón en su obra, llevó a que las vías de convivencia y entendimiento político cada vez fueran más complicadas dentro de las paredes del Senado de Roma. Ese bloqueo a cualquier tipo de cambio y de adaptación a las nuevas demandas de la población de Roma a finales del siglo I a.C. acabaron desembocando en varias guerras civiles que terminaron definitivamente con la República. A lo mejor, deberíamos seguir mirando a nuestra historia, para tratar de no repetir los mismos errores.

Seguir leyendo »

Un sistema electoral poco democrático

Esta semana se reunió la comisión del Parlamento canario para la reforma del sistema electoral. Los primeros pasos que dieron nos hacen sospechar que la reforma nace bichada. Una de las primeras medidas ha sido limitar el número de expertos que podrán pasar por la comisión parlamentaria para realizar sus aportaciones sobre el sistema electoral. Coalición Canaria, el PSOE y la Agrupación Socialista Gomera, tres fuerzas políticas que suman 351.204 votos, podrán citar a 10 expertos, mientras que el PP, Podemos y Nueva Canarias, que en las elecciones autonómicas lograron 394.376 votos, podrán citar a 7. Como ven, todo tan democrático y proporcional como el sistema electoral que queremos reformar precisamente las fuerzas que representan a la mayoría de los ciudadanos que fueron a votar.

La semana pasada el foro cívico Demócratas para el Cambio, que desde 2007 lleva denunciando los déficits democráticos del sistema electoral canario y movilizando a la sociedad de las islas para intentar su reforma, presentó el libro “Textos para la reforma electoral de Canarias”, una obra conformada por análisis de expertos universitarios en Ciencias Políticas, Economía y Derecho Constitucional que ha sido coordinada por el profesor de Derecho Constitucional de la Universidad de La Laguna Gerardo Pérez Sánchez y por Vicente Mujica Moreno, presidente de Demócratas para el Cambio. El Cabildo de Gran Canaria ha apoyado la publicación de esta obra editada por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

En el libro se recogen algunas de las ponencias que se presentaron en las jornadas “El sistema electoral canario: la imperiosa necesidad de su reforma”, celebradas en Las Palmas de Gran Canaria en septiembre del año pasado. Una de esas ponencias está recogida en el primer capítulo del libro, donde los profesores Carlos Fernández Esquer y José Ramón Montero señalan que “En general, los efectos de todos los sistemas electorales, mayoritarios o proporcionales, apuntan más a la desproporcionalidad que a su contraria, bien que existan serias diferencias de grado. Todos los sistemas tienden a ser, cuando menos, algo desproporcionales, pero buscan evitar asimismo una desproporcionalidad extrema. En el primer análisis estadístico comparado entre países, Douglas W. Rae acudía a los términos de una célebre novela de Howard Pyle para concluir que, como el alguacil de Nottingham, el régimen electoral suele robar al pobre y dar al rico: habitualmente los partidos mayoritarios obtienen un número de escaños superior a su parte proporcional, mientras que los partidos pequeños reciben un número inferior”.

Seguir leyendo »