eldiario.es

Menú

El ADN 'austericida' de los presupuestos

- PUBLICIDAD -

Los presupuestos de la comunidad canaria para 2014 tienen un enorme problema de partida: en su elaboración se han aplicado los mismos criterios -recortes en inversión y en los servicios públicos esenciales-, que los utilizados por Rajoy y su Gobierno para las cuentas públicas estatales del próximo año. Comparten un similar ADN, lo que hace que uno y otro, el canario y el estatal, no sirvan para estimular la economía ni para crear empleo. Tampoco para resolver el retroceso de los servicios públicos ni para atender los graves problemas de la creciente pobreza.

Cierto es que las cuentas públicas canarias vienen condicionadas por la nefasta financiación autonómica y por los injustos Presupuestos Generales del Estado, así como por el objetivo de estabilidad impuesto para esta comunidad, con un techo de déficit público del 1% y de límite de endeudamiento del 14,1%. Pero, incluso dentro de los límites, puede optarse por otra orientación distinta a las políticas de ajuste y austericidas que sólo han causado más depresión económica y más desempleo.

Y, además, se trata de enmascarar la realidad. Por ejemplo, cuando desde el Gobierno y desde los grupos parlamentarios que le apoyan, CC y PSOE, se señala que el presupuesto crece un 1,1% respecto a 2013, es decir, que se disponen de 68 millones de euros más que en el presente ejercicio. Se olvidan intencionadamente de que las cuentas de 2013 se vieron incrementadas por el crédito extraordinario de 206 millones de euros del pasado septiembre, a consecuencia de la flexibilización del déficit. En rigor, este presupuesto supone una disminución de 134 millones, un 2%.

Ingresos

El capítulo de ingresos de las cuentas públicas canarias para 2014 confirma una política fiscal errática por parte del Gobierno canario. Así, desaparecen figuras impositivas improvisadas en los presupuestos de la comunidad para 2013, caso del impuesto de envases (que pretendía recaudar nada menos que 35 millones de euros), y, sin explicarlo, disminuyen de ocho millones de euros a 100.000 euros el de grandes superficies.

Desde Nueva Canarias insistimos en nuestras propuestas, expresadas mediante enmiendas en los debates presupuestarios de 2012 y 2013, en la Ley de Medidas Tributarias y Administrativas y en la discusión del crédito extraordinario, en septiembre. Dirigidas, fundamentalmente, a cuestionar esta política económica, insistiendo en la persecución del masivo fraude fiscal y en que paguen más los que más tienen; esto último a través del incremento del tramo más alto del IRPF, el impuesto sobre transmisiones patrimoniales y el IGIC para bienes suntuarios, es decir, sus tipos más altos.

Como novedad, planteamos una tasa sobre estancias turísticas en Canarias, como ya existe en otras comunidades autónomas y estados. Y cuya recaudación se destinaría al fomento de la renovación de las infraestructuras turísticas públicas y a la mejora de la competitividad del sector. Lo planteamos como una aportación a un debate, y al consenso posterior, en el que deben participar las fuerzas políticas, pero también las organizaciones económicas y sociales y el conjunto de la sociedad canaria.

Recesivos

Por otra parte, considero que los presupuestos canarios para 2014 son recesivos y, por tanto, no ayudarán a la imprescindible reactivación económica. En efecto, la inversión baja en 33 millones de euros (un 5,5%), que se suman a los 247 millones reducidos en 2013. A lo que hay que añadir la caída de la inversión en las cuentas públicas estatales.

Demuestran, además, que el Ejecutivo canario no tiene un modelo económico de futuro. Sus cantos a la relevancia de la I+D+i y una economía sostenible y del conocimiento chocan con la realidad de un presupuesto que convierte en inviable al Instituto Tecnológico de Canarias (ITC), uno de las entidades más relevantes en este ámbito.

Similar suerte corren los servicios públicos. La sanidad, descapitalizada en los últimos años, disminuye en 56 millones de euros respecto a 2013, si se compara con las cuentas adicionales del crédito extraordinario; y sin ninguna actuación específica contra las listas de espera. Las políticas sociales aumentan sólo en seis millones de euros, situándose en el nivel de 2012, cuando hoy hay más paro y pobreza que entonces. En educación se produce un leve incremento, que no compensa las pérdidas de más de 150 millones de euros, en los últimos años. En todo caso, valoro positivamente el aumento de partidas destinadas a sustituciones docentes, así como el incremento previsto para comedores escolares.

Asimismo, se produce un auténtico maltrato a Gran Canaria, imitando el comportamiento del Ejecutivo de Rajoy con el Archipiélago. No hay partidas para la construcción del pabellón del Mundobasket 2014, incumpliendo el compromiso firmado por el Ejecutivo canario. Se deja con solo tres millones de euros a la carretera de La Aldea y se reduce, de forma sustancial, las correspondientes a la IV fase de la circunvalación de Las Palmas de Gran Canaria. Además, el Consorcio de Bomberos de Gran Canaria recibe la mitad que en 2013, situación que no sucede en el resto de las islas.

Con este presupuesto de la comunidad canaria para 2014 sin apenas inversión pública, con el leve incremento del PIB que pronostica y la actual parálisis de la demanda interna (por el elevado paro, las reducciones o congelaciones salariales y la ausencia de crédito) parece muy poco probable que se logre esa bajada del desempleo del actual 35,12% al 32,5% que señala el Gobierno para 2014. No contribuye, en modo alguno, a modificar una situación económica y social de extrema gravedad; y eso nos obliga a presentar una enmienda a la totalidad a estas cuentas públicas canarias para 2014.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha