eldiario.es

Menú

En el 142 Aniversario del nacimiento de Secundino Delgado

- PUBLICIDAD -

Justo en los tiempos donde próceres como Sabino Arana, en Euskadi, o Prat de la Riba, en Catalunya, daban carta de naturaleza a los diferentes nacionalismos de la periferia en el Estado español, en Canarias, Secundino Delgado hacía lo propio con el nacionalismo canario. Este anarquista de convicciones obreristas y "autonomistas" sufrió la persecución que jamás se llevara a cabo por parte del ejército español, en la figura del General Weyler. Perseguido en sus estancias de Caracas, La Habana, y por supuesto, Canarias, este prócer canario revive hoy, en pleno siglo XXI, las mismas ansias, incluso si cabe, mayores, del mismo pueblo de finales del siglo XIX y principios del XX, donde se renueva el ideal de una tierra, la canaria, liberada de la opresión a la que ha estado siempre expuesta tras la conquista castellana, allá por el siglo XIV.

No quiero tampoco contarles una lección magistral sobre la historia y la vida de Secundino Delgado, me voy a quedar con su legado, con los mismos ideales que tienen nuestros jóvenes hoy día. Ciento cuarenta y dos años después de su nacimiento, los valores se mantienen, y la esperanza es la misma.

A nadie se le esconde que la Canarias de hoy es muy diferente a la que vivió Secundino, incluso a principios del siglo XX, con un Estado que perseguía cualquier atisbo nacionalista, autodeterminista o incluso independentista. Cercano esta el fatal desenlace para el Estado con la pérdida de las últimas colonias en Cuba, Filipinas, Puerto Rico, donde la población estaba en una situación de desazón y desesperación como nunca se vivió. Quizás fue ese el panorama que mejor sirvió al nacionalismo para su posterior desarrollo, no sólo con las aportaciones de Delgado, que fueron muchísimas, sino con las del presidente del Partido Nacionalista Canario, José cabrera Díaz.

Cuando se habla de unidad nacionalista en el siglo XXI se desconocen las verdaderas raíces de este hecho tan sumamente importante para nuestra tierra. El Nacionalismo es uno, su única división viene dada por los personalismos de unos y de otros, no por las gentes que así se consideran. No estamos para dar clases a nuestros hijos de carreras inútiles de ver quién es mas nacionalista que otro, no existen las medidas exactas para calibrar si es un nacionalismo moderado, autodeterminista, federalista, autonomista, constitucionalista, pues no? Todos esos adjetivos son creados con claros intereses de dividir un sentimiento y unas ansias de un pueblo que no renunciara jamás a ver algún día a su tierra totalmente liberada del Estado español. El único calificativo que puede tener nuestro nacionalismo es el de Canario.

Un cinco de octubre más, venimos a recordar, por tanto, a esta figura que nos congrega, un año más, para darnos cuenta de que no estamos solos y que algún día esta tierra será una tierra libre de las ataduras de un Estado que se ha caracterizado por el continuo ninguneo a una realidad que siempre ha desconocido.

(*) Antonio Hernández Lobo es presidente de Coalición Canaria de Telde

Antonio Hernández Lobo *

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha