eldiario.es

Menú

Arafat, memoria viva

- PUBLICIDAD -

Mártir entre los palestinos , premio Nobel de la Paz para aquella institución, líder indiscutible y padre de la patria palestina para unos, sus más acérrimos enemigos y detractores no han dudado en calificarle de la manera más miserable.

El tiempo que, justamente, pone a cada cual en su lugar, demuestra que su ausencia le hace mejor que su sucesor al frente de la Autoridad Nacional Palestina y que no hay negociación posible cediendo más a cambio de nada con la entidad sionista cuyos argumentos e hipócrita actitud para conseguir un acuerdo se desdice una y otra vez ante una nauseabunda comunidad internacional, especialmente la europea.

La caída del muro de Berlín, tan expansivamente festejada, ha cegado el levantamiento de otros muros más largos, altos y de mayor calibre como el que construyen los sionistas en la Palestina usurpada, separando familias y terrenos de los legítimos dueños de esas tierras, los propios palestinos. Otros muros hay de menor cuantía pero no de menor vergüenza para la Humanidad. Veamos el que separa Estados Unidos de Norteamérica de Méjico o la valla española para impedir el paso de inmigrantes desde Marruecos.

La figura de Arafat que despierta una amplia repugnancia entre los judíos sionistas es para los palestinos símbolo de lucha por la Libertad y jefe de una revolución que pretende desde sus orígenes la creación de un estado palestino independiente, laico y democrático. Sus valientes desafíos ante la Asamblea General de las Naciones Unidas nunca tuvieron eco en la sociedad israelí y menos aún en sus plañideros gobiernos.

Su figura yace ligada a la resistencia legítima, a la Paz y al peor enemigo que pueda generar la humanidad, el carnicero de Sabra y Chatila, Ariel Sharon cuya senda entre la vida y la muerte aún no ha llegado a su fin. Pero no se podrá olvidar que igualmente está ligado a Isaac Rabin, vilmente asesinado a manos de los propios judíos por apostar por la paz. El carnavalesco cordero de Shimón Péres demuestra de manera reiterada que habrá que librarse del agua mansa. Sus actos hablan por sí solos.

La lógica de Oriente Medio invita a olvidar la entrevista concedida por Arafat al diario de "izquierdas" Haaretz cuyo titular era muy elocuente: "¿Un estado judío? Definitivamente, si". Esa fue la respuesta de Arafat poco antes de su muerte a manos bastardas.

Una vez más expreso mi profundo afecto por su persona, por su carismático liderazgo y por su entrañable familiaridad con los palestinos de los territorios ocupados y los que vivimos en una diáspora llena de nostalgias esperanzados en que quienes administren justicia lo hagan a tenor de las leyes: ese será el fin de tanto sufrimiento.

Mi querido Uxtiar, mi Viejo, mi amigo, hermano de mi padre, aquí permaneces, en mi memoria viva, y seguro que en la memoria de todos los palestinos.

El tiempo depura su imagen y su obra.

Bis mil-lahi arrahmani arrahim??..(en el nombre de Dios, el Clemente, el Misericordioso??)

* Ex presidente y cofundador de la Comunidad Palestina en Canarias

Carlos Juma*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha