eldiario.es

Menú

Bankia, los preferentistas y los hombres de negro

- PUBLICIDAD -

Es increíble lo que estamos viendo con este gobierno, y con cualquier otro, en su apoyo incondicional a la gran banca insuflándole grandes cantidades de dinero para que estos no hagan otra cosa que "más de lo mismo". No espero que la Banca tenga corazón, ni tampoco que tenga sentimientos pero sin embargo si espero, o más bien esperaba, que las Cajas de Ahorros si tuvieran algo de corazón y de sentimientos porque siempre nos han dicho que "las cajas son algo más que un banco" para diferenciarse de estos en su política de obra social y no en el reparto de beneficios.

La comercialización de las preferentes que comenzó a realizar por primera vez el Bco.de Santander, pronto fue copiada por las cajas que se apuntaron de una forma decidida a utilizar los ahorros de su clientela, especialmente noministas y pensionistas, para pasarles sus dineros a esos productos de riesgo con el argumento de que no había ningún problema, que lo podían recuperar cuando quisieran, sólo que funcionó bien mientras existió un mercado secundario que permitía el trasvase de unos clientes a otros, hasta que la crisis estalló, y el sistema se vino abajo y con él ese mercado secundario.

Es una pena porque uno de los clientes naturales de toda la vida de las cajas eran los pensionistas y son a estos a los que, en su gran mayoría, se les engañó con los ahorros de toda una vida, por eso considero que han sido estafados, que se trata de una estafa masiva, aunque de partida esa no fuera la intención de las entidades financieras que las comercializaron.

Y no son los empleados de las Cajas los culpables de ello, aunque, en muchos casos, vendieran esos productos a sus clientes; son los equipos directivos de las Cajas, sus Directores Generales, sus Presidentes Ejecutivos los principales culpables de este engaño, porque ellos son los que pusieron en marcha las campañas de promoción y captación de los citados productos a sabiendas de lo que estaban haciendo y del riesgo que corrían y no los empleados que los vendían en sus mesas de trabajo, que sólo cumplían órdenes bajo la presión continua de esos directivos que vigilaban y arengaban a aquellos empleados que no cumplían con los objetivos marcados, y a veces, y en muchos casos, sin tener conocimiento exacto por parte de estos trabajadores de los riesgos que podía estar corriendo el cliente. Y como no, el principal culpable de todos, que no es otro, que el Banco de España, que no cumplió con su deber de supervisor y que debió velar no sólo por los ratios de riesgos que corre la banca en general sino que los productos que pongan estos en circulación en el mercado sean seguros y fiables para la clientela.

Y mientras ocurría todo eso con los preferentistas, el gobierno, el Estado, en definitiva todos los españoles, poníamos 22.000 millones de euros de dinero público para Bankía convirtiéndose en el mayor rescate financiero de la historia de España, y no digo que no hubiera que hacerlo para preservar los ahorros de todos sus impositores que de otra forma se podrían ir al traste, pero no cabe duda que este es un dato inequívoco de las prioridades de los políticos y de los que nos gobiernan, dinero para Bankia si, lo que haga falta, pero dinero para solucionar una de los engaños masivos más grandes que ha habido en nuestro país, para eso, no hay, a no ser que se le haga una quita a los perjudicados y puedan recuperar un 20, 30, 40% de sus ahorros.

Ahora parece que algunos pueden recuperar su dinero acudiendo al arbitraje, pero no deja de ser indignante que hayan tenido que salir a la calle nuestros abuelos y hacerse visibles para que con su lucha puedan recuperar algo, por eso me solidarizo con ellos y entiendo perfectamente la lucha y todas las acciones que están llevando a cabo todos los preferentistas, por muy duras que están sean, porque han arruinado el presente y el futuro de mucha gente humilde que confiaban en nuestras Cajas de Ahorros, aunque no comparto que arremetan contra los trabajadores, porque estos no tienen la culpa de lo sucedido, al contrario, han sido y son victimas también del sistema.

Pero no pasa nada, Bankia recibe los 22.000 millones de euros y comienza con un plan de despidos y de traslados de empleados, en el caso de la Caja Insular, de traslados a la península sine die, un plan perverso porque nadie sabe qué criterios se utilizan para despedir a un trabajador o para dejarlo, ningún trabajador sabe si lo despedirán por ser rubio o moreno. Aquí en Bankia (Caja Insular) se abre un periodo para que los trabajadores se acojan a bajas voluntarias cuya indemnización será mejor que cuando lleguen los despidos forzosos; en ese periodo voluntario hay muchos trabajadores que se han marchado de Bankia por la incertidumbre de que pasará más adelante y otros esperan porque piensan que son unos buenos profesionales, que no hay motivos para que le despidan porque lo que han hecho toda su vida es trabajar y dar lo mejor por nuestra Caja Insular de Ahorros de Canarias.

Es un calvario lo que están pasando y han pasado algunos compañeros de Bankia (Caja Insular) por haberse quedado al periodo de despido forzoso. No saben nada de si entraran en el bombo hasta el mismo día en que se persona en su oficina los hombres de negro de Bankia, si como lo estoy diciendo, los hombres de negro, es como les llaman, porque vienen vestidos de traje y corbata, generalmente traje oscuro, vienen de la península, son aproximadamente entre doce y quince personas.

Todos los hombres de negro van cada uno a su destino donde va a haber algún despedido, hablan con el Director de la oficina y le indica el trabajador que tienen que llamar, este se presenta allí, le dicen que es uno de los despedidos, que recoja sus cosas y se marche de la Caja, ese es el procedimiento; en un caso el trabajador estaba cuadrando la Caja y cuando lo llamaron al despacho del director para darle la mala noticia no le dejaron siquiera terminar el cuadre; Esto no es propio de una entidad financiera pública, es indigno, asqueroso, denigrante y vejatorio el procedimiento que utiliza Bankia con sus trabajadores después de todo el dinero público que han recibido para reflotarlo. Sarcásticamente dicen que lo hacen así para que el trabajador no tenga tiempo de llevarse ninguna información.

Mientras eso sucede, el ex presidente de Bankia, Rodrigo Rato, lo ficha el Banco de Santander de Botín, principal competidor de Bankia y me pregunto yo, ¿a este señor le fueron también los hombres de negro para que no se llevara información confidencial a su principal competidor? ¡¡ claro que no, como iba a ser eso !! después de engañar presuntamente a los clientes de Bankia vendiéndoles acciones cuyo valor ahora es casi cero y de presuntamente engañar también y doblemente a algunos preferentistas cambiándoles estas por acciones de Bankia, obtiene como premio un sillón en el Consejo del Santander, como si no hubiera pasado nada y sin ninguna responsabilidad de lo que ha ocurrido en esa Entidad, y a Miguel Blesa, anterior Presidente de Caja de Madrid, que por cierto, el juez que se atrevió a meterlo en la cárcel unos días nada más lo han sancionado de empleo y sueldo y va camino de la inhabilitación. Esto es lo que está ocurriendo en Bankia, sin que nadie se entere, por eso quería publicitar estas prácticas indecentes para que la ciudadanía sepa lo que están pasando los trabajadores de la desaparecida Caja Insular a los que animo a presentar las demandas oportunas para defender su puesto de trabajo o siquiera para defender su dignidad.

Está claro que no vale ser un buen profesional, está claro que no vale defender a tu empresa donde quiera que vas, está claro que no vale convencer a tus amigos y familiares para que depositen sus ahorros en tu empresa, no vale de nada porque mañana te puedes encontrar con un hombre de negro en tu mesa al que piensas que era un cliente y a lo que viene es a despedirte y a acompañarte en ese mismo instante hasta la puerta de la calle. Esto está ocurriendo en Bankia y no estoy exagerando y todavía tenemos que escuchar al Presidente del Eurogrupo decir que en España se tiene que trabajar más y más duro, permítame que le diga que es usted un caradura, y a los directivos de Bankia, si me pueden decir donde han aprendido esas prácticas de despidos que están haciendo, cual es el motivo de hacerlo de esa manera tan denigrante, estamos hablando de personas, no pueden tratarlos como si fuera un mueble, son trabajadores que algunos llevan más de treinta años en la Caja Insular y vienen ustedes desde Madrid o Valencia como una apisonadora que sin ninguna contemplación se lleva a todo el que coja por delante.

Esa no es la forma de fidelizar a unos trabajadores con su empresa, al contrario, y si no, aquí tienen un ejemplo en mi persona, con 38 años en Caja Insular, ustedes señores de Bankia no me dicen nada, no siento nada por ustedes, no hay en mí ni el más mínimo sentimiento de empatía hacia la empresa que es la que me ha pagado hasta ahora; si desprecian a mis compañeros de la manera que lo están haciendo yo los estoy despreciando desde este mismo momento, aunque no sirva de mucho y estoy seguro de que tengo legiones detrás que opinan como yo.

No obstante y para tranquilidad de todos decirle a la ciudadanía canaria que desde el punto de vista de la seguridad de sus ahorros pueden estar tranquilos con Bankia porque es una Entidad nacionalizada, una cosa son los sentimientos y el corazón y otra la seguridad de sus ahorros.

A los compañeros que se quedan, ¡mucho ánimo!

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha