eldiario.es

Menú

Boda de penalti por conveniencia

- PUBLICIDAD -

Bochorno. Esa es la palabra. Produce bochorno ver cómo han escenificado durante toda la campaña electoral ese matrimonio de conveniencia y cómo han faltado al respeto a toda la ciudadanía, incluido su electorado, haciendo la escena del sofá que ha durado lo que les dura dura: nada. El poder para los impotentes. Los seudonacionalistas se reunieron con desgana con los socialistas, con los ganadores de las elecciones, pero sólo por obligación, para hacer el paripé. No querían un pacto con el PSOE y por eso insistieron en que López Aguilar no era el hombre adecuado. Vaya, justamente lo contrario de lo que piensa la mayoría de los canarios, que le ha otorgado el respaldo de una manera abrumadora. Desde los primeros tiempos de Jerónimo Saavedra no se vio nada igual. Ha bastado una sola cita, un solo día, para que Paulino y Soria se repartieran la tarta nupcial antes incluso de que se celebrara la unión. Paulino, bajito, poca cosa, maestro escuela (licenciado en Magisterio, según la tele autonómica), es la novia sempiterna de CC. PSOE y PP se la disputan siempre, pase lo que pase, hasta que no se cambie sustancialmente la ley electoral, ese engendro antidemocrático que deja cada cuatro años los votos de más de 150.000 canarios en el contenedor de basura más próxima al Parlamento regional. El acuerdo entre CC y PP es una coña marinera. La principal condición impuesta por CC al PSOE, el Estatuto de Autonomía, ha sido la primera que ha desaparecido al reunirse los seudonacionalistas con el PP. Graciosísimo si no fuera para llorar. Ya lo ha dicho López Aguilar, el ganador/perdedor: ha sido pueril y ridículo que le echen la culpa a él por no haberse logrado un acuerdo de gobierno. Lo primero que hicieron Paulino y Soria fue repartirse los cargos, que del programa ya veremos. Lo importante para ellos es la Presidencia y la Vicepresidencia, asegurarse el buen sueldo y el poder público. Luego, antes de proseguir con la negociación, Paulino se fue a Madrid a hablar con los dirigentes nacionales del PP porque no se fía de los de aquí. Normal. Lo que no lo es tanto es que un dirigente nacionalista salga de Canarias para cerrar un pacto. Menudo favor está haciendo así al nacionalismo. No, Paulino, si el PP quiere pacto, que vengan Zaplana, Acebes y Trillo por aquí. Pero qué se han creído estos españolistas. Hasta la chica esa de las paletillas, sí, Sáenz de Santamaría creo que se apellida, dijo el otro día en la tele que era incomprensible que el PSOE no dejara gobernar en Navarra a UPN, la franquicia del PP en esa comunidad, "porque la gente no entendería que el tercer partido gobernara allí en un pacto con el segundo (nacionalista, para más inri) para desbancar al primero". Vaya, mi niña, justo lo que ha hecho tu partido en Canarias. La única diferencia es que aquí el primero, que es el PSOE, ha subido sustancialmente, mientras que en Navarra el primero, que es UPN-PP, ha bajado sensiblemente. "Es como si en el campeonato de liga o en la vuelta ciclista el segundo y el tercero pactan para quitarle el campeonato al primero", dijo la tipa. Y se quedó tan pancha. Ver qué dice ahora esta ideóloga del PP. Es curioso pero CC es el único partido nacionalista que en España siempre pacta con el PP. ¿Será de derecha Paulino? No, qué va. ¿A quién puede extrañar este pacto de perdedores?

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha