eldiario.es

Menú

Cambullón: un sentimiento de la historia de Canarias

- PUBLICIDAD -

Así pues, Cambuyón no entra con la y. La variedad de mercancías que introducían en la isla era muy grande: alimentos, herramientas, útiles de toda clase o, incluso, medicamentos. Esto último fue muy importante tras la Guerra Civil, cuando la escasez convirtió a los cambulloneros en importadores casi exclusivos de penicilina desde barcos procedentes de Argentina. Estos negocios y trueques se realizaban casi siempre desde botes o sobre las cubiertas de los barcos (y en este caso eran los bombistas los encargados: cambulloneros con autorización del Capitán para subir abordo). También había cambulloneo en tierra, una vez bajaban las tripulaciones. "Haciendo visajes de llanero experto sacó su propio naife de cambullón de bajo la guayabera" (Ángel Sánchez, Cuchillo Criollo, p. 119). "Yo, antes de empezar con el cambulloneo, las pasé muy amargas en la carga blanca". (Publicado en Habla canaria, por Sergio).

Cirilo Leal, en su Teatro y marginalidad en Canarias. Cambullón, explica que "el cambullonaje es una tradicional forma de comercio que se genera en las islas al arribo del tráfico portuario, consistente, en la actualidad, en la compra de sobrantes de gambuza o barriduras de bodega", dice. A partir de 1976, como consecuencia de las medidas de seguridad y control por parte de la Guardia Civil en las instalaciones portuarias, la situación cambió drásticamente". Y es que se aproximaban los malos tiempos para el cambullonero.

Rafael Lutzardo

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha