eldiario.es

Menú

Canarias y el Plan de estímulo de la UE

- PUBLICIDAD -

Se trata, como digo, de políticas profundamente equivocadas, que solo tendrían algún sentido en momentos de recuperación económica, pero no ahora. Y que, como bien señalaba el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz, se convierten en decisiones auténticamente suicidas. En consecuencia, he venido abogando por que se produzca un cambio profundo en las mismas. Entre otras medidas, implementando políticas de estímulo a la economía, mediante un ambicioso plan de inversiones públicas.

Parece que la situación puede comenzar a cambiar. Las presiones de Obama y la nueva impronta que da el presidente francés, Françoise Hollande, que desde antes de su llegada al Elíseo ya planteaba la necesidad de políticas bien diferentes a las del eje Merkel-Sarkozy, han puesto sobre la mesa un plan de estímulo para Europa, que puede contribuir a salir del actual pozo.

Considero de mucho interés la propuesta contra la crisis económica que el pasado viernes 22 avalaron los máximos mandatarios de Alemania, Francia, Italia y España, Merkel, Hollande, Monti y Rajoy, respectivamente. Una propuesta que, aunque claramente insuficiente para la dimensión de los actuales problemas, tiene el valor de que rompe con la perversa dinámica dominante que sólo entendía de recortes y que está suponiendo enormes sufrimientos para gran parte de la ciudadanía.

Este plan de estímulo tiene entre sus objetivos prioritarios la creación de empleo. Se pretende inicialmente dotarlo con 130.000 millones de euros, una cantidad seguramente modesta. Y el presidente francés propone que sea financiado con fondos estructurales de la Unión Europea, del Banco Europeo de Inversiones y de bonos comunes emitidos por los veintisiete países miembros.

Oportunidad para Canarias

En mi opinión, Canarias reúne todas las condiciones para ser un objetivo prioritario de ese plan, al tratarse de una de las regiones europeas con mayor índice de desempleo, por encima del 32%. Con más de 600.000 personas en situación de pobreza y, según datos recientes de UNICEF, con una pobreza infantil del 38%, doce puntos superior a la española, que es de la más altas de Europa. Con 120.000 personas que se encuentran en desempleo y no reciben ningún tipo de prestación, circunstancia que no hace más que incrementarse mes a mes. Por ser, también, región ultraperiférica de la Unión, con los condicionantes que ello supone.

Pese a las buenas cifras de llegada de turistas extranjeros en 2011, el deterioro económico continúa y todos los estudios indican que el desempleo seguirá subiendo durante todo 2012. Y, por otra parte, el turismo no parece que vaya a mantenerse en el nivel del pasado año.

Los gobiernos de Canarias y de España deben trasladar esta necesidad, basada en datos rotundos, a las autoridades comunitarias, de manera que la Comisión Europea atienda la situación de emergencia social que se vive en el Archipiélago. Porque los distintos parámetros económicos y sociales evidencian que Canarias no podrá salir por sí misma de esta crisis.

Y para ello deben los ejecutivos central y canario superar los desencuentros personales o las tensiones partidistas del último período. Trabajando conjuntamente, con el mayor grado de lealtad institucional, para lograr que ese revulsivo a la economía de las Islas que redunde en beneficio de sus empresas y de la generación de empleo.

Creo que por población y por la situación de especial gravedad que atraviesa nuestra Comunidad, podríamos aspirar a conseguir al menos 1.000 millones de euros del Plan europeo. Que deben ir destinados a la inversión pública y al estímulo a la contratación, especialmente de jóvenes.

Políticas sociales

Es imprescindible, además, el desarrollo de activas políticas sociales que ayuden a las personas que se encuentran en riesgo de exclusión social, un número cada vez más elevado en nuestra tierra. Junto a ello, se deben tomar medidas para reducir la economía que hoy escapa a las controles fiscales, 240.000 millones de euros al año, el 24% del PIB, frente al 13% de media en la UE. Y avanzar en una fiscalidad más justa, que evite que todo el esfuerzo recaiga sobre clases medias y trabajadores, sobre las rentas del trabajo, sin que se exija una contrapartida similar a las rentas del capital. Así como sacar adelante la tasa sobre las transacciones financieras internacionales.

Entiendo que, junto al plan de crecimiento, es preciso que Europa ponga en marcha otras medidas. Planteo, en concreto, que el Banco Central Europeo (BCE) siga el ejemplo de la Reserva Federal de los Estados Unidos o del Banco de Inglaterra y pueda intervenir compre deuda pública para evitar el ataque especulativo de los mercados sobre la deuda soberana de España.

El consejo europeo apunta en este sentido. En primer lugar, accediendo a que el fondo de rescate pueda recapitalizar directamente a la banca española, una vez cambie la legislación para que ejerza el control el BCE; en segundo lugar, porque el fondo a través del cual se canalizará esa recapitalización de la banca perderá el carácter de acreedor preferente a la hora de reclamar sus deudas; y, en tercero, los fondos europeos de rescate podrán comprar deuda en el mercado secundario de los países que cumplan sus compromisos de ajuste y consolidación fiscal.

Defiendo, igualmente, que Europa retrase el ajuste del déficit hasta 2018 para no estrangular aún más la economía y sobre todo, para evitar que los duros recortes, como los que ha venido practicando el Gobierno central y el Gobierno de Canarias, recaigan sobre las personas más vulnerables de la sociedad, las clases trabajadoras y medias. Por último, quiero señalar que para Canarias será vital beneficiarse de ese plan de crecimiento, pero que este no será suficiente si en España y en Canarias no se modifican sustancialmente las actuales políticas y se apuesta por el impulso a la economía, la creación de empleo y el fortalecimiento de los servicios públicos. La línea iniciada por la UE apunta por iniciativas en política económica que algunos hemos venido reclamando desde hace mucho tiempo.

*Diputado en el Parlamento canario y presidente de Nueva Canarias

Román Rodríguez*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha