eldiario.es

Menú

Canarias, sin rumbo en política energética

- PUBLICIDAD -

Al Sr decano del Colegio Oficial de Ingenieros  Industriales de S/C de Tenerife, Juan E. Linares Feria

Sr. Linares:

Soy Antonio Cabrera Expósito uno de los portavoces de la Plataforma por un nuevo modelo energético para Canarias Px1NMEC.

Antes de pasar a comentar su artículo de opinión del día 3 de octubre en El Día creo oportuno hacer algunas consideraciones que, desde mi punto de vista, son necesarias para contextualizar el debate energético en las Islas. Me perece que debemos ir más allá de un argumentario circunscrito a un sí o un no al gas natural por estas latitudes.

Porque en último término somos los ciudadanos los que estamos soportando en el recibo de la luz las consecuencias de un sistema eléctrico insostenible, diseñado por técnicos, en ejecución de una política energética que se ha caracterizado, no precisamente por defender las renovables como ha quedado demostrado a lo largo de la reforma del PP y en el reciente RD 900/2015 de autoconsumo.

Sr. Linares, el debate energético actual no es solo de carácter técnico, ni tampoco de infraestructuras a favor de esta o aquella tecnología energética, no, es un debate de naturaleza política y social, de una política energética que prioriza unos objetivos en detrimento de otros. Y esas prioridades tienen que ver con las relaciones de poder que se dan en el sistema eléctrico español y de quien, en esas relaciones de poder, le ponen y le han puesto el cascabel al gato, porque es quien controla el sector el que marca y orienta la política energética en España y en Canarias.

Por eso, Sr. Linares, la reforma iniciada por el PSOE y continuada por el PP se hizo de acuerdo al guión que trazaron las eléctricas. Un guión en cuyo contenido no aparecía la reforma del mercado eléctrico, ni las políticas de ahorro, ni de eficiencia ni un verdadero autoconsumo con balance neto, ¿sabe por qué?, porque dañaba de forma sustancial los intereses del monopolio al avanzar, sin su control, hacia una democratización de la energía a través de la generación distribuida que iba convirtiendo a los ciudadanos en protagonistas de la gestión de su demanda energética.

En este sentido, es público y notorio, las complicidades de las cinco multinacionales eléctricas que integran UNESA con los gobiernos de turno que ponen el BOE a su servicio. Reflexione usted con la historia final de los costes de transición a la competencia y por qué no se hizo, en su momento, como indicaba la abogacía del estado, la liquidación correspondiente y que ha permitido que el oligopolio se haya quedado, por su cara bonita, con 3.400 millones de €, pagados por el recibo de la luz de los 27 millones de contratos de menos de 10 kW, los mismos que ahora hablan de una rentabilidad razonable, en sustitución de las primas a las energías del régimen especial, para los inversores en renovables.

Inicia usted su artículo preocupado por la demagogia de los que discrepamos con respecto a la introducción del gas natural en Canarias porque no diferenciamos los sistemas aislados insulares del sistema español o porque decimos que quien se beneficia de la introducción del gas son las eléctricas, pero no le preocupa y me sorprende, o no, que una persona de conocimiento e inteligente como usted silencie la gran mentira y la manipulación en la que se ha basado la reforma eléctrica y el argumentario de los defensores del gas natural en las islas. El señor ministro de industria miente, Rajoy también en la entrevista de TVE del 26 de octubre pasado, cuando nos ha dicho que el origen de los casi 30.000 millones de € del déficit de tarifa está en las primas a las renovables, para luego orquestar toda una reforma en contra de las energías limpias, cuando se oculta que la verdadera causa se encuentra en el mercado eléctrico mayorista y en la sobre retribución de algunos conceptos de   la parte regulada del recibo de la luz.

Y el argumento base de la manipulación de los que justifican el gas en las islas se encuentra en que plantean el debate entre el petróleo y el gas, para que le salga el discurso, cuando hay que poner en la mesa también a las renovables, que están en condiciones de competir con los combustibles fósiles.

27 años después de que el parlamento autonómico haya optado por el gas, ¿no le parece que lo más sensato y adecuado para una administración pública, sería haber realizado un estudio independiente para comprobar si, tanto tiempo después y con la madurez alcanzada por las renovables, el gas natural continuaba siendo la mejor solución para los sistemas insulares?. No ha interesado realizarlo. Sí, no ha interesado, como lo ha demostrado con su actitud la anterior consejera de industria, Francisca Luengo, que nunca tuvo un hueco en su agenda para recibir al doctor ingeniero industrial Roque Calero que quería presentarle su proyecto alternativo para Gran Canaria, en el cual demostraba que el gas natural no era necesario y conseguía mayores cotas de penetración de renovables. La consejera quería, a toda costa, evitar que en su despacho un ingeniero le demostrara que la introducción del gas no era la mejor solución. No había, entonces, ni hay hoy, valentía política para discrepar con quien manda en el sector, una multinacional pública italiana Enel, que tiene un consejo asesor autonómico, con buenos sueldos, donde se encuentran presentes las cúpulas empresariales de las dos islas capitalinas, la universidad y los tres partidos mayoritarios CC, PP y PSC. ¿Por qué será?

Sr. Linares, desde la Plataforma por un nuevo modelo energético PX1NMEC, nos plantemos el debate del gas en los siguientes términos. ¿Es el gas natural la solución a los problemas actuales de los sistemas eléctricos insulares?. Ustedes establecen una comparativa interesada, solo con el petróleo, nosotros ponemos sobre la mesa de debate, además de los dos combustibles fósiles referidos, las renovables y lógicamente los resultados son diferentes, iguales a los que ha llegado el cabildo de Gran Canaria con Antonio Morales al frente, referente por el trabajo realizado en su municipio de Aguimes y la Mancomunidad del Sureste y ejemplo de valentía política; o  la actitud del gobernador de Hawái, David Ige, que en recientes declaraciones y en circunstancias similares a las de Canarias, rechaza la introducción del gas natural  como combustible de transición hacia las islas 100% renovables, porque no está dispuesto a gastar dinero y tiempo que perderían para avanzar con las renovables.

La dependencia energética canaria se resuelve con renovables, Sr. Linares, no con más combustibles fósiles, su apuesta es por la diversificación de la dependencia, no por reducirla, con toda la inestabilidad política y de precios que significa estar dependiendo de países productores en zonas de permanente conflicto.

Nos dicen que se ahorraría en las dos islas al año unos 240 millones de €. ¿Ha hecho usted el cálculo del valor de la toneladas de petróleo ahorrado si en el 2015, como estaba previsto en el PECAN (2007-2015), hubiésemos alcanzado el objetivo del 30% de renovables?, sin contar los derechos de emisión de CO2 ni el importe de la reducción de precios en el mercado por el mayor porcentaje renovables.

Los gases de efecto invernadero. Poco menos que se nos presenta al gas como un combustible ecológico y que están preocupados por el cumplimiento del protocolo de Kioto. Ustedes se refieren a las bondades del gas en relación al petróleo, nosotros las comparamos con las energías limpias. No hay discusión, no hay nada de qué hablar. Las renovables ganan por goleada.

No le llama la atención, Sr. Linares, que la geotermia de alta temperatura, como renovable, estable y gestionable, podría asumir el papel técnico que aportarían los combustibles fósiles para darle estabilidad a las otras renovables, se encuentre en el más absoluto de los abandonos, mientras en casi todos los territorios insulares de las Regiones Ultraperiféricas de la UE esta tecnología aporta sobre el 25% de la demanda, por ejemplo, la isla de San Miguel en Las Azores con 135.000 h. llega a cubrir el 50% de su necesidades eléctricas.

Por otra parte, no olvide a los titulares de los futuros contratos de gas natural en las islas que ya tienen, entre otras, dos deudas que asumir en el correspondiente recibo gasista, la de los 1.300 millones de € que hay que pagarle a la multinacional gasista argelina Sonatrach en el recurso que perdió Gas Natural Fenosa y los 1.400 millones de € que hubo que pagarle la empresa de Florentino Pérez por el cierre del almacén submarino de gas Castor.

Y, para ir terminando, siempre cuando leemos o escuchamos a los defensores del gas, hay un momento de referencia de apoyo a la máxima penetración de renovables en la red y, entonces, no puedo evitar acordarme cuando los debates sobre el referéndum de la OTAN en 1986, a sus partidarios, escucharle el argumento de que …”la paz se construye preparándonos para la guerra”… y, trasladando esta filosofía al debate energético en las islas, con respecto a los partidarios de diversificar su dependencia petrolera, diríamos, gas natural para una Canarias 100% renovable.

Saludos cordiales.

Antonio Cabrera

                   (Plataforma por un nuevo modelo energético para Canarias -Px1NMEC-)

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha