eldiario.es

Menú

Decir la verdad

- PUBLICIDAD -

Eso sí anunciaban entonces, de forma muy poco rigurosa, que su llegada al Gobierno de España sería la pócima mágica que acabaría con todos los males del Estado español, recuperando la economía, creando empleo, generando confianza en los mercados?Y nada de eso ha sucedido, más bien todo lo contrario: mayor destrucción de empresas, más desempleo (reconocen que este año 2012 habrá 630.000 parados más) y con la prima de riesgo que ha llegado a estar 200 puntos por encima de los mayores niveles de la época de Zapatero.

Y, además, una vez instalados en el Poder los conservadores españoles han sido capaces, tiene mucho mérito, de batir el record mundial de los incumplimientos políticos en tan corto período de tiempo.

Recuerden que Rajoy se posicionó rotundamente frente a las subidas de impuestos del Gobierno del PSOE. Las calificó como "puntilla a las familias", asegurando que "subir los impuestos, significa más paro, más recesión y pagar las gracietas de Zapatero". Respecto al incremento del IVA afirmó que se trataba de "un sablazo de Rodríguez Zapatero" y él y su partido indicaban que no se podía "pedir más sacrificios a los españoles". Y el PP ha tomado decisiones, como la subida del IRPF, que, sin duda, suponen "más paro y más recesión", así como un "sablazo" para asalariados y clases medias. Así como la subida del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) y de las tarifas eléctricas.

Por su parte, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, la misma que recogía firmas contra la subida del IVA por Zapatero, ahora descubre las bondades de una nueva posible subida de este impuesto. Y lo justifica preventivamente. Porque sabe que terminarán subiendo de nuevo el IVA.

Copago

Sobre el copago, Rajoy hizo declaraciones grandilocuentes en contra, rechazando que esa fuera la fórmula adecuada de financiar la Sanidad pública, asunto en el que coincido con el ahora presidente del Gobierno. E instalado en La Moncloa, procedió a su inmediata aprobación, perjudicando a jóvenes, enfermos crónicos y pensionistas, uno de los sectores más débiles de la sociedad que, además, en muchos casos son hoy únicos mantenedores de sus hijos y nietos.

Asimismo, y en el transcurso del propio debate electoral con Rubalcaba, Mariano Rajoy aseguró solemnemente, como solo él sabe hacerlo, que su futuro Gobierno no daría ayuda a los bancos. Y lo cumplió, como solo él sabe hacerlo, con dos reformas financieras y decenas de miles de millones de euros de dinero público para la banca española, los mismos que niega a la Educación y a la Sanidad, que no parecen merecer, ni de lejos, similar tratamiento, y a las que, en contra de sus promesas electorales, les ha recortado más de 10.000 millones.

Hace diez días, Rajoy culpaba de la situación de la economía española a la incertidumbre que generaban las elecciones griegas y los recelos ante un posible éxito de Syriza. Y una vez resueltas éstas en el sentido favorable a sus posiciones (llegó a decir que era "una muy buena noticia" para Grecia, para Europa, para el euro "y también para España"), es decir con la victoria electoral de la derecha, ND, (responsable, por cierto, de la situación griega con su pasada falsificación de las cuentas públicas del país), la prima se dispara, el bono a diez años hace lo mismo, cae el IBEX? Engañó, una vez más a la gente.

Y esperpéntico ha sido su proceder respecto al rescate europeo de 100.000 millones de euros para el sistema financiero. Primero negando tal condición de rescate y enmascarándolo en "apoyo financiero". Posteriormente con contradicciones sobre si computaba o no al déficit y a la deuda entre De Guindos y Rajoy, el mismo que lo consideró un éxito de su gestión y aseguró que él había impuesto la medida a las autoridades europeas. Y tercero, una semana después, calificando las condiciones del rescate/apoyo como "dañinas". Triple pirueta con salto mortal. Falsedades reiteradas.

Canarias

Pero otro tanto sucede en Canarias. En la pasada legislatura escuchamos numerosos anuncios gubernamentales que hablaban de la generación de 20.000, de 50.000 y hasta de 80.000 puestos de trabajo en un año, La realidad es que nada de eso sucedió y que, a pesar del buen comportamiento del turismo en 2011, estamos ya por encima del 32% de paro EPA (más de 360.000 desempleados) y el retroceso en la llegada de turistas augura una elevación del paro en la EPA del segundo trimestre, que conoceremos a finales de julio. El Plan Canarias, 2.500 millones de euros anuales, fue otro enorme engaño.

El Gobierno canario de CC y PSOE tampoco ha sabido afrontar la situación con la verdad por delante. han hablado de 2,280 millones de ahorro en los últimos años, cuando son recortes en Educación, Sanidad e inversión, los mismos que los socialistas denuncian en otras CCAA. Y elaboró unos Presupuestos para 2012 que ahora ha tenido que enmendar a la totalidad, con un brutal recorte en los servicios públicos, así como de las inversiones. y con subidas de impuestos que empobrecen a los ciudadanos y reducirán el consumo.

Un Ejecutivo que, con la Ley de Medias Administrativas y Fiscales ratificada este jueves con nuestro voto en contra, reduce el sueldo de los funcionarios públicos, y no repondrá a docentes y médicos que se jubilen; y, aunque lo niegue, con esos más de 100 millones de euros que le quedan por reducir en el capítulo de personal, va a destruir más empleo en el sector público, unos 3.500 empleos, esencialmente en Educación y Sanidad. Y, por tanto, va a empeorar sensiblemente la calidad de los servicios públicos esenciales. Una Ley, con escaso consenso social y político, que eleva de manera muy importante el IGIC, encareciendo los precios en productos básicos, disminuyendo la capacidad adquisitiva de la ciudadanía y perjudicando a la competitividad de nuestro sector turístico.

No se hicieron los deberes a tiempo, cuando se elaboraron los Presupuestos de la Comunidad para 2012. No se peleó por una justa financiación autonómica, No se adoptan las medidas dirigidas a una fiscalidad más progresiva y justa. No se persigue con determinación el fraude fiscal. No se preserva la calidad de los servicios públicos esenciales y se castiga a sus trabajadores con una nueva bajada de sueldos. No se hace nada distinto a lo que viene haciendo el Gobierno central del PP. Y, al igual que hace el Gobierno de Rajoy de manera permanente, no se dice la verdad ni se afronta la crisis económica con determinación y con medidas que vayan claramente en beneficio de la mayoría social. Como mínimo deberían cumplir con sus compromisos electorales. Como mínimo deberían decir la verdad.

Román Rodríguez

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha