eldiario.es

Menú

Demasiado Soria

- PUBLICIDAD -

La cuestión no es si le entro mucho o demasiado al personaje sino si hay o no razones para hacerlo. ¿Alguien recuerda a algún político de la democracia que acumule mayor cantidad de conflictos, bien directamente, bien porque no ha sabido vigilar y controlar las actuaciones de miembros de su partido metidos en berenjenales gordos con su apoyo? Eso es lo que interesa. Periodísticamente, la gestión soriana tiene interés noticiable y es materia de comentarios que no pueden serle favorables. Nunca es demasiado.

Junto a este reproche por semejante supuesta fijación mía suele deslizarse la especie de si me pagan a tanto el capón a Soria; si recibo algún extra por ello. Lo que indica bastante desconocimiento de cómo funcionan estas cosas. Porque lo cierto es que precisamente la crítica a los poderosos, especialmente a tipos como Soria, es lo que asegura al crítico que nunca estará entre quienes disfrutan de los mayores ingresos, extras incluidos. Se olvida que es el que está en el poder quien tiene los cuartos y quien orienta la publicidad institucional, de la que excluye a los medios que alojan a los críticos; es quien hace encargos de informes, encomienda asesoramientos, decide concursos y favorece, llegado el caso, a los medios más "comprensivos". Sabíamos muy bien en CANARIASAHORA que esto ocurriría desde el mismo día en que hicimos la primera crítica; con tantos años de oficio no iba a cogernos de nuevas la reacción del poder.

Quiero decir que lo rentable es mostrarse complaciente con el poder, en este caso con Soria. No sólo rentable económicamente sino hasta para llevar una vida razonablemente tranquila. Pero no ha podido ser. No por razones ideológicas, que también, sino porque estamos ante un ser que no puede ser. Es la expresión más degradada de un político de derechas que he conocido. Esa es la cuestión de la que, si quieren, hablamos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha