eldiario.es

Menú

Día histérico en el paraíso del centro derecha

- PUBLICIDAD -

Imagino que sería como siempre. O sea, que volveríamos a las costumbres adquiridas, aunque en la ocasión la prudencia haya aconsejado ir en su contra, no volverse loco y no hacer de inquisidor, no sea que los tiempos cambien, o que la Fiscalía Anticorrupción le dé por meter las narices en los expedientes; que cualquier día, después de los comicios por supuesto, asistamos al paseíllo de altos cargos en los juzgados y en las portadas de los periódicos, y esta vez, por si fuera poco, sin el bendito blindaje de un aforamiento. De modo que esta es la historia de una debilidad y al mismo tiempo de un compromiso incumplido entre los sectores del paraíso de centro derecha. Que la cosa no estaba clara entre ellos lo representaba este fracaso. Si estuvieran seguros de sus propios compromisos, de los antiguos y de los venideros, de que podrán seguir gobernando Canarias después de mayo con los hábitos de seda de las antiguas impunidades, no se la hubieran cogido con papel de fumar, no hubieran escuchado a los socialistas, se hubiesen reído de sus amenazas y de su voto negativo, y por mayoría, como manda el gran proyecto doctrinal de los neocon, hubieran aprobado ferozmente las 5.500 camas tal como nos enseña la reciente historia del planeamiento urbanístico en el Archipiélago. 2.-Ayer por la tarde: A eso de las cuatro saltaron las alarmas en el pacto. Los constructores se encolerizaron. ATI frenó a los suyos en favor de una estrategia que exige control y medida. El PP se sometió a Soria, con lo que el caballo loco empezó a darle a la sesera a ver si lo comprendía. Sobra decir que los empresarios lo pusieron contra la pared, exigiéndole que cumpliera su parte y recordándole que para después de mayo nada era seguro, ni siquiera la existencia política de él. A Soria ya le conocemos: poco o nada le importan las legalidades; está muy seguro de manejar determinados tribunales a su antojo, y a una buena parte de la opinión pública que empieza a digerirlo con bicarbonato. Lo importante para él era no demostrar fragilidad ni ante los poderes fácticos ni ante sus compañeros de pacto. O sea, que montó en cólera y en una de sus clásicas reacciones llamó a Adán Martín, lo puso de vuelta y media, y lo amenazó con dejarlo tirado en Santa Cruz, La Laguna y el Cabildo si no lograban la mayoría absoluta. Palabras mayores. El Teide convertido en volcán fungoso vomitando lava. De modo que recurrieron a la chapuza. Gabriel Mato convocó para las nueve de la mañana de hoy al pleno parlamentario para volver a votar lo que ayer se votó con la intención de darle la vuelta. Da igual que los expedientes ofrezcan graves fisuras y que su tramitación sea una invitación descarada a una denuncia judicial. El mismo hecho de que haya dos votaciones en sentido contrario sobre idéntico asunto supone un escándalo. En un lado tenemos a un partido político que en nombre de la serenidad y del temor reverencial a un evidente peligro persuadió a sus amigos para retrasar la aprobación de las camas que le habían demandado; y por el otro tenemos a otro que, atrapado entre las cuerdas, ahogado por los que probablemente colaboran en financiarlo electoralmente, en una situación clara de pérdida de poder lo que causa desconfianza al mundo del dinero, se sube encima de la mesa, rompe la baraja, monta el número irritante que ya presenciamos cuando el Istmo, y exhorta por encima de la luna a sus compañeros de viaje a que se sometan a sus designios ya que, en caso contrario, está dispuesto a dispararles una bala al corazón tras las elecciones. Ustedes se preguntarán como yo cuánto dinero está en juego, y si esto es política o pornografía hardcore.

Francisco J. Chavanel

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha