eldiario.es

Menú

Escolares en la cola

- PUBLICIDAD -

O sea, que disponemos de otro lugar poco agraciado en un nuevo 'ranking': estábamos a la cabeza del índice de desempleados y a la cola de los sueldos más bajos. Nuestra posición no es mucho más brillante en la aplicación de la Ley de dependencia y no digamos en las listas de espera. Y ahora, los niños canarios no sobrepasan las materias señaladas en el párrafo anterior.

Ya tiene la comunidad educativa, próximo a iniciarse el período vacacional, un serio motivo de reflexión, por mucho que se quiera relativizar el estudio y sus resultados. Profesores y maestros, aquellos que disponen de blog o se afanan en tareas complementarias para ir constratando la evolución del rendimiento de los escolares, tienen en este diagnóstico escolar un campo donde plasmar sus impresiones. Aguardaremos con interés sus apreciaciones: a fin de cuentas, sobre ellos recae una parte de la responsabilidad.

Habrá que saber si se trata de una tendencia y si es posible operar correcciones. Estamos ante materias básicas que, según el diagnóstico, no terminan de ser asimiladas o superadas por los escolares de diez años. En competencia linguística y matemática, los resultados, desde luego, son desconsoladores. Y preocupantes.

Porque en la sociedad del conocimiento, cuando todos coincidimos en la importancia que tiene la formación individual para afrontar las exigencias de esa misma sociedad, las limitaciones y las carencias van produciendo unos desequilibrios y una desigualdad ciertamente inquietantes. Lo hemos palpado a partir de un hecho casi doméstico en Canarias: estudios de Primaria o Secundaria inacabados, luego el acceso al mercado laboral -salvo contadas y afortunadas excepciones- se hace cada vez más complicado. No es necesario insistir en las consecuencias de esa situación.

Lo fácil es decir que nuestros niños ni hablan ni calculan bien, se resisten a sensibilizarse y a actuar coherentemente con el medio y fallan en las bases del comportamiento o conducta social. Pero puede parecer exagerado y hasta demagógico. A ver qué dicen los responsables y los propios maestros. Con este diagnóstico, desde luego, es muy importante conocer sus impresiones y sus planteamientos para que el futuro, a la vista de los datos, sea más despejado.

De momento, la preocupación de la información no la quita nadie.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha