eldiario.es

Menú

España en Guantánamo

- PUBLICIDAD -

Los policías españoles no contaban con orden judicial alguna de modo que los resultados de los interrogatorios carecían de valor ante cualquier tribunal. Era entonces ministro de Interior Ángel Acebes que había sucedido en la misma cartera a Mariano Rajoy y si el primero no ha dicho ni pío acerca del asunto en el momento de escribir, Rajoy dijo en gallego que lo registren. Mientras el secretario de Estado de Seguridad del momento, Ignacio Astarloa, miraba para otro sitio. Ni idea de lo que me habla, oiga. También Zaplana niega saber algo. La pregunta se impone: ¿mienten todos o son tan incompetentes que ni se enteraron? Malo en los dos casos. La operación atentó contra los derechos humanos; diría que se llevó también por delante los divinos si no fuera uno de agnóstico. Y no se hizo a escondidas, pues se levantaron actas de las sesiones, se grabaron videos y hay un informe “sobre las manifestaciones realizadas por alguno de los presos recluidos en la base militar norteamericana de Guantánamo (Cuba)”, según reza en su portadilla con encabezamiento de la “Comisaría General de Información. Unidad Central de Información Exterior”, adscrita a la Dirección General de la Policía. No digo que el hecho se comenta por sí solo porque, en efecto, se comenta solo. Tanto que toma cuerpo la posibilidad de que el día menos pensado se produzca una denuncia internacional contra las barbaridades que en nombre de la lucha antiterrorista, los centenares de miles de muertos iraquíes como estrellas. Una denuncia que podría tocar de cerca al mismísimo Aznar, por pollaboba. Esta posibilidad, la de que se imputen delitos contra la humanidad, la manejan ya más de cuatro; sin duda, optimistas que creen en la Justicia. Tras estas revelaciones, puede esperarse cualquier cosa del informe del eurodiputado Giovanni Fava sobre los vuelos de la CIA. La agencia norteamericana distribuía por el mundo prisioneros para interrogarlos mejor. Los enviaba, ya saben, a países poco o nada escrupulosos en materia de derechos humanos, con escala técnica en otros tantos que hacían la vista gorda. España entre otros, faltaría más. Fava había localizado un porrón de vuelos civiles y dice que ahora, al conocer la existencia de estos enlaces militares, espera revelaciones sorprendentes. Cosa que dudo mucho porque, la verdad, no creo que nada pueda sorprendernos ya.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha