eldiario.es

Menú

España fragmentada por el sufragio

- PUBLICIDAD -

En las dos últimas elecciones habidas en España, se ha declarado la fragmentación del voto, y por tanto, de las derivaciones políticas hacia nuevos y antiguos partidos de nuestra joven democracia. No quiere decir esta desviación del voto hacia los nuevos partidos políticos, surgidos hace pocos años, que hayan cambiado las ideologías en los votantes de forma radical. Es simplemente, un voto pendular o de castigo o represalia hacia las facciones políticas que en tiempos de la grave crisis económica que nos han hecho engullir los magnates de las economías mundiales, no habiendo apoyado a las clases dependientes de sus prestaciones personales en sus empleos, pérdida de derechos sociales y del estado de bienestar; y se han postulado los gobiernos de turno, a favor de las demandas de las políticas neoliberales dominantes en Europa y el mundo occidental. Éstos han excluido las urgentes necesidades de la mayoritaria poblacional de este país, que necesita de su sueldo para poder bregar, frente a las vicisitudes adversas de la vida. Las viejas facciones políticas que han ocupado el gobierno de nuestro país, siempre han beneficiado a la banca, rescatándola con el dinero de todos, y dando obscenos privilegios a las clases empresariales y a las adineradas. 

De esta forma de hacer política sabe mucho el gobierno del PP, quien ha ocupado la Moncloa en los últimos cuatro años, que con mayoría absoluta en la Cámara, ha derivado su política parlamentaria y de control, hacia una arrogante autocracia y un despotismo sonrojante hacia todos los demás partidos del hemiciclo, relegando y rechazando olímpicamente sus enmiendas a cualquier ley, y gobernando a golpe de decreto y en contra de los representados democráticamente en el Parlamento. Pero, de lo que se siembra se recoge. Y este ha sido el recetario del mismo jarabe, empleado por la gran mayoría de los representantes de la Cámara de la actual legislatura, para rechazar al candidato Sr. Rajoy (quien dice ser España, y no votarle es negar a España ¿…?). La gran mayoría del parlamento no desea la continuidad en el mando del gobierno de este ejemplar de político, que usa fórmulas aprendidas y muy emparentadas con el antiguo régimen. 

No se merece el Sr. presidente en funciones, por su flagrante despecho e ineptitud en el cargo, ser reelegido de nuevo en la presidencia de un país de todos y de todas las opiniones parlamentarias, que en definitiva son las ideas plasmadas por los votantes a cada partido, para que sean defendidas en el Parlamente español. A pesar del número de votantes obtenidos y decir que han ganado las elecciones con 8 millones de sufragios, tiene la responsabilidad de formar gobierno; pero, hay que recordarles que la mayoría de diputados ha sacado un total de 13,5 millones de votos. Y la gran mayoría son de izquierdas. Por lo que puede haber un legítimo consenso entre varios de los partidos para gobernar en esta legislatura —que se antoja imposible—, por el numantino empecinamiento de varios de los partidos personificados en el hemiciclo, con voz y voto. 

Es tiempo, ante tanta diversidad parlamentaria, y por la fragmentación del voto en tantos partidos, que lo mejor e imprescindible es llegar a una concordia por parte de las facciones para obtener la mayoría que se requiere para gobernar. Deben tragar sapos, taparse la nariz y fagocitar los reparos hacia los contrarios y divergentes ideológicamente, para llegar a un consenso gobernable. Y para que esto suceda, creo que ese pacto se debe establecer entre: Psoe, Unidos-Podemos y Ciudadanos. Precisamente, se ha creado una plataforma de intelectuales y profesionales de todo tipo en España, en la que se aboga, encarecidamente, por esta solución inmediata de los partidos citados, y que se aparte al PP, para que gobierne en una nueva y trágica  legislatura, comandada por el autista político a conveniencia Sr. Rajoy (el más vituperado) y el que da las ruedas de prensa a través del plasma.        

No puede ser presidente del gobierno el mismo que se jacta y vanagloria de sus políticas de recuperación económica de nuestro país, quien solo habla de los ficticios logros de sus políticas. Sin embargo, no menciona el retroceso que ha habido en los derechos sociales ganados por todos los ciudadanos en sus demandas de años; del defenestrado estado de bienestar de toda la población, que él y sus políticos autonómicos, con sus retracciones de recortes ha eliminado; de las empresas estatales o bienes de servicios sociales, como la sanidad, la enseñanza, etc., para entregárselas a la privatización (en su doctrina muy neoliberal). Y de la ignominiosa corrupción practicada con todo descaro por esta bandada de trileros, por él permitida, para hacerse ricos y llevárselo crudo, en tiempo de tantas gentes en la mísera miseria.   

En el suma y sigue de su nefasto gobierno, se enumera la muy necesitada Ley de Dependencia, que la han fulminado (por ser muy social y demasiado cara) y muchos dependientes mueren cada día sin recibir las prestaciones económicas aprobadas por ley en la anterior legislatura socialista. Las becas a estudiantes han sido eliminadas y la pérdida de estudiantes en las universidades han caído en 127.000, desde que malgobierna socialmente el PP. La reforma laboral ha sido otra tragedia para el empleo estable, para reconvertirlo en contratos temporales de por vida en la joven población trabajadora. Y tantos de estos mozos y mozas han tenido que tomar el inhóspito camino de la migración laboral. Y podríamos seguir enumerando sus tropelías.   

En reciente información dada por el sindicato UGT sobre la pobreza y miseria en España, ésta aumentó en los hogares españoles en un 7,3% desde que gobierna este partido pepista; existen 693.600 hogares sin ingresos; 12,8 millones de personas al borde del umbral de la pobreza absoluta; y 2 millones de niños en la miseria total. Mientras, y con el beneplácito del presidente del Gobierno, el ministro de Hacienda, nos miente con toda desfachatez, sobre la amnistía fiscal a los adinerados, los cuales debían pagar la pírrica cifra del 10%, para quedarse en la realidad de sólo del depauperado 3% . 

Dicen que el único proyecto de país lo representa el PP. O se votan a ellos o es el caos y caen las plagas bíblicas contra España demonizada. La irresponsabilidad absoluta de que no haya gobierno aún es de ellos y sus políticas de no dejar el poder a ninguna costa. España es su reino de Taifas, y así lo defienden, aunque sea con el ‘tamallazo’ hecho en Madrid, por sus secuaces del partido. Han cacareado la misma cantinela en todos sus dirigentes del partido, para acusar y amenazar directamente al PSOE de esta agonía estatal. Una enredosa patraña más, con el que habitualmente gobierna este reino. Irresponsable e histórico fue el rechazado dado al Rey, por el presidente en funciones, en las anteriores elecciones. 

Y eso sí que es irresponsabilidad en la historia de nuestra democracia. Y si tan amante de España son, por qué no apoyaron al candidato del PSOE, en la anterior legislatura y así se evitaban nuevas elecciones, y no tendrían a sus preocupados inversores extranjeros y a la UE. Ud. don Mariano, no merece ni tiene capacidad para dirigir una Nación.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha