eldiario.es

Menú

Esperanza Aguirre y la Copa de España

- PUBLICIDAD -

Otro si: En Inglaterra la final de la Copa futbolera se juega siempre en Wembley, y ahora en New Wembley, y no están con boberías si los independentistas escoceses o galeses silvan a la Reina Isabel II, o al antipático del Príncipe Carlos. La ventaja de los ingleses es que no tuvieron a Franco cuarenta años jodiendo a todo el mundo, menos a los falangistas/fascistas españoles. Las mentiras de los políticos del Partido Popular son cada vez más deleznables. En realidad quién ha calentado la final de la Copa de España del próximo viernes ha sido Florentino Pérez y la Casa Real, el primero al no facilitar el Estadio Santiago Bernabéu para la final, con el argumento de que se van a remozar los baños del estadio, pero en realidad para evitar que el Barcelona si gana alce la Copa su capitán en el feudo madridista y merengue, y por otro lado la Casa Real también ha sido coparticipe del mal ambiente previo, con los recientes escándalos de la cacería del Rey y sus presuntos asuntos amorosos y tales y cuales y de más allá de Botswana, y de los presuntos robos de dinero público del yernísimo Iñaki Urdangarín, y otras zarandajas monárquicas. Todo lo demás son provocaciones de Esperanza Aguirre, que con el déficit oculto y silenciado de la Comunidad de Madrid, y de lo que le puede venir encima del "caso Gürtel", anda nerviosa y además insultando un día sí y otro también en la Asamblea de Madrid al líder socialista Tomás Gómez en las sesiones parlamentarias regionales.

No creo que sea el momento ni que venga a cuento dedicarle una pitada o una bronca a Felipe Borbón, que dicho sea de paso es el que mejor me cae de la familia de los Borbones, aunque eso no mueve un ápice mis convicciones republicanas, pero les puedo asegurar que si hay una pitada será cosa de los que asistan al estadio Vicente Calderón, y si hay muchas ikurriñas y senyeras también serán portadas por los que asistan al partido, y ya me gustaría estar en la finalísima y les puedo asegurar que no llevaría ninguna bandera, ni siquiera la de Gran Canaria de Soria y ahora del Bravo de Laguna mayor, que estoy hasta el moño de banderas, escudos y estampitas, y confieso que la española me sabe un poco todavía a la dictadura franquista. Vamos a ver si la selección española, la roja, gana la Eurocopa de Naciones de fútbol, y se me quita un poco esta aversión teniendo en cuenta que la tal bandera ya no tiene el aguilucho. Pero preferiría que la deseada victoria de Casillas, Llorente, Iniesta, Pedro, Silva y compañía fuese en Polonia y Ucrania con la bandera republicana. Y diría con mucho gusto: ¡viva la roja!

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha