eldiario.es

Menú

Europa, inmigración e islamofobia

- PUBLICIDAD -

Crece la cantidad de ciudadanos que ven en una “mala dirección” a la UE, según el trabajo del Eurobarómetro. Un 36% frente al 29% que piensa lo contrario. Los españoles se desmarcan. Apenas un 24% frente al 35% opina que Europa anda por camino equivocado. Algo similar sucede con la ampliación hacia el Este. Retrocede el número de sus partidarios. El 47% de los antiguos 15 miembros de la UE están en contra de la ampliación ante el 41% que la apoyan. Y aunque los españoles están a favor, el porcentaje ha caído cinco puntos durante los últimos meses, hasta el 51%. Respecto a la inmigración, apenas el 40% de los europeos estiman como positivas las aportaciones de los inmigrantes. El estudio de la Eumc muestra contundencia en sus conclusiones: “Con independencia de su origen étnico o de su manera de enfocar la religión, muchos musulmanes europeos sufren discriminación en el empleo, la educación y la vivienda”. Este hecho plantea serias dificultades para la integración de la segunda y tercera generación de musulmanes europeos, con escasas perspectivas económicas y sociales. Debe añadirse el aumento de la islamofobia. “La discriminación contra los musulmanes puede atribuirse a actitudes islamofóbicas, así como a resentimientos racistas y xenófobos, elementos que suelen ir unidos. Por tanto, la hostilidad contra los musulmanes tiene que situarse en el contexto más general de la xenofobia y el racismo contra emigrantes y minorías”. Hay agresiones verbales y físicas que con frecuencia las autoridades ni se molestan en denunciar y perseguir legalmente. Gran Bretaña es el único país de la UE que registra los casos de víctimas del odio racial. Por otro lado, la opinión positiva de los españoles hacia los musulmanes ha bajado en apenas un año. Del 46% al 29%. La encuesta de una universidad romana, incorporada al estudio del Observatorio, señala que la mitad de los entrevistados (entre 14 y 18 años de edad) considera que los musulmanes tienen “leyes bárbaras y apoyan al terrorismo internacional”. Esta impresión debe considerarse como un subproducto de las campañas sistemáticas que achacan al islamismo la guerra de Irak, la situación de Líbano, la crisis permanente entre israelíes y palestinos y la política exterior de Irán. Cualquier atentado terrorista tendría su origen financiero en Teherán, según insiste la secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice. Poner un signo igual entre el terrorismo y los musulmanes no sólo es falso. Contribuye además al progreso de la xenofobia. Por su parte, la Alta Comisionada para Derechos Humanos de la ONU, Louise Arbour, declaró lo siguiente en Nueva York durante la celebración del Día Internacional de los Migrantes: “la realidad para muchos migrantes se traduce en explotación, exclusión, discriminación, abuso y violencia que en su conjunto son amplias violaciones de los derechos humanos”. El reconocimiento y la defensa incondicional de todos los derechos de los inmigrantes (como personas, trabajadores y ciudadanos) indican seguramente el mejor camino para combatir cualquier rastro de discriminación, xenofobia y racismo.

Rafael Morales

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha