eldiario.es

Menú

¿Eurovegas en La Laguna?

- PUBLICIDAD -

Desde el Grupo Municipal de Por Tenerife consideramos que la instalación en nuestra Isla de un complejo como Eurovegas produciría un impacto en todos los aspectos de la vida de la isla, tanto el económico como el social y el político, en definitiva, cambiaría en todos los aspectos el modo de ser de la sociedad tinerfeña. Y supondría una conmoción para la identidad lagunera.

Los promotores de Eurovegas pretenden disfrutar de un régimen legal típico del capitalismo salvaje, es decir un completo paraíso fiscal que por su propia entidad sería imposible que no acabara modificando todas las relaciones económicas y sociales de la Isla al modo del capitalismo más agresivo: contratos laborales basura, fiscalidad cero y todo el conjunto de acompañamientos sociales que son característicos de un complejo de esta naturaleza.

Es más, el impacto sería inversamente proporcional al tamaño de la geografía, de la población y de la economía isleña, que es muy limitada, y por tanto sería un impacto total porque no absorbe lo mismo un complejo de esta naturaleza una economía o territorio continental que uno frágil como el nuestro.

Se trata de una iniciativa que condicionaría negativamente hasta la calidad del propio sistema democrático en la Isla, con cuya mejora parece que todo el mundo, incluido el propio señor Alcalde, parece comprometido.

Es además sorprendente que una iniciativa de esta naturaleza, cuya instalación en La Laguna condicionaría completamente la ordenación del suelo, los recursos naturales y las infraestructuras del municipio, el alcalde la defina cuando está tramitándose un Plan General de Ordenación (PGO) sobre el que ha adquirido importantes compromisos para que se elabore en un clima de máxima participación ciudadana y cuya aprobación se efectúe buscando el más amplio consenso.

El Grupo Municipal Por Tenerife (XTF) se manifiesta en contra de que el tipo de inversiones que se pretendan atraer para el Archipiélago sea precisamente las de esta naturaleza.

No se puede ofrecer unilateralmente el municipio de La Laguna como espacio para la instalación de Eurovegas y al mismo tiempo aprobar en el Ayuntamiento un manifiesto a favor de la calidad democrática y de la participaron ciudadana.

No se puede expresar institucionalmente el rechazo a la reforma laboral impuesta por el Gobierno del PP y considerar una gran oportunidad para crear empleo la instalación de Eurovegas porque el empleo que se crearía estaría basado en contratos basura, al modo del capitalismo mas despiadado.

No se puede hablar constantemente de un modelo sostenible de ordenación del territorio y de los recursos naturales, de la economía y de la sociedad en nuestra Isla, y ofrecerla como sede de una actividad económica que condicionaría completamente toda la vida de la Isla.

No se puede hacer una defensa de la identidad canaria y considerar una gran oportunidad la puesta en marcha de un complejo, Eurovegas, que produciría un auténtico shock en el modo de ser de los canarios y en su modelo de sociedad.

No se puede estar hablando en las ponencias políticas de fortalecer el autogobierno y de una mayor independencia económica del Archipiélago y apostar por una iniciativa que sumiría a la Isla en una profunda dependencia, en todos los órdenes, de la peor versión del capitalismo y de los intereses que representa.

De la misma manera que el trazado de una gran infraestructura condiciona la ordenación de un territorio mucho mas que mil Planes Generales, la instalación de un complejo como Eurovegas condicionaría mucho más que mil Leyes, todos los órdenes la vida del Archipiélago.

A nuestro Grupo Municipal le resulta imposible imaginar que se autorizara un complejo de esta envergadura, su puesta en marcha en un clima de absoluta desregulación, de paraísos fiscales y capitalismo salvaje, y al mismo tiempo se le pida a los empresarios de la Isla, especialmente a los turísticos, que se desenvuelvan en el modelo de la economía social de mercado característica de la Europa comunitaria, y muy particularmente en el modelo económico definido por la Constitución española.

En ese contexto de desregulación laboral y fiscal, ¿quién iba a financiar las inversiones públicas y las políticas sociales en el Archipiélago?, ¿con qué recursos se podría lograr objetivo del equilibrio presupuestario?, ¿tal vez reclamándolos al Estado o a la Unión Europea?

Santiago Pérez

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha