eldiario.es

Menú

Fin de legislatura tramposo por EDITORIAL

- PUBLICIDAD -

El presidente, no contento con sus ambigüedades y su flojísimo balance de gestión, saca de la chistera en este catastrófico final a un antiguo ultraderechista como José Miguel González para hacer el trabajo más sucio que pueda hacer un hombre de bien. González ha pactado con Soria cosas que nadie se cree, como que el Partido Socialista sea responsable político de una trama acontecida en la Consejería de Industria cuando el hermano de Soria era el consejero. Y lo pactan con el aval imposible del Parlamento de Canarias. No cabe más desfachatez ni más trampa para rematar esta penosa legislatura. Nada importa el atropello a personas ni a medios de comunicación con tal de taparse sus vergüenzas y callar al que las denuncia. Porque recordemos que la trama eólica fué descubierta por CANARIAS AHORA cuando Celso Perdomo era el máximo sospechoso. Luego este periódico pudo saber que esa trama era cosa insignificante comparada con el asunto de Megaturbinas de Arinaga, desde donde el señor Soria trató de favorecer a quien le permitía vivir de gratis en su casa con la única acreditación de unos recibos de alquiler insultantes, cuya autenticidad se analiza judicialmente. El asunto de este trato de favor a cambio de una dádiva está en la sede judicial y los abogados de Soria han pedido árnica a los abogados de CANARIAS AHORA para soslayar el asunto en los tribunales. Piden un acuerdo extrajudicial que no sólo no estamos dispuestos a conceder sino que, por el contrario, y dado que en las conclusiones de la comisión eólica se nos menciona, nos vemos obligados a activar las correspondientes acciones penales ante los tribunales. Porque en un Estado de libertades como el nuestro, todos tenemos derecho a saber la verdad y comisiones de investigación firmadas por tramposos nada aportan a esa verdad que exigen los ciudadanos. Por eso, CANARIAS AHORA trasladará en forma de denuncias penales a los Tribunales de Justicia el abundante material del que dispone fruto de dos años de investigación periodística de la que se deducen actuaciones gravísimas que acaso una asunción de responsabilidades políticas hubiera hecho innecesario aventar. Esta semana un grupo de parlamentarios serán impelidos a traicionar su juramento o promesa y a convertirse en tramposos ensuciando cuatro años de actividad parlamentaria con el tratamiento de señorías. Entonces sabremos que no es la conciencia lo que anida en cada parlamentario sino un estómago agradecido, sectario y despreciable. Allá ellos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha