eldiario.es

Menú

Fracaso presupuestario

- PUBLICIDAD -

En primer lugar, llama mucho la atención que lo único que aumenta es la deuda pública. En efecto, Rivero y Soria han duplicado la deuda, pasando de 1.882,3 millones de euros, a 31 de diciembre de 2008, a 3.611,6 millones, según lo previsto para 2010. Esta deuda cuesta, por tanto, 1.739,7 euros a cada canario, más de lo que cuesta la global del Estado a cada español. No es, resulta evidente, que desde Nueva Canarias nos opongamos a ello, pues entendemos que esta es una de las pocas soluciones que se tiene para mantener los servicios públicos ante la caída de los ingresos. Pero resulta incoherente que lo haga el mismo Soria que no se corta al criticar al Gobierno español por haber "hundido España" con el incremento de la deuda. Aplicando la misma vara de medir tendría que auto acusarse de estar "hundiendo" a Canarias.

Sin inversión

Como señalábamos más arriba, una vez más, la tercera en medio de la crisis, los Presupuestos de Canarias no son en absoluto anticíclicos. Por el contrario, en ellos se vuelve a incrementar el gasto corriente (un 2,3%) y se reduce la inversión pública en un 7%, es decir, 91,6 millones menos que en el actual ejercicio, cuando la crisis económica castiga de forma más severa y cuando más cae la inversión privada. Esto se traduce en un escaso impacto de los mismos en la economía y en que tendrán un limitado efecto a la hora de frenar el elevado paro que sufre el Archipiélago.

Por cierto, en las cuentas canarias se plantea un pronóstico sobre el desempleo para 2010 que considero alejado de la realidad. El escenario previsto por el Gobierno es del 27% de paro, con un aumento de 3.200 desempleados el próximo año, repitiendo el mismo error cometido en los Presupuestos para 2009 donde previeron sólo 8.500 nuevos parados para 2009 y ahora, en el nuevo escenario presupuestario, ya rectifican y estiman al menos 55.200 nuevos parados este año.

Otro de los elementos negativos es la reducción significativa en los servicios públicos esenciales, como la educación (-1,8%), la sanidad (-2,5%), vivienda (-2,0%) o la atención social. En este último caso, aunque nominalmente crece un 2,2%, ello se debe a la aportación estatal, mientras que el Gobierno canario elude realizar su aportación del 50% al desarrollo de la Ley de la dependencia y, además, disminuye las partidas para el sostenimiento de los centros dedicados a la drogodependencia, lo que está provocando la disminución de los servicios que prestan e incluso el anuncio de cierre de alguno de ellos.

Los Presupuestos recortan en más de 31,8 millones de euros (-1,8%) las partidas para Educación. Un recorte que afectará, especialmente, a las sustituciones docentes, que no podrán cubrirse, lo que llevará a la pérdida de empleos y de miles de horas lectivas y al consiguiente perjuicio para miles de estudiantes. Seguirán sin abordarse, asimismo, los problemas de infraestructuras en distintos municipios, donde no se han construido los colegios e institutos recogidos en el Plan Sur.

Por su parte, en Sanidad la reducción alcanza los 72,8 millones de euros (2,5%), con lo que el deterioro de los servicios sanitarios de los últimos años se va a agravar en 2010.

Especial atención merece el estrepitoso fracaso que se produce en todo lo relativo a la aplicación de la Ley de Dependencia. Tienen el descaro de anunciar un incremento del 97%, sumando, en un nuevo apartado denominado Sistema Canario de Dependencia, los recursos que aporta el Estado para el cumplimiento de ésta ley y los de los planes sociosanitarios autonómicos. La incompetencia del Gobierno canario para aplicar la Ley de Dependencia es tal que el Archipiélago recibirá sólo 11,6 millones de euros de un fondo estatal de 1.200 millones (que es del sistema de financiación y se distribuye en función de las personas adscritas al programa), el 0,96%, porque sólo se han evaluado a 5.118 personas. Mientras que Andalucía, que sí ha sabido hacer los deberes, se beneficiará del 31,8% de este fondo, 381,6 millones.

Sectores productivos

En estos Presupuestos se reduce el gasto para apoyar la agricultura (-18,2%), al sector turístico (-20,8%), para infraestructuras turísticas y de costas (-13,5%), para promoción económica y comercial (-19,1%) o para infraestructuras y servicios de transporte (-3,3%). Estas disminuciones a los sectores productivos son en general mucho mayores que la que se produce para la Radiotelevisión Canaria, que sólo es del -5,0%, con un gasto previsto para 2010 de 56,8 millones de euros. Parece claro cuál es la prioridad del Gobierno, como su obcecación en seguir adelante con la creación de la Policía Canaria. a la que dedica 3,2 millones. Por otra parte, el pequeño incremento en la partida de I+D+i (un 1,2%) se debe, fundamentalmente, a las transferencias que con carácter finalista aporta el Estado, en el marco de la apuesta por la competitividad.

Y para completar estas malas cuentas para 2010, el "neocentralismo" de Soria y Rivero, da otra vuelta de tuerca y aprieta aún más a los cabildos y ayuntamientos, que tendrán unos presupuestos similares a los de hace una década teniendo más competencias y más ciudadanos a los que atender.

A estos pésimos presupuestos se suman la nueva financiación autonómica, que nos deja con 500 millones de euros menos cada año; los malos presupuestos del Estado, donde quedamos por debajo de la media de inversión estatal; y el insustancial Plan Canarias, que no tiene ficha financiera. Lo que perfila un panorama enormemente desolador para el próximo período.

(*) Román Rodríguez es presidente de Nueva Canarias.

Román Rodríguez *

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha