eldiario.es

Menú

La Fuente Santa, ¿patrimonio histórico y/o recurso turístico?

- PUBLICIDAD -

Cuando se encontró la Fuente Santa, La palma recuperó el patrimonio natural y cultural más antiguo de la isla: La historia de esta fuente con aguas curativas se remonta a su pasado aborigen y marcó su primeros siglos de historia. Sin embargo su naturaleza volcánica volvió a manifestarse para renovar el paisaje de esa parte de la isla, y las coladas de la erupción de 1677, a pesar de las rogativas, sepultaron la famosa fuente. Los palmeros no se resignaron y durante siglos trataron de recuperar las aguas curativas que convirtieron en santa a la fuente. Se tuvo que esperar al siglo XXI para que se consiguiera que la Fuente Santa volviera a fluir y sus curativas aguas pudieran de nuevo paliar las dolencias de palmeros y foráneos. Tuve la suerte de de conocer en primera línea los avatares de la exitosa búsqueda. Mi amistad con el geólogo José Manuel Navarro, que asesoró al ingeniero responsable de la búsqueda, Carlos Soler, me permitió seguirlo desde sus inicios y celebrar con ellos el éxito de la histórica búsqueda.

Una vez localizada la fuente se inicia una nueva etapa: la de convertir sus aguas en un factor de dinamización de la economía palmera. El reto era hacer compatible su uso termal con la conservación de su entorno natural que es parte del Monumento Natural del los Volcanes de Teneguía. Sin embargo el cabildo de La Palma optó por convocar un concurso para la construcción de un balneario obviando que afecta a un territorio protegido debido a sus grandes valores patrimoniales y paisajísticos. Algo incomprensible, pues es la propia administración pública la que se salta la ley de espacios naturales. El proyecto ganador implica que habría que cambiar y reducir la superficie bajo la denominación de Monumento Natural de los volcanes de Teneguía, es decir es la propia administración pública, en este caso el cabildo palmero, quién propone que se incumpla la ley prometiendo modificarla en función del proyecto ganador. Una fórmula nada novedosa para las administraciones canarias, ya lo hicieron con el puerto de Granadilla cuando cambiaron el Catálogo de especies.

El aprovechamiento de las aguas de la Fuente Santa no puede ser la excusa para transformar radicalmente un espacio con construcciones que no responden, ni a la conservación el patrimonio natural, ni a una utilización adecuada de sus aguas. El proyecto ganador es incompatible con el caudal de agua, ni con el mantenimiento de sus características de temperatura y composición química. En ATAN somos partidarios de la solución que propone un menor impacto ambiental y más adecuada a la realidad de la Fuente y a su centenaria historia. La propuesta del cabildo se desarrolla a cuatro alturas y altera de manera significativa el entorno, dará lugar a un flujo de vehículos que superará la capacidad de carga de este frágil entorno volcánico, basta ver la infografía que acompaña al proyecto para ver el poco respeto que tal propuesta tiene al paisaje volcánico de Fuencaliente.

La propuesta ganadora sigue el mismo modelo que ha dado tan nefastos resultados en otras islas que nos es otro que sacrificar el patrimonio natural en beneficio de una actividad turística que únicamente los entiende como lugares privilegiados para situar instalaciones privadas a costa del interés general. Es la misma situación que se plantea en La Tejita, El Médano en Tenerife, donde se pretende construir un hotel aunque ello suponga dañar irreversiblemente un paraje natural de singulares características y una de las postales turísticas más bellas de la isla. Esta manera de entender y planificar (?) la actividad turística es contraria al desarrollo sostenible que debería ser el pilar económico de La Palma y, con ello, se pone en peligro su patrimonio natural con este macro proyecto, se compromete su futuro y se beneficia a corto plazo a unos pocos perjudicando a la mayoría.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha