eldiario.es

Menú

Gestión de prepotencia y poder en La Laguna

- PUBLICIDAD -

Una vez más, insisto que la ciudad de La Laguna es uno de los lugares más importantes y encantadores de España y Canarias, especialmente por su historia y forma estructural arquitectónica. Por todo ello, el dos de diciembre de 1999, el Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO, reunido en Marrakech (Marruecos), hizo público su aprobación de título de Patrimonio de la Humanidad, al ser una ciudad no fortificada. Una ciudad, orgullo de todos los canarios, pero mal alimentada y dirigida por algunos políticos que actualmente están en el poder como resultado de la herencia que dejó la ex caldesa de La Laguna, Ana Oramas, González Moro, actualmente diputada por la provincia de Santa Cruz de Tenerife en el Congreso de los Diputados del Gobierno de España.

Dicho esto, la gestión municipal del ayuntamiento lagunero, especialmente en lo que se refiere a obras urbanísticas y acondicionamientos de mejoras, La Laguna sigue mostrando un perfil netamente negativo, donde muchas de sus calles siguen de "patas arriba", destrozadas y motivando muchos problemas para los propios ciudadanos "de a pie" y vehículos. La calle Maya, una calle larga e importante en la sociedad y actividad comercial de La Laguna, lleva varios meses destrozada, junto con otras tantas que impiden una actividad, servicios y comodidades para las personas que cada día tienen que realizar diferentes actividades en la vida social y laboral.

Por si fuera poco, la isleta o glorieta que está en la zona comercial de San Benito, al igual que el resto, sirven para colapsar el tráfico en horas punta y para invertir una cantidad de millones de euros para justificar unos presupuestos de cierre de ejercicio. Lo mejor, sería que esos millones de euros fueran destinados para familias necesitadas, comidas, alimentos, ropas, viviendas. El orgullo de los responsables de llevar a cabo la consolidación de la isleta o glorieta de San Benito no es más que para medir las fuerzas entre algunos empresarios y la clase política del poder de CC en el Ayuntamiento de La Laguna. Antonio Pérez Godiño, concejal de Tráfico y Seguridad Ciudadana, junto con su equipo técnico y otros responsables, han demostrado su poder, su fuerza, orgullo y prepotencia de un poder institucional que espero que en su momentos muchas personas de la vida social y comercial de la Laguna lo tengan bien presente, especialmente a la hora de votar en unas nueva elecciones. Una isleta, que no sirve para nada, pues más que proporcionar unos servicios necesarios, lo único que proporciona con su estructura son, a partir de ahora, accidentes de circulación. Bravo por los responsables de Tráfico y Seguridad Ciudadana. Bravo por el alcalde, Fernando Clavijo, recomendado por su antecesora, Ana Oramas, el cuál recorre los plató de televisión argumentando que los políticos están por vocación.

Sinceramente, flaco favor le están haciendo ustedes a la ciudad de La Laguna, sobre todos a las personas que viven en ella y al mundo empresarial, especialmente los que dan puestos de trabajo. Con orgullo, prepotencia y demagogia no se puede llevar a cabo ningún proyecto. Ustedes, políticos gobernantes del ayuntamiento de La Laguna, viven de la política, cobran sustanciosos sueldos, dietas, teléfonos móviles, coches oficiales, viajes, hoteles. ¿No merecen los ciudadanos y empresarios de la Laguna más atención y respeto por parte de ustedes?. No obstante, también es verdad que entre la población ciudadana lagunera y comercial, existen esquiroles/as, pero eso siempre ha existido en cualquier parte del mundo.

Rafael Lutzardo

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha