eldiario.es

Menú

González Chaparro; un hijo único con un montón de hermanos por Alejandro Márquez López

- PUBLICIDAD -

Domingo tenía; perdón tiene, porque sigue presente, todo lo bueno, y más, que nos podamos imaginar de una persona. Su carácter ingenioso y transparente, así como la pasión que mostraba en la defensa de sus ideas hicieron que se ganara mi cariño y mi respeto desde que soy muy pequeño.

Yo lo defino como un derrochador de energía y generador de sonrisas. Es imposible no quererle. Allí donde me lo encontrara siempre me agarraba y me invitaba a sentarme y charlar. No importaba si él ya estaba acompañado, igualmente, me introducía en sus tertulias, presentándome siempre como alguien importante y yo me reía. Lo admiro por esa capacidad que tenía de no perder el sentido del humor y la ironía mientras reivindicaba constantemente y con vehemencia las injusticias que veía a su alrededor. Es honrado, sincero y directo que son unas cualidades muy difíciles de encontrar en estos tiempos, más aún en el entorno de los partidos políticos, pero que él enarbolaba con la mayor naturalidad y sin estridencias; a Domingo no le hacía falta presumir. Cuánto me gustaría ahora poder decirle lo importante que él ha sido y sigue siendo para mí.

Se ha marchado sin avisar un hombre divertido, cordial y honesto; una persona formidable que llenaba de alegría cada minuto que compartían con él quienes han tenido la suerte de conocerle.

Domingo Gonzalez Chaparro ha dejado una huella imborrable y vivirá para siempre en nuestros corazones.

Un abrazo y todo el calor del mundo a su madre, a su mujer Rita, a sus hijos Eva y Pablo, a sus hermanos masones y a todas las personas que sienten su pérdida.

¡Hasta siempre Domingo!

Alejandro Márquez López

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha