eldiario.es

Menú

Gran Canaria en buenas manos

- PUBLICIDAD -

Justamente son aquellos territorios en los que Nueva Canarias ha obtenido mejores resultados y en donde los tiempos y la tradición política posibilitaron presentar una alternativa al insularismo en el Poder. Sin nuestra existencia el mapa político sería mucho más favorable a las dos derechas, ATI-CC y PP, insularista y estatalista, que con toda probabilidad convergerán en el Ejecutivo canario. Pero es, sin duda, en Gran Canaria donde el vuelco electoral fue de mayores dimensiones. El gobierno de mayoría absoluta de Soria sólo trajo más paro, menos turistas, peor proyección de la isla en el exterior, escasa preocupación por el territorio y el medio ambiente, así como nula sensibilidad ante los problemas sociales, adobado todo con elevadas dosis de prepotencia, enchufismo y nepotismo. Y, asimismo, fue completamente incapaz de defender a Gran Canaria ante las constantes agresiones de ATI y su Gobierno, perjudicando gravemente los intereses de sus ciudadanos y ciudadanas. Frente a la situación de retroceso en la pasada legislatura que hemos someramente descrito, nos comprometimos en la reciente campaña electoral a consolidar el Cabildo de Gran Canaria como verdadero Gobierno Insular, “exigiendo el cumplimiento efectivo del equilibrio administrativo entre las dos islas capitalinas”. Señalamos entonces y reiteramos hoy que el Cabildo de Gran Canaria ha dejado de ejercer como Gobierno de la isla “en detrimento de los pactos políticos alcanzados por el grupo de gobierno del PP, renunciando con ello a exigir la representación política que como isla con mayor peso económico y político de Canarias debemos tener en el Archipiélago”. La voluntad ciudadana castigó duramente a Soria, perdiendo unos 60.000 votos, y paralelamente dio una amplía mayoría de dieciséis consejeros a las fuerzas progresistas, PSC-PSOE y Nueva Canarias, colocando al tiempo en una situación de débil testimonialismo a la sucursal de ATI en la isla. Una isla en la que, fruto de un vuelco político de enormes dimensiones, más del 80% de los ciudadanos y ciudadanas contarán en sus ayuntamientos con mayorías progresistas, algunas del PSOE o de Nueva Canarias en solitario, y otras fruto de los acuerdos entre ambas formaciones políticas. Superar la actual parálisis del Cabildo exigirá actuaciones en muy diversos ámbitos. Supone cambiar los actuales y sectarios modos de hacer las cosas, emprendiendo una franca colaboración con los ayuntamientos, así como con los agentes sociales y económicos. Igualmente, implica cambiar en profundidad el papel que la institución ha jugado respecto al sector turístico. Comprometiéndose con la adecuada colocación de la marca Gran Canaria en los mercados internacionales, hoy muy debilitada respecto a la de otras islas del Archipiélago. Y, al mismo tiempo, apostando por todas aquellas medidas que supongan el realce de nuestros valores tanto medioambientales como culturales y etnográficos. Planteamos, además, la necesidad de una dedicación especial a trabajar en el camino de la renovación de la planta obsoleta y la cualificación y diversificación de la oferta turística de nuestra isla. Es imprescindible, asimismo, dar un profundo giro en las políticas sociales, uno de los grandes fracasos del período 2003-2007, en el que se ha perdido un tiempo muy valioso en el desarrollo de plazas para personas mayores dependientes, el impulso a una adecuada actuación en el área de menores o en el de salud mental. Y en el que las políticas de empleo obtienen un rotundo suspenso, con un balance desolador: hoy tenemos en la isla 15.000 parados más que en mayo de 2003. Por otra parte, desde Nueva Canarias hemos mantenido que debemos fundamentar nuestro desarrollo con el mantenimiento de nuestro medio natural. Para ello impulsaremos la revisión de los documentos de desarrollo del PIO para ajustarlos a una correcta adecuación entre nuestros recursos naturales y el crecimiento de los núcleos poblacionales y de actividades económicas. Dentro de esta concepción propiciaremos la culminación de los diversos Planes Territoriales y Especiales orientados en todo momento a la sostenibilidad y conservación de nuestro territorio y del medio ambiente, alejándola de la voracidad depredadora a la que hemos asistido en los últimos años. Desde el Cabildo vamos a ser contundentes, también, en la defensa de Gran Canaria, no repitiendo los silencios cómplices que en los últimos años se han producido cuando se desmantelaban estructuras del Gobierno para trasladarlas a Tenerife o cuando el Ejecutivo de ATI-CC desarrollaba una política de inversiones en transportes claramente lesiva para los grancanarios, con los 60 millones de euros del tranvía o el saneamiento de TITSA, mientras se olvidaba y maltrataba a Guaguas Municipales; una agresión cuyo último capítulo ha sido la ubicación de la futura radio publica canaria en Tenerife. Pondremos todo nuestro esfuerzo, en fin, para conseguir un Cabildo fuerte para una Gran Canaria que salga del letargo al que le ha sometido el PP y recupere su peso político y económico en el concierto canario. (*)Román Rodríguez es presidente de Nueva Canarias y consejero electo al Cabildo de Gran Canaria.

Román Rodríguez (*)

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha