eldiario.es

Menú

Guatemala, elecciones y temor

- PUBLICIDAD -

Uno de los más brutales asesinos, el general Ríos Montt, cuenta hoy con un partido propio y pasea por las calles tranquilamente, apenas amenazado por algún tribunal internacional. Superar aquel drama de la impunidad (que aún persiste, según la denuncia de Amnistía Internacional) costará mucho tiempo porque, además, la sociedad arrastra una situación económica y social bloqueada o en retroceso. Como escribe el investigador Armando Flores, Centroamérica se caracteriza por un gran nivel de vulnerabilidad e inequidad social, el maquillaje de cifras para defender el modelo neoliberal y el irrespeto a los derechos económicos y sociales. Por su parte, Guatemala es uno de los países más desiguales. El 20% de la población más rica se queda con el 59.5% de los ingresos y el 20% de los más pobres apenas recibe el 2.9% de la riqueza. Esta tendencia regresiva quedó intacta durante el mandato del actual presidente Oscar Berger, de centro derecha. Durante este período, Guatemala logró huecos en los medios de comunicación internacionales por los tráficos de niños para adopciones, piezas arqueológicas, animales en extinción, emigrantes hacia México y maderas preciosas. La corrupción atraviesa las instituciones, alimentando tanto el tráfico de influencias a una escala masiva como el transfugismo político. Denuncia Alfonso Gumucio que “en casi todas las agrupaciones políticas, figuran candidatos con cola de paja, con juicios pendientes, con pasados turbios. En la Unión Nacional de la Esperanza (UNE), el partido que probablemente ganará las elecciones, liderado por Álvaro Colom, hay varias decenas de candidatos con cuentas pendientes con la justicia, señalados por vínculos con el narcotráfico, abusos de autoridad, tráfico de influencias o sospecha de asesinato”. Tras ofrecer nombres y apellidos de algunos de estos delincuentes, Gumucio añade lo siguiente: “Es impresionante que esto se sabe, se dice, se publica, y sin embargo no pasa nada”. ¿Cómo pueden los ciudadanos adquirir confianza en los dirigentes políticos ante un panorama tan desalentador? Además de Colom (centro derecha), el otro candidato con posibilidades es Pérez Molina, del Partido Patriota (extrema derecha). Los sondeos estiman que estos dos aspirantes se enfrentarán en la segunda vuelta el próximo 4 de noviembre porque ninguno de ellos alcanzará el domingo mayoría absoluta. Quien gane, tomará posesión el 14 de enero de 2008 y gobernará durante cuatro años. La candidatura de Rigoberta Menchú (centro izquierda), premio Nobel de la Paz, apenas alcanza el 6% de las intenciones de voto, a pesar de que Guatemala es un país compuesto mayoritariamente por indígenas mayas. Cosas que pasan.

Rafael Morales

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha