eldiario.es

Menú

Hablemos claro sobre Sialsa por Francisca Luengo

- PUBLICIDAD -

La opinión del presidente Soria, por supuesto trasladable sin fisuras al partido que representa, es que el Cabildo no está para vender yogures. Dicha opinión, aparte del desprecio implícito al sector ganadero que conlleva, supone el inicio de la futura venta de dicha sociedad. Para justificarse, encarga por el procedimiento negociado sin publicidad (es decir, a quien quiera) un informe de viabilidad a una conocida multinacional por un importe de 30.000 euros, que como no podría ser de otro modo, finaliza con la conclusión de que es prioritario que la sociedad sea vendida a otro operador del sector, con el objeto de obtener una dimensión suficiente para garantizar su viabilidad futura.

No sólo se aconseja su venta sino que sea a una empresa ya existente en el mercado canario. Por tanto, sólo falta que se diga a quien. ¿Por qué no a una empresa consolidada en el sector pero no implantada aún en Canarias?

El citado informe, destaca una serie de aspectos muy positivos de la citada empresa, entre ellos es del alto valor de la marca Sandra y su alta cuota de penetración en el mercado.

También el informe destaca que la sociedad (si no tenemos en cuenta la actividad de matadero, que arroja pérdidas, y cuya gestión le fue encomendada por el Cabildo en junio de 2000, ante el pésimo funcionamiento derivado de la gestión del anterior concesionario), presenta beneficios en los dos últimos años (2002/2003). Dichos beneficios no pueden ser criticados en el sentido de que los mismos derivan de la subvención que anualmente les ha otorgado el Cabildo, que sólo ha sido de 1,35 millones de euros (225 millones de las antiguas pesetas). Sin embargo, los importantes servicios de apoyo al sector de la ganadería isleña que ha prestado Sialsa, los cuales por tanto han dejado de ser prestados directamente por el propio Cabildo representan, sino más, unos gastos parejos a dicha subvención.

Llegados a este punto, ¿porqué se propone la venta de Sialsa? El informe de viabilidad apunta los siguientes aspectos:

- La sociedad tiene concentrada la mayor parte de su venta en productos de bajo valor añadido, es decir beneficios, (leche y yogures), compitiendo con las queserías, cuyo producto genera un mayor margen y por tanto pueden comprar la leche al ganadero canario a un precio superior.

- La sociedad tiene la necesidad de ampliar su oferta de productos y formatos, al objeto de obtener un mayor beneficio de los recursos propios. En caso contrario la tendencia futura previsible será de declive.

- La sociedad por su carácter pública y al haber recibido subvenciones no puede ofertar productos de marca blanca, y puede ser acusada de competencia desleal.

-Un exceso de personal para el volumen de actividad actual, derivado del retroceso en la cifra de ventas, lo que ha provocado un alto grado de subactividad en la central lechera.

Pues bien, excepto ésta última, en la que analizándose los datos se puede observar un exceso de personal administrativo, pues abarca a 21 personas de un total de 87 que presenta Sialsa, el resto de argumentos son a todas luces insuficientes para justificar la drástica voluntad de liquidar Sialsa.

El objetivo de Sialsa nunca ha sido obtener un mayor beneficio, sino simplemente el apoyo al sector ganadero mediante, entre otras políticas, el garantizar la compra de toda la leche producida. Es evidente, con el enorme prestigio de la marca Sandra, que la sociedad se podría haber embarcado en nuevos proyectos, pero con qué objeto, pues al comprar toda la leche, estos nuevos productos debían ser comercializados con leche importada.

No es cierto, como dice el informe de viabilidad, que la empresa no pueda ofertar al mercado marcas blancas, es más, ahora mismo se están ofertando.

En cuanto a ese miedo implícito de ser acusado de competencia desleal, ¿de qué estamos hablando? Ya hemos indicado que Sialsa no puede ser catalogada como una empresa subvencionada, en todo caso, quien podría acusar sería ella, pues como recoge el informe existe en Canarias ventas a pérdidas de las grandes cadenas de distribución, que usan este producto como reclamo. Seamos serios.

En cuanto al valor de la sociedad, la misma, y en base a una simple información de dos folios, se valora entre 12 y 15 millones de euros (2.000 y 2.500 millones de pesetas). Dicha valoración la obtiene a través de un supuesto modelo teórico, sin que conste ninguna explicación adicional. Vergonzoso, pero así es. Cualquier entendido en la materia sabe que la valoración de una empresa es siempre un tema controvertido, y por eso en cualquier análisis riguroso se realizan varias estimaciones basados en modelos alternativos, cuestión que se echa de menos en el presente informe.

¿Cómo puede valer simplemente 12 millones de euros Sialsa? ¿Cuánto puede valer una marca como Sandra, que en apenas dos años, y sin publicidad, obtiene una cuota de mercado para el año 2003 del 28% en yogures líquidos, superando a toda la competencia, y con un incremento del 9,4% respecto al año 2002?

¿Cúanto pueden valer los más de 64.000 metros cuadrados que la empresa tiene registrados, y en la que desarrolla su actividad? ¿Ha previsto el presidente Soria que esos terrenos no salgan del patrimonio del Cabildo, revertirán al mismo cuando se recalifiquen en unos años? ¿O simplemente, será un gran pelotazo para el futuro comprador?

¿Saben a cuánto sale el precio por metro cuadrado si se vendiera Sialsa por la cifra señalada en el informe?, a 188 euros/metro cuadrado, y eso sin tener en cuenta cualquier otro activo de la sociedad (construcciones, instalaciones, maquinaria, fondo de comercio..), los cuales considerándolos podrían determinar un precio de 100 euros/metro cuadrado. No sería mal negocio comprar terrenos anexos a la circunvalación a ese precio, continuar con la actividad y esperar pacientemente a que se puedan recalificar en el futuro, a lo mejor con el argumento de que la actividad industrial perjudica a los vecinos de la zona.

Una pregunta más al presidente del Cabildo y a los redactores del informe:

¿Cómo puede afectar a las empresas queseras la adquisición de Sialsa por otro operador del sector?

Si ese operador marca un precio superior al que pueden ofertar dichas empresas, es evidente que tanto las S.A.T. de Valsequillo y San Mateo (entre otras pequeñas empresas) se verán abocadas a su desaparición, dejando el mercado grancanario en manos de un

solo operador. ¿Eso es lo que quiere, señor Soria? ¿Legitima la mayoría absoluta con que cuenta dilapidar los esfuerzos de todos estos años?

También echo de menos algún análisis de la gestión empresarial, sobre todo lo referente al excesivo precio abonado para el transporte de la leche a la central, o a la congelación de precios en los últimos años respecto al precio de leche, que se ha estancado en 35 céntimos, cuando las queserías abonan uno o dos céntimos más.

El planteamiento aquí expuesto no ha podido ser objeto, como comenté inicialmente, en el Cabildo de Gran Canaria, de un sosegado debate por la implacable negativa del Partido Popular a que se efectuara. Por tanto, nos hemos quedado sin respuesta a las pre-

guntas y planteamientos aquí señalados. No sé, y lo digo con franqueza, si dicha opacidad deriva de algún interés oculto, pero tenga claro que este grupo político luchará dentro de los cauces legales para evitar cualquier planteamiento que lesione los legítimos intereses de los trabajadores afectados, de nuestro sector ganadero y en general de los ciudadanos de Gran Canaria.

* Artículo publicado el 15 de enero de 2005 por la entonces portavoz del PSC en el Cabildo de Gran Canaria Francisca Luengo.

Francisca Luengo*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha