eldiario.es

Menú

Incógnitas económicas

- PUBLICIDAD -

En nuestro país las cuentas y los resultados positivos van a depender de lo que nos afectará el esfuerzo que deberá hacer el Gobierno para reducir el déficit impuesto por Bruselas.

No es esa una cuestión baladí, el crecimiento económico es la madre del cordero y ello depende de diversos factores y circunstancias. Podríamos decir que en símil futbolístico debemos buscar un saldo favorable entre los goles a favor y los encajados. Hasta el momento España mete pocos goles y nos hacen demasiados, lo que provoca la mala clasificación liguera o lo que es lo mismo, nuestra tasa de paro continúa al alza. La mejora de la clasificación se alcanza aumentando el crecimiento de un año a otro, estamos hablando del PIB (en adelante, Producto Interior Bruto) y quien nos puede llevar a mejorar el saldo de goles, es la mejora de la calidad de ese centro del campo y ese delantero centro. ¿Quiénes son esos fenómenos? : La demanda interna de consumo.

Para ello tiene que aumentar la tasa de empleo de forma importante para que nuestra gente trabaje y tire del consumo en España y nos volvemos a encontrar con la madre del cordero: la productividad. Pues bien ese esfuerzo para incrementar la demanda interna de consumo lo han alcanzado otros países, demos algunos ejemplos. En la zona euro, Irlanda, en el tercer trimestre de 2013, creció su PIB en un 1,5%, el doble que el año anterior y rompió las previsiones de Bruselas, ¿por qué sucedió? Mejoró la calidad del centro del campo y nació un goleador en el equipo. Se produjo un aumento importante de la demanda interna de consumo y la tasa de paro bajó del 15% al 12,5%.

Estados Unidos creció en el tercer trimestre de 2013. Creció el PIB un 4,1%, de julio a septiembre, siendo el culpable el alza del consumo interno que aportó dos tercios de ese tirón del crecimiento. Esos dos ejemplos nos hablan que España puede conseguirlo si se produce un crecimiento adecuado del PIB. Con el esfuerzo desgraciadamente del empleo de los trabajadores a tiempo parcial será más fácil crecer y tirar del consumo. Espero que impere la cordura del Gobierno para cambiar ese tipo de contratación con el cambio del ciclo económico.

Las previsiones de crecimiento del PIB en la eurozona se están corrigiendo a la baja, para el 2014 Bruselas estimaba un crecimiento de 1,4% y ya piensa que será del 1,1%, señalando que habrá que esperar al 2015 para alcanzar el 1,7%, pero todo ello dependerá del presupuesto de los Estados Unidos, revisable en febrero de 2014 y de la posible ralentización de los países emergentes. Esas son algunas incógnitas aún sin despejar, los claros y oscuros de la economía mundial.

Bruselas en el caso de España también modifica las previsiones de crecimiento para 2014, fijadas en un principio en aumento del PIB en un 0,9%, rebajándolas al 0,50%. ¿Por qué ese cambio? Dicen que rectificar es de sabio y en este caso está valorando las dificultades: Los recortes futuros del Gobierno para reducir el déficit público. España cerrará según esas previsiones el 2013 con un déficit de los 6,8%, incluidas las tres décimas de déficit provocadas por la Banca. Sin embargo en forma positiva por Brúcelas piensa que en el año 2015 el crecimiento será el de la media europea de un 1,7%. Aunque después de una estimación Bruselas siempre rectifica quizás a causa del comentario del Comisario de Asuntos Europeos Olli Rehn, al señalar que el crecimiento español estará condicionado por los efectos que se den para cumplir los objetivos de déficit comprometidos.

Por esa cuestión u otras la realidad es que las últimas valoraciones para 2014 de Bruselas es que se debería cerrar en España con un déficit 5,8% y en 2015 con un déficit del 4,2%. Pero las previsiones dan otros resultados situándonos en un déficit para el 2014 del 5,9% y del 6,6% en el 2015. ¿Qué significaría ese nuevo escenario? Una diferencia a la alza en el déficit de 25.000 millones de euros. Aquí se da una segunda madre del cordero, ¿si la riqueza que se genere en el país permitirá recaudar vía impuestos, esos 25.000 millones que faltarían para cumplir ese objetivo de déficit comprometido? Podría ser, aunque no lo ha dicho, es mi intuición, el pensamiento del señor Olli Rehn.

Como verán estamos ante demasiadas incógnitas y datos desconocidos. La realidad de esos malos pensamientos de los mandatarios europeos son las previsiones de la tasa de paro para el 2014 situándola por encima del 25%, aunque las previsiones negativas se establecen para romperlas, ejemplos haberlos hay. No nos olvidemos de mejorar la calidad del centro del campo y de fichar al delantero centro, "la demanda de consuno interna".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha