eldiario.es

Menú

Ingenio y el Aeropuerto por Domingo González Romero

- PUBLICIDAD -

Lo que no vemos es la más mínima preocupación, traducida en nula acción, de estos representantes políticos de PSOE y de NC por lo que nos sucederá a las personas que vivimos en la comarca del sureste, desde Telde hasta Santa Lucía. Esta ampliación aeroportuaria y todo lo que va a suponer en más de 9 millones de m2 de terreno va a tener una enorme repercusión en nuestra población. Algunas consecuencias serán positivas, como el desarrollo económico y social que llevará consigo todos estos grandes proyectos, que supongo son las que hace moverse al PSOE y NC, pero también hay muchos aspectos negativos que prefieren silenciar.

Por todos es sabido que miles de personas van a vivir su tercer desplazamiento en 75 años porque el viejo aeródromo de Gando vuelve a ampliar sus instalaciones en nombre del "sacrosanto" interés general de todos los grancanarios. Lo que ninguno de estos representantes públicos menciona, aunque no desconocen y callan, son las repercusiones medioambientales que sobre la zona se ciernen. Desde Melenara hasta Vecindario y, de forma más acusada, en el pueblo de Carrizal, donde habitan más de 70.000 personas. Vecinos que veremos cómo las aeronaves sobrevolarán nuestras viviendas, cómo contaminarán con intensos ruidos, cómo el vertido de humos tóxicos impurificará el aire que respiramos deteriorando aún más nuestra calidad de vida y nuestra salud. Hasta la capacidad educativa de nuestros niños se ve y se verá aún más afectada. La Declaración de Impacto Ambiental exigirá la insonorización de todo Carrizal, parte de Melenara y puede que hasta el Cruce de Arinaga. Pero a estas alturas no nos cabe la menor duda de que AENA se las ingeniará para que, como es habitual, lo sigan pagando los injustamente castigados vecinos.

Pero también obvian la enorme repercusión que sobre el futuro desarrollo del municipio de Ingenio se va a producir. Las servidumbres aeronáuticas, de ruidos y, las tan difíciles de comprender, servidumbres radioeléctricas que ya exigen el movimiento de las aeronaves. Todas ellas plasmadas en el Plan Director aprobado en el año 2001 que defendía el proyecto el Cabildo de Gran Canaria y los dos Ayuntamientos, curiosamente participaban los mismos agentes, y sobre las que nadie alertó porque supuestamente "Tenerife se lo llevaba". Es evidente que Ingenio ha visto y verá aún más frenado sus posibilidades de desarrollo. El análisis realizado hace dos años por profesores de la ULPGC ha demostrado que la villa ha perdido más de 350.000 millones de euros en los últimos 15 años por el hecho de que el aeropuerto esté dentro de su territorio. Apenas ha permitido a 500 trabajadores del municipio encontrar un empleo en sus instalaciones (menos del 6% del total de sus empleados), que ocupando el 12% del territorio ingeniense no aporta al municipio lo que debería. Además, su carácter de instalación de interés general y sus servidumbres, han impedido desarrollar otros proyectos industriales que, sin duda, hubieran impulsado la economía del municipio, como es el de la implantación de parques eólicos.

¿Quién compensará a Ingenio por esto? Lamentablemente, es obvio que se ha abandonado y acabado con el trabajo desarrollado en la legislatura anterior en la defensa de los intereses del municipio de Ingenio. Ya nada se hace. Sin duda, ahora priman los intereses partidistas. Ya no interesa luchar porque primero deben seguir las directrices de su partido. Otros, sin embargo, no hemos abandonado la lucha. Hemos estado, seguimos y seguiremos estando aquí. Está claro quien ve Ingenio.

*Domingo González Romero es presidente de Agrupa Sureste

Domingo González Romero*

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha